contador web

SUCESOS | LOS INMIGRANTES CONSTRUYEN ‘NIDOS’ Y SE ESCONDEN PARA LLEGAR A LA PENÍNSULA

La Guardia Civil rescata y auxilia a 8 inmigrantes ocultos en la carga de un camión

Por EDURNE G. ORDÓÑEZ. 07/07/2018

El riesgo que corren al utilizar este método es muy alto, por la inestabilidad de la carga, su peso, y las múltiples aristas y objetos cortantes que tiene este tipo de carga.

  • Servicio de registro previo a los embarques.
    Servicio de registro previo a los embarques.
  • Máquinas con detectores de latidos del corazón.
    Máquinas con detectores de latidos del corazón.
inmigrantes
camión
Melilla
chatarra
Salvados

La Guardia Civil ha rescatado y auxiliado en el puerto de Melilla a 8 personas de origen magrebí, ocultas entre la carga de un camión que transportaba chatarra y se disponía a embarcar en un buque con destino a otro puerto. El servicio se ha realizado durante el registro previo a los embarques, que a diario se hacen a todo tipo de vehículos, para evitar la inmigración irregular y evitar riesgos para estas personas.

Se cuelan por la noche

Los inmigrantes son conocedores de los movimientos, ruta, desplazamientos y forma de manipulación de los vehículos que transportan mercancía como chatarra, cenizas, balas de cartón compactadas, o  cementeras, y aprovechan la noche en el lugar donde se encuentran estacionados, para construir entre la chatarra una especie de ‘nidos’ o ‘minas’, antes de que los operarios inicien con la grúa la estiba de la carga.

‘Nidos’

Para ello, utilizan materiales rudimentarios como un trozo de madera, o un trozo de chapa, a modo de techo, y allí se esconden y aguardan hasta que el vehículo se carga al día siguiente, a sabiendas de que una vez terminada la carga, sale en dirección a otro puerto para su embarque.

Ocultos durante días

Este procedimiento es muy peligroso por las múltiples aristas y objetos cortantes que tiene la chatarra, por su peso e inestabilidad. Además, una vez dentro de este espacio tan reducido y peligroso, pueden permanecer muchas horas o incluso días, a la espera que se complete la carga y que se disponga su embarque.

Detectores de latidos

Para tratar de paliar esta situación, la Guardia Civil dispone en el puerto de máquinas con detectores de latidos del corazón y perros especializados en la búsqueda de personas ocultas, única forma de que se pueda advertir la presencia de estas personas ocultas y en riesgo. De hecho, muchas veces pueden pasar horas hasta que se localiza ‘el nido’, sepultado bajo cientos de kilos de chatarra.

Riesgo para los agentes

Llegar hasta esos ‘nidos’, es muy laboriosa y conlleva también riesgo para los guardias civiles, si bien, la situación en la que se encuentran estas personas obliga a localizarlos para evitar una desgracia. En esta ocasión, habían utilizado para la construcción del ‘nido’ una puerta de madera, para evitar que la chatarra les sepultase.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar