contador web

SUCESOS | EN TENERIFE (CANARIAS)

Tres médicos, 1 farmacéutico y 2 empresarios de Tenerife acusados de estafa millonaria

Por EDURNE GARCÍA ORDÓÑEZ. 12/06/2019

Hay 7 arrestados, sospechosos de montarse un chiringuito de cobro de recetas de medicamentos caros, inyectar anabolizantes y crear sucursales del delito en Güímar y Adeje.

  • Acusados de estafar 1.723.586 euros.
    Acusados de estafar 1.723.586 euros.
  • Llegaba a facturar más dosis que el resto de farmacias de Canarias.
    Llegaba a facturar más dosis que el resto de farmacias de Canarias.
Estafa al Servicio Canario de Salud

La Guardia Civil, en colaboración con el Servicio Canario de Salud (a través de la Oficina de Uso Racional del Medicamento) y en el marco de la operación HIGEA TF, ha desarticulado una organización delictiva que en los últimos años habría estafado más de 2 millones de euros al Servicio Canario de Salud. Han detenido a 7 sospechosos, entre ellos 3 médicos, 1 farmacéutico y 2 empresarios de la isla de Tenerife por los supuestos delitos de estafa, falsedad documental, contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

La operación se inició una vez que el Servicio Canario de Salud detectó que, desde 2014, una farmacia del casco urbano de Santa Cruz de Tenerife dispensaba un grupo de fármacos de alto coste y que en su mayoría eran prescritos por el mismo médico, quien ejercía, en un principio, en el Centro de Salud de Geneto y, posteriormente, en el de San Benito. La venta de estos fármacos alcanzaba cifras tan extremadamente altas, que la farmacia investigada llegaba a facturar más dosis que el resto de farmacias de Canarias.

Ante tal situación, agentes de la Guardia Civil, en colaboración con inspectores de la Oficina de Uso Racional del Medicamento, iniciaron una investigación para esclarecer los hechos. En primer lugar se centraron en analizar las recetas electrónicas usadas para dispensar los fármacos, lo que les permitió localizar al núcleo principal de la red: un médico de familia, un farmacéutico y un empresario. El médico emitía de forma masiva recetas electrónicas a favor de pensionistas o personas con derecho a la máxima subvención, que no pertenecían a su cupo de pacientes y que ignoraban la actividad; además, en la mayoría de los casos, las recetas nada tenían que ver con las dolencias que presentaban.

Comprobaron que las recetas electrónicas venían de la misma farmacia, muy alejada del Centro de Salud  donde trabajaba el médico, lo que indicaba que debía de existir un acuerdo entre médico y farmacia. Después de varios meses de investigación, los agentes averiguaron que en la trama también había un empresario, que ejercía la función de enlace entre ambos (médico y farmacéutico), y que era el principal promotor de la actividad investigada, en la que contaban con la connivencia de varios empleados de la farmacia.

Con la autorización del Juzgado de Instrucción nº 5 de Santa Cruz de Tenerife, se registraron la consulta médica, la farmacia, los domicilios de los 3 investigados y una tienda de ropa propiedad del empresario, donde se intervinieron documentación sanitaria y material informático, que una vez analizado, ha permitido conocer en profundidad el funcionamiento y las ramificaciones de la organización. Los agentes detuvieron al farmacéutico, al médico y al empresario, los cuales fueron puestos a disposición judicial.

El modus operandi consistía en que el médico utilizaba un conjunto de pacientes que localizaba en la base de datos del Servicio Canario de Salud (a la que tenía acceso como médico de familia) y, simulaba haber mantenido una consulta en el sistema informático; generaba un plan de tratamiento médico electrónico, que imprimía y entregaba al empresario, para que lo llevara a la farmacia. El beneficio del farmacéutico radicaba en que, aunque facturaba el fármaco al Servicio Canario de Salud, el medicamento no lo despachaba y podía venderlo en numerosas ocasiones, puesto que la caja siempre permanecía en el almacén de la farmacia, obteniendo la consecuente subvención a la que estuviese acogido.

Güímar y Adeje

Los agentes descubrieron otras ramas de la organización, de menor escala, en los municipios de Güímar y Adeje. Por un lado, en Güímar, una empresaria de una residencia de la tercera edad, actualmente cerrada, utilizaba a un médico de familia del centro de salud de la localidad, para extender recetas electrónicas a los mayores ingresados en el centro, que presentaban en la misma farmacia de Santa Cruz de Tenerife. Se dispensaban solo algunos fármacos prescritos, pero se facturaban todos los que figuraban en las recetas, con beneficios para la farmacia y para el centro. En un Centro de Salud de Adeje, los agentes detectaron el mismo modus operandi que en Güímar; se prescribían recetas electrónicas a pacientes que eran despachadas en la farmacia de Santa Cruz de Tenerife.

 Anabolizantes 

 Además, durante toda la investigación, se logró desactivar otra actividad ilícita, consistente en dispensar anabolizantes de forma clandestina en la farmacia de Santa Cruz. Los clientes concertaban citas con el propietario de la farmacia y en su trastienda, alguno de sus empleados o él mismo, les inyectaba las dosis,

En venta

El propietario de la farmacia ultimaba la venta del establecimiento por un importe muy superior al real, con el engaño de la facturación mensual al Servicio Canario de Salud, que nada tenían que ver con los reales de ventas. El objetivo del empresario estafador era vender a un precio muy superior al real, antes de que entrase en funcionamiento un nuevo sistema de control de venta de fármacos, que le impediría continuar con su facturación ficticia.

Hay que destacar que, a través de la empresa de software encargada del mantenimiento del sistema informático del Servicio Canario de Salud, se ha comprobado que solo en los años 2017 y 2018 la cantidad estafada es de 1.723.586 euros.




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar