lunes, 2 de agosto de 2021

Coronavirus y cambio climático dejan más pobreza extrema en Latinoamérica

El desempleo, la precariedad de los salarios y el cierre de muchas empresas han generado una severa caída en los ingresos económicos de la mayoría de las familias latinoamericanas


Coronavirus y cambio climático dejan más pobreza extrema en Latinoamérica
  • whatsapp
  • linkedin

La carencia de bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades básicas se está agudizando progresivamente en varios países de América Latina. Nunca ha existido una distribución equitativa de la riqueza en los países de la región y cada día crece la proporción de personas que no poseen los recursos económicos necesarios para comprar comida, pagar el alquiler de una vivienda, pagar cuotas de préstamos hipotecarios, atender gastos médicos, abastecerse de ropa y calzado, pagar la educación, ni tener acceso a la tecnología de telefonía celular o internet, mucho menos comprar un coche.

Los ingresos mensuales de los trabajadores o del grupo familiar son muy precarios para la mayoría de los latinoamericanos. Una situación que, desde enero de 2020 cuando comenzó a empeorar la pandemia de coronavirus, ha dejado a más ciudadanos en niveles de pobreza extrema.

En medio de este escenario desalentador aparece también el cambio climático. Muchas familias ya no poseen en sus hogares el servicio público del agua y deben recoger agua en envases todos los días para atender las necesidades de este líquido vital.

Los precios de los alimentos que conforman la canasta básica se han incrementado en proporciones muy elevadas y mantiene a los latinoamericanos alimentándose mal. La dieta balanceada no se cumple en la mayoría de los hogares de clase social media y baja, lo cual produce un aumento de los niveles de desnutrición especialmente en la población vulnerable. La mayoría de los niños, ancianos, discapacitados, mujeres embarazadas y enfermos que viven en América Latina tiene una dieta diaria muy precaria y las cosas no parece que van a mejorar, al menos, en el corto, ni mediano plazo.

Más desempleo

La población económicamente activa actualmente no se encuentra trabajando, pero están buscando empleo en la mayoría de los países de la región. Dentro de la población desempleada se encuentra quienes han perdido su empleo y aquellas personas que buscan trabajo, por primera vez, y desean incorporarse al mercado laboral.

La pérdida de los empleos en el sector formal de la economía es una realidad que se mantiene vigente en la gran mayoría de las naciones latinoamericanas. Pero han aumentado los empleos informales, lo cual es una desventaja para los trabajadores porque no tienen ningún tipo de beneficio laboral aprobado por los gobiernos de sus respectivos países.

La población económicamente activa vive momentos muy complicados en Latinoamérica. Este sector poblacional debería participar activamente en la producción de bienes y servicios. En algunas naciones este grupo poblacional corresponde generalmente a todas las personas mayores de 18 años que tienen un empleo o que, no teniéndolo, están buscándolo o a la espera de uno. Pero si las empresas privadas se desplomaron debido a la pandemia de coronavirus, la cantidad de empleos formales disponibles también es muy reducida.

El deterioro del salario real también es una dura realidad para los trabajadores de América Latina. Los sueldos cada día son más insuficientes. La mayoría de las naciones latinoamericanas son subdesarrolladas y los trabajadores tienen serias trabas para alcanzar mayor crecimiento económico, pues las personas que laboran en el grupo familiar tienen que producir - directa o indirectamente - para los miembros de su hogar que no generan ingresos salariales.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar

La golondrina
  • Claudia Marí Prats 15 noviembre 2020
La golondrina
¡Las mujeres necesitamos que nos respeten, solo eso!
  • Ana Mancheño Morales 08 marzo 2021
¡Las mujeres necesitamos que nos respeten, solo eso!