OPINIÓN | EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO ASEGURÓ QUE MARLASKA LUCHA CONTRA LA "POLICÍA PATRIÓTICA"

Un presidente contra su propio escudo: la grave acusación de Pedro Sánchez

Por TONI ASENJO RODRÍGUEZ. 04/06/2020

Si lamentable es que el ministro del Interior no haya dimitido todavía, insultante fue semejante falta de respeto del jefe del Gobierno

Pedro Sánchez interviene en un acto del PSOE

Pedro Sánchez interviene en un acto del PSOE

La sexta prórroga del estado de alarma que se ha aprobado en el Congreso de los Diputados, ha dejado reflexiones gruesas, pero sobre todo muchos titulares de dudosa catadura moral. Uno de los más llamativos fue el que ofreció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando defendió la gestión del ministro del Interior, Grande-Marlaska, asegurando que estaba destapando la "mal llamada Policía patriótica". Trató de enmendar una gestión nefasta -otra más- y acabó agravando un escándalo de consecuencias imprevisibles. Lo cierto es que Pérez de los Cobos fue destituido por negarse a cometer un flagrante delito, por no plegarse ante las presiones políticas.

El informe de la Dirección General es nítido: propone su cese por no dar información sobre el curso de la investigación del 8-M. Es decir, hubo una injerencia en toda su definición que cobró la cabeza de un teniente coronel impecable que ha formado parte operaciones trascendentales para la democracia española en la última década. Si lamentable es que el ministro del Interior no haya dimitido todavía, insultante fue semejante falta de respeto del jefe del Gobierno. No se puede hablar en esos términos de la Guardia Civil a la vez que se reconoce su trabajo y el domicilio de un vicepresidente está bajo su protección las 24 horas del día.

Es evidente que este Consejo de Ministros formado por una presunta "izquierda moderada" y las cenizas del PCE se siente incómodo con los cuerpos de seguridad, salvo cuando pueden manejarlos a su antojo. La incoherencia alcanza un nivel insospechado cuando se acusa a agentes de la Guardia Civil de "blanquear la corrupción", mientras se induce a que un funcionario prevarique. Lo curioso es el principal responsable de este escándalo fue una referencia en la lucha contra el terrorismo, en la defensa de la legalidad como magistrado de la Audiencia Nacional. Y subrayo que lo "fue" porque ahora se ha convertido en el ejemplo de la falta de principios y decoro que una figura con su trayectoria no debería haberse permitido.

Claro está, Marlaska resiste porque su líder, el de la policía patriótica y ese tipo de frivolidades, ampara esa estrategia de rodillo, imposición e impunidad. No menos cierto es que Pedro Sánchez ha degradado el prestigio de la Guardia Civil, uno de sus escudos, que seguramente se jugaría la vida si defender su integridad se tratara. La sucesión de manchas sigue produciéndose en el peor momento, con la crisis sanitaria más grave en décadas y especialmente con el poder ejecutivo más aciago de la democracia. Con este historial en cinco meses solo queda pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, ya lo decía Jorge Manrique en las Coplas por la muerte de su padre.

Y así andamos, con Pedro Sánchez justificando las injerencias del poder político y mintiendo con las cifras de muertos por coronavirus. "Éxito asegurado", decía la exministra Dolores Delgado. La policía patriótica ya es historia, pero si algo queda claro es que el blanqueo de la mentira, la irresponsabilidad y la incompetencia está de actualidad. Tanto que la noticia en este 2020 no es el escándalo diario, sino la eficacia en la gestión diaria.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...