Descontrol en el Hemiciclo

¡Estamos cansados! ¡Hartos! del bochornoso espectáculo que protagonizan quienes nos representan en el Hemiciclo

Ana Mancheño Morales
Ana Mancheño Morales

Una situación vergonzosa y delirante. Me refiero a la sesión de control al des-gobierno. Porque si lo primordial para todos es salir de esta crisis sanitaria, para nuestros dirigentes parece que es mantener una pelea constante en el Hemiciclo. Con lo cual, dicho control, se ha vuelto un descontrol.

Una total imprecisión política. Un circo por parte de los grupos parlamentarios, donde su único afán es creer que se ha ganado al contrario; no se enteran de que no se trata de vencer sino de ceder.

A veces, dudo de que oigan el hartazgo que tiene la población. Estamos hastiados de sus argumentos incoherentes y vacíos de contenido. El único razonamiento valido, ahora, es el sanitario. Porque de seguir en esas “del tú y del yo” nos ahogaran social y económicamente con su riada de tonterías, y su delirante falta de consenso.

“Las democracias están construidas para dialogar, disentir y confrontar ideas. Sin embargo, cuando esos enfrentamientos desbordan el Parlamento o los debates televisivos, pueden tener consecuencias negativas para la sociedad"(El confidencial).

 Ahí entra en juego la polarización afectiva". “Este fenómeno hace referencia a la creciente animosidad entre los simpatizantes de distintos partidos políticos” (Javier Padilla, estudiante de doctorado en CUNY).

¡Estamos cansados! ¡Hartos! del bochornoso espectáculo que protagonizan. En eso se está convirtiendo el Congreso. En un espectáculo de monólogos absurdos. ¡Déjense de broncas parlamentarias! Gestionen de una puñetera vez lo esencial: esta pandemia.

Me pregunto por qué no se acercan, como en tiempos de elecciones, a quienes le piden su voto. Por qué no se dan una vuelta por bares, restaurantes, comercios… Que se adentren en los barrios, en esas “zonas tan pobladas” donde hay mayor porcentaje de infectados, pero escasos medios sanitarios. Que cojan el metro en hora punta. ¡Que hablen con los ciudadanos! Que no sea a través de una pantalla o de redes sociales donde se parapeten para medir el grado de cabreo de la gente.

Así, percibirían que la parte de cerebro que les falta a algunos políticos para gestionar esta crisis de salud públicamnos sobra a quienes acatamos sus irresponsables decisiones. Decisiones que acaban avocando a la sociedad al desconcierto más absoluto.

Y, por si alguien no ha oído o visto el lamentable espectáculo que ofrecieron “sus señorías” durante la sesión de control al gobierno, aquí las palabras de la presidenta del Congreso, Maritxell Batet, exigiéndoles respeto mutuo: "Les pido, por favor, respeto, contención, saber escuchar al discrepante, en suma, le pido educación. Esta sesión no ha sido ejemplo de ello".

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...