contador web

SUCESOS | EN SAN BARTOLOMÉ DE PINARES

Ataque masivo de abejas en Ávila: un matrimonio en estado muy grave con 2.300 picaduras

Por EDURNE G. ORDÓÑEZ. 05/06/2018

Un caso insólito que ha llevado a la pareja de 80 años a la UCI del hospital. La Guardia Civil ofrece una guía – consejos, de cómo actuar ante este tipo de peligro.

ataque
uci
ancianos
Ávila
abejas

Un caso insólito que ha llevado a los ancianos a las UCI.

El SEPRONA de Ávila investiga las circunstancias en las que el sábado, 2, un matrimonio de 80 años, fue atacado por un enjambre de abejas domésticas, mientras buscaban setas en la comarca de San Bartolomé de Pinares (Ávila).

Con la ayuda de un ganadero de la zona, que arriesgó su vida para auxiliándolos, sacudiendo una chaqueta y consiguiendo ayuda sanitaria, pudieron abandonar la zona y ser trasladados por dos ambulancias al Hospital de Sonsoles de Ávila, donde ingresaron en estado muy grave.

A la señora le picaron unas 2.000 abejas por todo el cuerpo; 8 dentro de las fosas nasales, por lo que se encuentra en la UCI en estado crítico. Al señor se le contaron unas 300 picaduras y continúa ingresado.

Consejos

No acercarse (conscientemente, al menos) a panales de abejas ni a nidos de avispas. Si descubriéramos que, involuntariamente nos hemos acercado a uno de ellos, debemos retirarnos con movimientos lentos para no llamar,  dentro de lo posible, su atención. La probabilidad de que estos animales  piquen es mucho mayor si consideran que su panal o nido corre peligro (especialmente las abejas, a las que una sola picadura les cuesta la vida): es importante, por ello, advertir a los niños de que no deben agredir sus panales o nidos si los identifican, ni siquiera a distancia.

Si una abeja o avispa se posa sobre alguna parte del cuerpo, no es aconsejable intentar matarla ni espantarla; es necesario permanecer quieto o hacer sólo movimientos lentos hasta que se aleje. No es previsible que pique si no se siente amenazada, pero cualquier intento brusco o descoordinado de espantarla puede ser interpretado como amenaza.

Durante la época de calor, cuando se bebe en el exterior algún líquido azucarado como refrescos, comprobar que no hay abejas o avispas en los bordes del recipiente. El animal puede haberse posado para disfrutar de los restos de la bebida que permanecen en las paredes del recipiente, y acercar los labios sin percatarnos de ellos puede depararnos una sorpresa desagradable.

Es conveniente evitar la manipulación de alimentos, muy especialmente frutas, al aire libre. Si tomamos una pieza o trozo de fruta que haya estado expuesto a la intemperie, es conveniente revisarlo antes de llevárnoslo a la boca, por el mismo motivo expuesto antes.

Evitar acumular basura en recipientes abiertos cuando estamos en el campo, y evitar acercarse a los contenedores de basura de la calle, especialmente cuando está abiertos, pues pueden atraer a estos insectos. Si ha dejado ropa expuesta al aire libre, hay que sacudirla antes de vestirse, pues puede haber alguna avispa entre sus pliegues.

Evitar, en lo posible, caminar descalzo en exteriores. Cuando no pueda evitarse, como en los bordes de las piscinas, es conveniente mirar dónde se pisa. Es necesario, también, saber que los huertos en floración y cualquier área con abundantes flores tienen más probabilidades de acoger un mayor número de estos insectos.

Usar ropa de colores poco llamativos, pues sabemos que los colores vistosos resultan atractivos para abejas y avispas: al fin y al cabo, esa es la explicación de la variadísima gama de colores que presentan las flores, cuya función no es otra que atraer a los insectos polinizadores).

Evitar en lo posible podar árboles y segar el césped o setos en estos meses de verano.

Las colisiones con estos insectos pueden causar picaduras, algo de lo que hay que ser consciente, cuando se corre o se monta a caballo, en bicicleta o en moto, o cuando se viaja en coche descapotable con el techo bajado: riesgo que es mayor en áreas en las que haya abundancia de flores.

Es útil tener a mano un insecticida por si alguno de estos animales se colara en un recinto cerrado en el que estuvieran las personas. Si conduciendo, descubriéramos que alguna abeja o avispa se encuentra en el interior del vehículo con nosotros, es necesario mantener la calma (¡fundamental!), no perder nunca de vista la carretera si somos el conductor, abrir las ventanillas y detener el coche en cuanto tengamos oportunidad de hacerlo con seguridad (por supuesto, no necesariamente en ese orden, pues si podemos detener el vehículo con seguridad de forma inmediata, esa es la primera medida a adoptar), y no reanudar la marcha hasta que el problema esté resuelto.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar