contador web

TECNOLOGÍA | GOOGLE DUPLEX FUE PRESENTADO A LOS DESARROLLADORES PARA MOSTRAR EL AVANCE TECNOLÓGICO QUE CAMBIARÁ LA RELACIÓN Y EL COMPORTAMIENTO DE LOS HUMANOS CON LOS ROBOTS

Google lanza un servicio de voz capaz de hacerse pasar por una persona

El cambio tecnológico supone que la máquina es capaz de llamar a un humano haciéndole creer que es otro humano para, por ejemplo, reservar cita en un restaurante o en una peluquería

  • El CEO de Google, Sundar Pichai, presentó una tecnología revolucionaria de comunicación entre robots y humanos que llama DUPLEX
    El CEO de Google, Sundar Pichai, presentó una tecnología revolucionaria de comunicación entre robots y humanos que llama DUPLEX
  • Duplex, el nuevo servicio de Google, que hará que un robot solicite un servicio por nosotros
    Duplex, el nuevo servicio de Google, que hará que un robot solicite un servicio por nosotros
robot
inteligencia
artificial
Chatbot
GoogleDuplex

Si se ha preguntado alguna vez viendo películas de ciencia ficción si las generaciones nacidas entre el siglo XX y el siglo XXI hablarán con robots, con naturalidad y sin sospechar que el otro comunicante es un ordenador, deje de preguntárselo ya porque ese momento es un hecho y ha llegado a nuestras vidas. Este 2018 se ha convertido en el año en que, de repente, a la sociedad se le ha caído el velo respecto a lo que podía ser una sospecha futurible y lejana. La tecnología ya va por delante de lo que somos capaces de asimilar como personas. Y, sin embargo, esos demostrado también la rapidez con la que somos capaces de adaptarnos a todos esos cambios.

Cada día es más presente el debate en el que se plantea la sustitución de puestos de trabajo que realizaban las personas por robots que aparentemente se asemejan a una persona de carne y hueso. Llevamos décadas viendo cómo la revolución tecnológica ha sido capaz de hacer ese proceso de sustitución, pero lo que ya está encima de la mesa y es una realidad va mucho más allá de una máquina que hace un trabajo concreto en una cadena de montaje, por ejemplo, de forma más rápida y más precisa.

Esta semana se ha dado una vuelta de tuerca más a la capacidad de la creatividad tecnológica. Entre una serie de nuevos anuncios y servicios tecnológicos, Google reveló que ha trabajado en los últimos años en una herramienta que ha bautizado con el nombre de Duplex. Se trata de un asistente de inteligencia artificial que puede llamar a las personas e interactuar con ellas, sin que nadie sepa que están hablando realmente con un robot.

¿Seríamos capaces de distinguir o descubrir qué voz es la artificial y cuál la de un humano en una conversación real entre ambos? La pregunta puede parecer exagerada, pero no hay nada mejor para demostrarlo que haciendo clic en el siguiente ejemplo para comprobarlo.

De partida, podríamos pensar que la voz de un robot debería poder diferenciarse de la de una persona si tenemos en cuenta que por muy real que llegue a ser la artificialidad de un sintetizador tenemos varios métodos de descarte para tratar de descubrir cuál es de verdad la persona de verdad y cuál es la máquina. Por ejemplo, en la composición o la estructuración de las frases usadas, el tono de la voz si resulta melodiosa o no, si escuchamos tropiezos al hablar o la utilización de coletillas, modismos, ciertas expresiones hechas... Pues Google Duplex ha conseguido crear una máquina que es capaz de crear esa confusión con tanta naturalidad que es difícil distinguir ambas voces.

Inicialmente, conversar con una máquina ya es algo que se ha convertido en habitual en nuestras vidas. Si llamamos a una centralita de la compañía de la luz o la del teléfono, al banco, a Hacienda, o si queremos solicitar una cita médica ya estamos acostumbrados a que automáticamente salte una voz electrónica que es capaz de interactuar con el comunicante. Le pide sus datos personales, teléfono, DNI, fecha de nacimiento y al introducirlos, por voz o a través del teclado de nuestro teléfono, el ordenador nos identifica y gestiona la llamada del usuario. El ordenador nos pregunta qué tipo de servicio requerimos y nos ofrece una carta de posibilidades que podemos elegir hasta conducirnos con el servicio que realmente queremos. Interactuando con la máquina, con más o menos eficacia y en más o menos tiempo, finalmente se suele conseguir el propósito: consultar un saldo bancario, obtener hora y día para ver a su médico o que le pasen con un servicio concreto para ser atendido personalmente. Este tipo de servicios están basados en la llamada inteligencia artificial en donde el sistema informático es capaz de responder de forma muy limitada y concreta, a una conversación entre lo artificial y lo real, tras haber desarrollado un aprendizaje previo que contempla diferentes comportamientos posibles.

Pero Google ha dado un paso mucho más allá y que ha sorprendido a nivel mundial. La compañía presentó a los desarrolladores tecnológicos presentes en su Conferencia anual e Internacional I/O una nueva forma de concebir las comunicaciones artificiales mediante Google Duplex. Se trata de una nueva tecnología que permite a un asistente virtual impulsado por una inteligencia artificial, mucho más sofisticada, mantener una conversación natural como si realmente lo hiciese por nosotros imitando tics, usos modales, expresiones de duda... recursos coloquiales que una persona puede usar en una conversación real. En los ejemplos presentados en este evento internacional, la máquina duda, aparentemente, con su interlocutor real en un acto tan sencillo como reservar fecha y hora para una sesión de peluquería. El robot es capaz de hacer pausas en medio de la conversación como si estuviera pensando y repite palabras para hacer más real el "engaño". Y más sorprendente resultó oírle al chatbot decir "mmmhhh".

Pero la auténtica novedad que nos pone en la pista de que el cambio tecnológico supone un gran salto cualitativo, en cuanto a la relación de los humanos con la informática y la implantación de la inteligencia artificial, es que este chatbot funciona en sentido contrario al que estamos habituados. Es decir, en los ejemplos mostrados es la máquina la que ha realizado la llamada a dos personas diferentes, sin que estas lo supiesen.

El primer ejemplo mostrado la máquina llamaba a una peluquería para fijar una fecha y hora para cortarse el pelo. El segundo ejemplo mostrado sirvió para demostrar que la voz artificial podía reservar una mesa en un restaurante. Los desarrolladores de este chatbot explicaron a los asistentes que ni el personal de la peluquería ni el del restaurante fueron advertidos de que iban a ser testados como conejillos de indias para esta demostración.

La tecnología, esta vez de la mano de Sundar Pichai, CEO de Google, dejó claro cuál es el potencial y su capacidad de desarrollo pero al mismo tiempo ya ha generado un debate abierto a muchas controversias. Varias preguntas éticas y prácticas surgen ya tras la presentación de esta nueva tecnología. Numerosos comentaristas se preguntan cómo los robots hablarían entre sí si otro bot los llama y si se les exigirá que se identifiquen como robots si se les pregunta. Por otro lado, ¿qué pasa con la privacidad? ¿y qué hay de la transparencia? ¿qué va a pasar con los malos usos? ¿son detectables?

Sundar Pichai mostró cómo el bot puede llamar a una persona y pasar por todo el proceso de una reserva, refiriéndose al humano como su "cliente", sin que la persona al otro lado del teléfono sospeche que realmente está hablando con un robot. El CEO de Google dice que Duplex es capaz de entender "oraciones complejas, palabras rápidas y comentarios largos", por lo que puede conversar con una persona de forma natural. Cuando completa la reserva envía al usuario una notificación con la confirmación de la reserva realizada.

Chris Messina, diseñador de productos probablemente más famoso por haber inventado el hashtag para Twitter, ha descrito a esta nueva tecnología de Duplex como "la cosa más increíble y aterradora".

La compañía también demostró cómo estaba desarrollando herramientas que podían construir bots completos a partir de las voces de diferentes personas. John Legend mostró cómo grabando unas frases elegidas, y luego sintetizadas, se podía usar la voz para decir cualquier cosa e incluso sonar como un la voz de un cantante. Legend adelantó que ya ha generado seis nuevas voces de esta manera. Esto significa que la voz de Google que nos puede llamar utilizando Duplex podría tener cualquier voz, por lo que cada vez sería más difícil reconocer cuándo no es una persona real quien llama.

Google reveló en esta conferencia internacional una gran cantidad de funciones utilizando la inteligencia artificial. Por ejemplo, la compañía ha presentado el Smart Compose, que permite a las computadoras juntar mensajes en nombre de sus propietarios, aprendiendo cómo escriben y de qué tratan. También ha desarrollado nuevas herramientas de Fotos que mejoran éstas automáticamente y la aplicación sugiere a quién enviárselas.

El último evento de la presentación de Google al completo:




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar