contador web

OPINIÓN | UNA MIRADA CRÍTICA

La piratería es sinónimo de España

Por ISMAEL ZARAGOZA. 11/01/2018

España es uno de los países con más contenido pirateado de Europa, pero la pregunta es: ¿por qué la gente piratea el contenido en lugar de comprarlo?

Gobierno
opinión
piratería

España es uno de los países de Europa donde más contenido multimedia se piratea a diario. Las autoridades intentan perseguir este delito, pero a menudo se convierte en un imposible. Parece que estas no se dan cuenta de que no hay mejor antídoto frente a la piratería que la educación y las políticas sociales. Justo las dos cosas que más se han visto afectadas por la vileza y la incompetencia del gobierno actual. Estos son los datos de la piratería en España.

Si alguien ha atentado sin pudor alguno contra la cultura, por encima de cualquier otra persona o entidad, ese es el actual gobierno de Mariano Rajoy.

En 2015, el 87% de los contenidos digitales consumidos por los españoles fueron ilegales. Además, ese mismo año, la pérdida para el sector fue de 1.700 millones de euros. El porcentaje citado anteriormente es fruto de 4.307 millones de descargas con un valor de mercado de nada más y nada menos que 24.000 millones de euros. El sector que más sufre la piratería en España es la música con un valor de mercado de 6.300 millones de euros y pérdidas anuales de 402 millones de euros. También las retransmisiones de fútbol se ven afectadas por la piratería. En 2015 se visualizaron de forma ilegal más de 141 millones de partidos de fútbol, con un lucro cesante de 174 millones de euros.

La piratería no surge como un fenómeno aislado, sino que es fruto de varios factores que juntos llevan a estos porcentajes tan altos de piratería. En primer lugar, el precio de los contenidos es un factor clave. Además, se convierte en un elemento más diferencial si hablamos de España concretamente, un país donde el salario mínimo interprofesional está en apenas 700 euros, con una tasa de paro de más del 20%, con empleos mayoritariamente precarios y, no lo olviden, 13 millones de personas bajo el umbral de la pobreza. Esto genera que muchas personas no puedan permitirse lo que, a menudo, se convierte en un auténtico lujo: comprar un disco o ir al cine. Algo inalcanzable para mucha gente en España. A lo mejor esto tiene que ver con el nivel de piratería, que en este país es mucho más alto que en el resto de Europa.

Otro factor clave es la calidad. Unido al elemento precio. Ya saben la tan conocida relación calidad-precio que buscamos la mayoría. La calidad de las salas de cine y las películas, en muchas ocasiones no justifican su alto precio, por lo que la gente acaba viendo esa misma película gratis en su casa. Con la música ocurre lo mismo, la gente no va a comprar un disco, lo va a escuchar gratis. Sin embargo, la pregunta más indicada sería por qué la mayoría de la población no compra los discos de cantantes como Melendi, Malú o Alejandro Sanz; pero los conciertos de estos mismos cantantes se siguen llenando. En libros, el daño es menor, pero la calidad de algunos no corresponde con su precio y en Internet, como siempre, están gratis. Por suerte, en España todavía preferimos el papel para la literatura.

En cuanto a la calidad cabría destacar un aspecto más. Plataformas como HBO o Netflix cotizan al alza mientras que las salas de cine se vacían. Eso tiene mucho que ver con el precio y también con la calidad. Los españoles están dispuestos a pagar unos diez euros para obtener acceso a una infinidad de películas y series, pero es evidente que no van a pagar esa misma cantidad por una sola película en un cine cuando pueden ver las que quieran en el sofá de su casa. Al fin y al cabo, resulta más cómodo que las butacas del cine. Un mensaje claro a Movistar, no esperen que la gente les contrate para ver fútbol a precio de oro. Tendrán clientes, pero nunca todos los que se desean. La realidad social de este país no se corresponde con los precios de sus paquetes. Parece que para ver fútbol en España, ya sea en estadios o en la televisión, hay que ser rico.

El Estado, el gran culpable. El actor principal de una película dramática. Les recuerdo que fue quien sitúo el IVA del cine al 21%, por ejemplo. La cultura en España siempre ha sido algo secundario, por desgracia. Tan solo hay que ver cómo la han ido matando los partidos políticos de la democracia hasta ahora. Pero si hay alguien que ha atentado sin pudor alguno contra la cultura, por encima de cualquier otra persona o entidad, ese es el actual gobierno de Mariano Rajoy. El M punto Rajoy de los papeles de Bárcenas.

@Intraverno

TAMBIÉN EN:
Cuando Keynes salvó a Smith

Por ISMAEL ZARAGOZA

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar