El virus de los temporeros

Hace una semana, se publicaba un estudio que apuntaba a España como posible origen de una de las cepas más virulentas de la COVID, precisamente, entre los temporeros de la fruta.

A finales de octubre se publicaba un estudio del CSIC y otras entidades científicas que evidenciaba que la cepa de coronavirus SARS-CoV 2 que predomina en parte de Europa se podría haber originado en España, más concretamente, entre los temporeros de la fruta. Pero solo unas palabras separan a esta frase de la desinformación.

Desde que saliera el estudio, han corrido ríos de tinta en los medios y entre los ciudadanos haciéndose eco de la noticia con, a veces, matices peligrosos para un grupo tan vulnerable como lo es el de los inmigrantes que vienen a recoger la fruta. Es habitual encontrar entre los comentarios de los lectores de dichos artículos opiniones apoyando que los temporeros han traído no solo la COVID sino una cepa más peligrosa.

Un ejemplo es la noticia del OK Diario: “Una cepa del coronavirus originada en los temporeros de España podría ser el origen de la segunda ola europea”, que subraya una idea ha calado en la población, y en la que se pueden encontrar comentarios incendiarios. 

Sin embargo, Iñaki Comas, investigador del CSIC,  director del consorcio SeqCovid–España y coautor del ya citado estudio, señala en una entrevista concedida al medio eldiario.es “que claramente esta es una variante que estaría circulando por la población general y que saltaría a este tipo de población vulnerable”.

El investigador especifica en otra entrevista concedida al medio Nius que “no está claro cien por cien que surgiera ahí, porque” no se sabe  “todo qué pasó los meses antes”, pero la información en este punto del razonamiento ya nos llega sesgada desde varias fuentes. Quién sabe si la ya famosa cepa no se hubiera podido potenciar en cualquier concentración de gente con contacto estrecho, como las fiestas ilegales de 300 personas, bodas que se usaron como paréntesis a las medidas o manifestaciones no autorizadas en plena pandemia.

No nos equivoquemos, el hecho de ser población vulnerable expone más al virus a los inmigrantes recolectores de fruta debido a las malas condiciones en las que viven mientras trabajan, y deberían estar más protegidos contra el coronavirus más que ser culpados sin más. 

Ante las narrativas que buscan más culpables que soluciones, y que van más al clic fácil que a informar al ciudadano, es fundamental contrastar la información. Puede que se originara la cepa en los campos de recolecta de Lleida y Huesca, pero, ¿y si no? ¿Esa contraparte sale en los medios? Como añade Comas en declaraciones a eldiario.es, “el mensaje es muy claro: tenemos que proteger a las poblaciones más vulnerables porque después esto se extiende a todos los demás”. En estos tiempos en los que nos bombardean con información nueva y desconcertante día sí y día también, contrasten hechos, infórmense y, lo más importante, juzguen ustedes mismos.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...