SUCESOS | MISTERIO EXTREMO

El niño pintor de Málaga y su relación con Alcasser

Por ENRIQUE ERRE. 29/08/2019

Análisis de los vínculos entre dos de los casos más controvertidos de la Historia Moderna Española

crimen
INTERPOL
alcàsser
conspiracion
misterios
Secretos de Estado
fernando garcia
juan ignacio blanco
rosa folch
crimen de estado
niño pintor de malaga
miriam toñi desireé
david guerrero guevara
desaparicion extrema
anglés ricart

Relación entre Alcasser y el niño pintor de Málaga


Mucho se ha hablado de las niñas de Alcasser y el triple crimen cometido por Antonio Anglés y Miguel Ricart. El documental de Netflix "El caso Alcasser" producido por Ramón Campos ha vuelto a traer a la palestra el tema e, indirectamente, se han destapado nuevos misterios sobre los que investigar.



La desaparición de David Guerrero Guevara, el llamado niño pintor de Málaga, ha sido uno de los casos que a día de hoy se sigue considerando desaparición extrema por todos los cuerpos de seguridad del mundo.



Aunque Alcasser suele ir de la mano con el crimen de Macastre y el caso de Gloria Martínez Ruiz o incluso el bulo del Bar España y el de David Guerrero con el niño de Somosierra; en este caso vamos a analizar los vínculos y puntos en común que unen a ambos sucesos.





Un día aparentemente normal

Toñi, Miriam y Desireé desaparecieron un viernes 13, otro viernes más en la desahogada vida de un adolescente. Las tres tenían planes de ir a la discoteca, dieron una vuelta por el pueblo y a una determinada hora se les perdió la pista.



Lo que se suponía una jornada de fin de semana normal terminó siendo su tumba y el diario de aquella tarde se truncó de muchas casualidades (los teóricos de la conspiración la llaman causalidades) que llevaron a su posterior desaparición: una cuarta niña que se libró de la muerte por estar enferma, un plan posiblemente frustrado de ir a la discoteca, unos testigos que dijeron una cosa y luego otra en el juicio, etc... .

Para David Guerrero no era un lunes más en su vida. El adolescente de 13 años se disponía a acudir a la peña artística "El cenachero" donde acudía habitualmente y exponía sus trabajos. Pero aquel día normal en el que vino del colegio, merendó un yogur y se fue de casa fue la última vez que se le vio.

Casualidades o no, Guerrero tenía una entrevista en la galería de arte "La Maison" donde ya había expuesto y donde se disponía a ir antes de acudir a la peña. Para más inri, una visita de la Reina Sofía a la ciudad había desplegado un amplio dispositivo policial, por lo que era sin duda el peor día para perderse o desaparecer. El niño prodigio que estaba empezando a despertar para un cierto público y haciéndose un nombre desapareció sin dejar el mínimo rastro.

Un acercamiento a su nivel socioeconómico y cultural

En el caso de las niñas de Alcasser se da una cosa bastante curiosa y es que las tres venían de diferentes clases sociales. Este es un punto que el autor y redactor del ¿Quién sabe donde? de Paco Lobatón, Arturo Luna Briceño, en su libro Desaparecidos hace especial hincapié.

Según Luna Briceño al empaparse en el caso durante la desaparición, se dió cuenta de que el nivel social era distinto y sin embargo, las tres eran amigas, algo que por ejemplo no se llegaría a dar en el sur de España, siempre según su libro.

Miriam, Toñi y Desireé venían de estratos diferentes, con gustos distintos y personalidades complementarias. La hija de Fernando García era tímida y de familia próspera, la de Rosa Folch más echada para delante y de clase media baja mientras que la hermana de Luisa López, aún siendo la mayor de las tres tenía una personalidad más infantil y provenía de la familia más humilde.

Volviendo a David Guerrero, también provenía de familia trabajadora. El niño pintor contaba con un gran mundo interior que solo era capaz de exteriorizar con su arte logrando obras maestras que a día de hoy se catalogan con muchos ceros.

Como vemos, y a diferencias de otros crimenes, David, Toñi, Desireé y Miriam eran personas muy normales con vidas de niños ya preadolescentes y sin ningún tipo de perversión a sus espaldas. Un dato importante a tener en cuenta es la cercanía en edad sin superar una diferencia de dos años entre ellos. Aunque suene mal, y de ahí la repercusión de los dos sucesos, es más facil empatizar con familias normales que cuando se mezclan otros elementos como sexo, drogas y el bajo mundo.

La figura del gancho y la minoría de edad

En el caso del niño pintor de Málaga, la única pista que pudo encontrar la policía entonces fue una caricatura pintada por David de un hombre mayor que asociaron con un mecenas suizo de la época.

Poco duró la alegría, pues cuando por fin la Interpol consiguió localizarlo el hombre había muerto varios años antes. Además, las certezas eran tan claras porque se había asociado su nombre con el mundo del arte y la pederastia por lo que se le situó como principal sospechoso.

Una nueva pista surgida en 2019 conducía a un nombre de uno de los miembros de la peña "El Cenachero": Gervasio. Treinta años después familiares de miembros de aquella peña han podido colaborar con más información como que al niño se le vió ese día por allí.

La figura de alguien que podía ser un reclutador de talento como responsable de la desaparición siempre ha planeado sobre este caso pero no se ha conseguido ni un sola información más. El caso Gervasio está siendo actualmente investigado de manera paralela por un hermano de David y un periodista de Málaga sin que haya trascendido más a la luz pública.

En el caso Alcasser no está tan clara la figura del gancho pero el tema de las redes de pederastia sigue presente en las teorías alternativas significando una semejanza más con el anterior suceso. El puzzle de Alcasser es muy grande y complejo pero al menos existen dos figuras que podrían arrojar luz a su resolución.

La primera figura tiene que ver con un "francés", que además fue mencionado en prensa y por Juan Ignacio Blanco durante su investigación, y también por Blanca Estrella Ruiz en diferentes entrevistas. Esta persona, al parecer, habría asustado a Miriam un día que fue a bajar la basura y se encontró algo raro en el portal. La niña salió corriendo y llamó a su casa desde una cabina. De ahí han salido todo tipo de teorías que con más información podría darse una concordancia lógica. No hay que olvidar que ya por entonces corría un runrún sobre que en determinadas zonas del País Valenciano ocurrían cosas raras (aunque años después tratando de desmitificar ese asunto se relacionó con unas recién descubiertas prácticas sadomasoquistas entre iguales).

La segunda figura tiene que ver con el día de la desaparición de las niñas y el mito de la discoteca Coolor. Aunque la versión oficial da por hecho que fueron Anglés y Ricart los que secuestraron a las niñas, el baile de testigos y de figuras cercanas a las niñas ha hecho que se especule con diferentes nombres masculinos y femeninos. La reconstrucción de todo lo que pasó esa tarde comprende diferentes variables y aunque hay algunas muy falsas (se especula con personas que tenían coartada y que es imposible que tuvieran algo que ver) otras están argumentadas con base empírica y con documentación. Yendo más allá, se ha relacionado esta figura con el Sumario B del caso (en estos momentos y desde el juicio bajo secreto) por lo que, si seguimos la oficialidad del caso, la pista estaría situada fuera de Alcasser pero en la zona.

Desapariciones extremas y el papel de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

A día de hoy, a David Guerrero Guevara se le considera oficialmente fallecido. Por estas cosas administrativas de la justicia, la herencia de su padre fallecido hace pocos años no se podía repartir entre viuda e hijos porque faltaba David. Un golpe y un mazazo de las administraciones del Estado a una familia que, como ha podido, no ha cejado en su empeño de recuperar al niño pintor de Málaga.

Las agencias de seguridad de todo el mundo ya no lo buscan pero en su momento, la desaparición se tradujo practicamente como abducción o desaparición extrema. Esta etiqueta se emplea para las desapariciones que no dejan ningún tipo de rastro o pista. Durante estos treinta años, se han seguido pistas con pintores callejeros a lo largo y ancho del mundo por compartir un estilo de arte similar, pero ninguno resultó ser David.

Su desaparición sigue siendo catalogada como una de las más raras y extrañas del mundo a la par actualmente con Brian Shaffer. Las abducciones internacionales en los últimos 50 años normalmente se estaban asociando (y es un dato que ha salido a la luz hace relativamente poco) a Corea del Norte, pero con la minúscula apertura del país y las revelaciones sobre gente desaparecida, toda vinculación con el país asiático ha sido abortada.

Si bien el caso de David Guerrero se suele asociar al misterio absoluto y al susurro mediático, el caso Alcasser no se queda atrás y el ruido hace acto de presencia. En anteriores artículos, hemos dicho que el caso es cuna de teorías de la conspiración (algunas falsas y otras que podrían dar en el clavo) y ha ocurrido desde el minuto uno que se hace pública la desaparición de las niñas.

Los programas de televisión de entonces de Paco Lobatón, Nieves Herrero y Pepe Navarro (por cierto, muy maltratados por el documental de Netflix) pusieron en solfa diferentes vías alternativas al caso. Quizás, las infoxicaciones más grandes las podríamos haber visto en el famoso Misisipi y en el Jui d'Alcasser por boca de las familias de los delincuentes (excepto quizás la familia de Miguel Ricart, que se mantuvo más ajena y con más dignidad que los Anglés).

Durante los 75 días de busqueda de las niñas, el pueblo entero de Alcasser comandados por Fernando García lograron movilizar a España entera, lo que trajo a los esperpénticos videntes a la palestra. Pero García no se rindió y siguió su periplo televisivo manteniendo el tema caliente para que no cayera en el olvido. A pesar de los errores de Fernando García (que los tuvo y proximamente lo reseñaremos en un próximo artículo), el interés que logró mantener en los españoles fue máximo incluso cinco años después, ya en el famoso juicio.

Con Juan Ignacio Blanco a cuestas, García llegó a hacer un tour televisivo durante los cinco meses del juicio. Se especula conque parte del dinero recaudado iba para financiar detectives privados y de ahí la imagen de seguridad de Fernando cuando veía que las cosas no se estaban haciendo de la mejor manera. Él manejaba unos datos alternativos que según su conciencia debía defender.

Su logro con la presencia mediática del suceso mantuvo el tema vivo hasta hoy, ya con la llegada de Internet y decenas de plataformas hablando de Alcasser. Son tantos los puntos oscuros sobre el tema que hoy en día todo el mundo tiene su teoría, ya sea la alternativa o la oficial, de lo que ocurrió en Alcasser.

¿Por qué hacer hincapié aquí en la figura de Fernando García?. Porque sigue siendo el espejo de muchas familias frente a una Guardia Civil y Cuerpo de Policía del tardofranquismo del que solo, 25 años después, se ha terminado reconociendo que hubo errores. Si esos cuerpos hubieran estado la mitad de preparados de lo que lo están hoy en día, probablemente el caso se hubiera resuelto de manera más eficaz y no dejando tantos flecos como dejaron manteniendo a las familias en un eterno duelo de David, Miriam, Toñi y Desireé.


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar