OPINIÓN | “ANTES DE SER BUEN PERIODISTA HAY QUE SER BUENA PERSONA”

¿Los cínicos valen para este oficio?

Por ANA MANCHEÑO MORALES. 13/03/2018

Decía Ryszard Kapuscinski, icono del periodismo bien entendido, que “antes de ser buen periodista había que ser buena persona”.

espectáculo
periodismo
medios
cínicos
ética

Ana Mancheño Morales

Bien, me pregunto dónde queda actualmente esa máxima " ser buena persona para ser buen periodista". En estos días los medios de comunicación y redes sociales se han inundado con el caso del pequeño Gabriel. Una forma de ayudar y apoyar a una familia sumida en la más infinita de las tristezas.

El desenlace, por desgracia, ya lo sabemos. Y es a partir de aquí, donde reflexiono acerca del tratamiento que medios y periodistas siguen dando al caso. Que tampoco es de extrañar. Es lo de siempre. Hacer de hechos trágicos un circo mediático y los periodistas actores que, guiados cual marioneta por las audiencias, completamos el cartel perfecto.

Los periodistas deberíamos ser los que aplicásemos nuestra ética y contar lo sucedido dignamente y fuera de todo lo que pueda llevarnos a convertir hechos lamentables en exhibicionismo

Porque, ¿qué puede aportarnos que una vez encontrado y detenido al presunto autor o en este caso autora de una muerte tan injusta, se sigan haciendo programas dedicados a destapar cómo era, qué hacía, si era una mala o buena persona y mil preguntas más...? O se publiquen titulares escabrosos que ni son relevantes, ni esclarecen nada, excepto producir morbo en el espectador. Pero así es esto de la televisión. Que si no aprovecha el espectáculo y se queda simplemente en la narración mostrando los hechos, poco beneficio saca.

Al igual que la norma de muchos programas de consultar a profesionales para que opinen acerca del perfil psicológico o la personalidad del detenido. Porque, obviamente, eso tampoco dará luz al caso, puesto que esa parte corresponde a la investigación policial. Y no a la profesión periodística, cuya labor es la de servicio público. Informar investigando y no “desinformar con la instantaneidad” de mensajes vacíos de contenido. Aunque sí llenos de espectáculo.

Los periodistas deberíamos ser los que aplicásemos nuestra deontología y contar lo sucedido dignamente y fuera de todo lo que pueda llevar a convertir hechos lamentables en exhibicionismo. Parece que la ética que nos enseñaron en la facultad, a la mayoría se nos olvida que exista. Quizás porque los dueños de los medios y sus acólitos saben poco de periodismo, y la palabra ética les suena muy, pero que muy lejana, aunque la de beneficios económicos sí la perciban mucho más cercana.

Y terminando con una frase del mismo autor, Kapuscinski, decía “Los cínicos no sirven para este oficio”. Seguro que si lo tuviera que expresar en esta época pensaría lo contrario.




flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar