martes, 7 de diciembre de 2021

Los asesinos de Samuel le llamaron "maricón" incluso después de muerto

Los presuntos agresores del joven de A Coruña se reunieron la misma noche del crimen al conocer que el chico había fallecido para destruir pruebas


Los asesinos de Samuel le llamaron "maricón" incluso después de muerto
  • whatsapp
  • linkedin

La madrugada del 3 de julio, los presuntos asesinos de Samuel Luiz, al percatarse de que se acercaba una patrulla de policía, dejaron al joven gay herido de muerte en una acera del paseo marítimo de A Coruña y huyeron del lugar. Pero los supuestos agresores se reunieron dos veces más esa noche, según la reconstrucción llevada a cabo gracias a las cámaras de seguridad. Tal y como publica el diario El País, en el primer reencuentro, "en presencia de testigos ajenos al linchamiento" que acabó con la vida del chico, de 24 años, los acusados hicieron mofa de la brutal paliza. 

Por su parte, el principal sospechoso, que habría sido el primero en golpear a Samuel llamándole "maricón", repitió los insultos homófobos con sorna. Una testigo escuchó cómo Catherine S. B., pareja del primer agresor, le decía a este: "Cómo lo dejasteis... Algún día te van a dar a ti las hostias". Diego M. M., con manchas de sangre en la ropa, le contestó: "Puto maricón, si era un maricón de mierda". La misma fuente añade que también afirmó tener "un problema con los gais". El muchacho acababa de fallecer en un hospital. 

Al conocer la noticia, los seis detenidos -cinco de ellos en la cárcel- improvisaron otra reunión, pero esta vez a solas. De acuerdo con la información ofrecida por el mencionado periódico, los investigadores creen que en esta ocasión se dedicaron a destruir pruebas. Los responsables de la investigación judicial que se desarrolla en el Juzgado de Instrucción número 8 de la ciudad gallega han iniciado ya el volcado de los teléfonos móviles de los presuntos homicidas para averiguar qué mensajes incriminatorios pudieron borrar de los terminales.

Kaio A. S. C. se llevó consigo el móvil de la víctima, que estaba tirado en la calle. Ello le ha valido la imputación de un delito de apropiación indebida, unida a la de asesinato, que la juez atribuye también a los otros cuatro arrestados que han sido enviados a prisión o recluidos en centros de internamiento de menores. A lo largo de la instrucción, o incluso ya en el juicio que se celebrará con jurado popular, se verá si se les atribuye también una agravante de odio, o bien un delito de este tipo, las dos opciones recogidas en el Código Penal para castigar la homofobia.

Los testimonios y grabaciones contenidos en el sumario confirman que Luiz y esta pandilla, formada por sujetos de entre 16 y 25 años, no se conocían de nada. También se sabe que, cuando Diego M. M. vio a la víctima y a su amiga Lina apuntándole con el móvil y pensó que le estaban grabando, empezaron los improperios y las amenazas. "Me estás grabando, maricón. Deja de grabar, a ver si te voy a matar, maricón", espetó según los testigos. El segundo agresor que se unió a la paliza fue Alejandro F. G., que se hace llamar Yumba. Fue avisado de que su amigo estaba inmerso en una "pelea" y salió de un pub con una botella escondida.

Los detalles de la causa adelantados por La Opinión de A Coruña señalan que, sin mediar palabra, se fue directo hacia Samuel y le practicó una llave llamada mataleón, apretándole el cuello por detrás y derribándolo al suelo, usando como arma el envase que se llevó del local. Los senegaleses Ibrahima y Magatte fueron las únicas personas de entre la muchedumbre presente en el paseo marítimo que se lanzaron a defender a Luiz. El primero es un inmigrante sin papeles y se jugaba la expulsión si llegaba la policía. La juez también imputa a los acusados del crimen un delito de intento de homicidio contra el joven africano. 

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar