SUCESOS | VERANO

Una niña con necesidades especiales tiene que marcharse de un campamento

Por MIGUEL DONCEL. 03/07/2019

Un grupo de madres se quejó porque una niña con necesidades especiales compartía habitación con sus hijas, por lo que el centro habría ofrecido dos opciones: irse o dormir sola con una monitora.

verano
campamento
Inés
Expulsada
necesidades especiales

Inés simplemente tarda un poco más en procesar la información.

El primer día del campamento fue un dilema para Inés. Esta niña con necesidades especiales quería descubrir cómo es reír y disfrutar de las amistades sin los prejuicios a los que tenía que enfrentarse día a día en su vida cotidiana. Por eso su madre quiso que pasara un tiempo en un campamento de verano y pidió que se llevara con discrección sus circunstancias, pero la monitora lo anunció entre todas sus compañeras de habitación. 

Inés, que tiene tan solo once años, no es tan siquiera diferente a los demás. Simplemente, como contaba su madre a la Cadena SER, tarda un poco más que los demás en procesar la información. Por ello, avisó al campamento si ese era un buen lugar para ella, y habiendo recibido una respuesta afirmativa por su parte, la pequeña se sumó a una aventura que duró muy poco. 

LA INCLUSIÓN EN LOS CAMPAMENTOS DE VERANO

Y es que, a pesar de que la madre pidió que fueran discretos, una de las monitoras el primer día anunció a todas sus compañeras que Inés iba a necesitar de su ayuda. A lo cual, algunas de las alumnas, corrieron a decírselo a sus madres, que llamaron al centro para quejarse

O se iba o dormía con sola con una monitora

Ante esta situación, el campamento, según cuenta la madre de la pequeña, ofreció dos opciones: o dormía sola con una monitora o tendría que marcharse. Algo que no entendió, ya que pidió que si realmente no habría problema, no lo dijeran, ya que la etiquetarían desde el primer momento y no le darían la oportunidad de relacionarse con los demás niños y niñas de una manera normal. 

Ni tan siquiera se barajaron la posibilidad de que durmiera con otras niñas, ya que esgrimían que el problema se trasladaría a otras madres. Por eso, un responsable le dijo que tendrían que abandonar el campamento. En tan solo 24 horas desde que llegó. 

Mientras que la empresa del campamento de inglés, Diverbo, comentan que al llegar la pequeña se percataron que la deficiencia de la pequeña era mayor. E incluso ofrecieron de manera gratuita una monitora para que pudiera disfrutar de las oportunidades del campamento igual que todos los demás. Por lo que aseguran que fue la familia la que decidió llevársela y que en nigún momento la expulsaron. 




Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar