OPINIÓN | INTERNACIONAL: RUSIA

Es el momento del despertar de los rusos ante Putin

Por IVÁN LEAL RAMOS. 11/03/2020

El líder ruso, Vladimir Putin, pretende perpetuarse en el poder hasta el año 2036.

Es el momento del despertar de los rusos ante Putin.

Es el momento del despertar de los rusos ante Putin.

La noticia que conocimos ayer martes, sobre la posibilidad que el líder ruso, Vladimir Putin, pretenda a través de una serie de ''maniobras legales'', perpetuarse en el poder de su país hasta el año 2036, suponen un nuevo golpe a las opciones de que Rusia, por fin comience a caminar en el proceso de convertirse en una democracia con letras mayúsculas.

PUTIN, MÁXIMO DIRIGENTE RUSO DESDE 1999

Precisamente el año pasado, se cumplieron 20 años en el poder de manera consecutiva de Vladimir Putin. y si finalmente la propuesta de reforma de la Constitución rusa, que ayer salió adelante por aplastante mayoría en su Parlamento, es confirmada por el Tribunal Constitucional, y por la ciudadanía rusa en consulta popular, Putin podría mantener su permanencia en el poder hasta el año 2036.

De esta forma, el líder ruso tendría 83 años, y superaría los años que estuvo en el poder el dictador soviético Stalin.

ES EL MOMENTO DEL DESPERTAR DEMOCRÁTICO DE LA CIUDADANÍA RUSA

Este movimiento claramente antidemocrático por parte de Putin, para continuar de forma ininterrumpida en el poder, vuelve a ponernos en el espejo con la historia de Rusia. Una historia, claramente marcadas por la ausencia de cualquier principio democrático elemental.

Si repasamos, ahí está la etapa de los zares, la posterior dictadura de la Unión Soviética, para continuar con su desintegración y el inicio de una ''aparente transición a un modelo democrático controlado'', con un Putin, que ya acumula más de 20 años en el poder ruso.

Y hablo de democracia controlada, desde el fin de la dictadura de la URSS, porque si bien es cierto que se celebran elecciones con urnas, los déficits con los que cuenta la ''aparente democracia rusa'', son muy evidentes.

Déficits como la persecución por parte de las actuales autoridades rusas, de la oposición a Putin y a su partido Rusia Unida, la práctica eliminación de medios de comunicación críticos con el presidente ruso, y el ataque y la persecución a las minorías del país, y al movimiento LGTBI.

Ante esta deriva claramente autoritaria de la presidencia rusa, y que además suma elementos nacionalistas: traducidos en intervenciones militares e uniones ilegales como la de la Peninsula de Crimea, y profundamente conservadores que impiden la alternancia democrática,

es el momento que la ciudadanía rusa se movilice y despierte ante la deriva antidemocrática de Putin, y a través de las organizaciones democráticas que están en la oposición, construyan un movimiento político, económico y social, que permita de una vez por todas romper con la historia autoritaria del país, y caminen a un verdadero proceso democrático, con alternancia en el poder político, y sin persecución de la oposición.

 

 

 

 

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...