SUCESOS | OPERACIÓN DE GUARDIA CIVIL, POLICÍA NACIONAL Y AGENCIA TRIBUTARIA

Apresados en Huelva 28 sospechosos de narcotráfico e incautados todos sus bienes

Por EDURNE GARCÍA ORDÓÑEZ. 13/09/2019

Les han pillado dinero, 25 coches de alta gama, 1 tractor, 1 barco, 4 embarcaciones, 3 motos de agua, 1 dron de última generación, móviles, 6 armas, y bloqueo de cuentas propiedades.

  • Les han bloqueado numerosas cuentas bancarias y propiedades.
    Les han bloqueado numerosas cuentas bancarias y propiedades.
  • Los agentes recuperaron 60 fardos de hachís, con un peso de 2.000 kilos.
    Los agentes recuperaron 60 fardos de hachís, con un peso de 2.000 kilos.
Narcotráfico de hachís en Huelva

En la operación RALE-KSIBA  de Guardia Civil, Policía Nacional y Agencia Tributaria, han sido detenidas 28 personas sospechosas de narcotráfico de hachís, afincados en Punta Umbría e Isla Cristina, y Lepe (Huelva), a los que se les atribuye alijar un mínimo de 4.000 kilos al mes, con pico que han podido llegar hasta 12.000 kilos en una semana. En los 13 registros de domicilios, naves y fincas, de Punta Umbría, Aljaraque, Lepe y  Villablanca han interviniendo gran cantidad de dinero, 25 vehículos de alta gama, 1 tractor, 1 barco de pesca, 4 embarcaciones de recreo, 3 motos de agua, 1 dron de última generación, móviles de última generación, 6 armas de fuego y documentación. También han bloqueado numerosas cuentas bancarias y propiedades.

Un vecino repetable

Uno de los arrestados regenta un importante negocio de compraventa y alquiler de caballos y charrés (carruajes), lo que hacía que fuera un vecino muy conocido y relacionado, que era informado asiduamente por terceros de la presencia policial no uniformada. Los sospechosos parece que empleaban como centro de operaciones y reuniones, unas cuadras ubicadas en Lepe, con personas que realizaban reconocimientos de las inmediaciones, para detectar la presencia policial.

Por el río Guadiana

A mediados de junio, algunos de los implicados en las diligencias, botaron por el río Guadiana una narco lancha, que navegó hasta la costa marroquí, para cargar hachís e introducirlo por el río Guadiana, hasta uno de los conocidos narco embarcadero. Cuando llegaron a la desembocadura del río, les esperaba una embarcación de pesca para evitar ser detectados. En todo el perímetro tenían cámaras de vigilancia de caza, que ocultaban entre la vegetación para detectar a cualquier persona ajena. La banda llegó a alquilar un ático cerca de una conocida playa, para instalar un radar y elementos técnicos que detectaran la presencia de agentes, embarcaciones del Servicio Marítimo y los helicópteros de vigilancia.

Chivatazo y abortado alijo

La alijada se frustró, por causas desconocidas, y la narco lancha volvió mar adentro, donde se mantuvo hasta el 24 de junio cuando, a pleno día, volvió a aproximarse a la costa, frente a la Flecha del Rompido, para trasbordar su carga a un yate que se dirigió al río Piedras, aprovechando el elevado tráfico de embarcaciones. Los investigadores activaron los medios aéreos y marítimos policiales, lo que obligó a los narcos a arrojar la carga al agua, aunque los agentes pudieron intervenir 60 fardos, con un peso de 2.000 kilos, aproximadamente.











Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar