OPINIÓN | OPINIÓN

Las vacaciones de los niños, ¿deben seguir trabajando o tomarse un buen descanso?

Por SARAI LABIANO. 02/08/2017

El verano es una época para descansar, pero no para olvidar lo aprendido.

  • Niños divirtiéndose en vacaciones
    Niños divirtiéndose en vacaciones
  • Niña dibujando
    Niña dibujando
niños
descanso
vacaciones
Repaso
Disfrutar

Los más pequeños tienen la suerte de disfrutar cada verano de tres meses de vacaciones, ¿quién pudiera disfrutar de tres meses de no hacer nada y relajarse? Pero, ¿es esto lo que deben hacer los niños? ¿Es bueno para ellos no 'tocar' un libro en todo este tiempo? ¿Es mejor que dediquen parte de su tiempo a repasar o mejorar en lo aprendido? Hay muchas opiniones respecto a esto y la verdad es que, como en casi todo, la palabra clave es la moderación.

Los niños han pasado todo el curso levantándose pronto, yendo a clase, estudiando, acudiendo a extraescolares, etc, y dejando poco tiempo para hacer lo que de verdad a ellos les gustaría. Los niños tienen una vida alejada de las responsabilidades de los adultos y sin mayores preocupaciones que los estudios, en la mayoría de los casos. Pero, cada responsabilidad a su tiempo, y, si se han esforzado durante el curso, se merecen unas buenas vacaciones. Aunque esto no significa no hacer absolutamente nada.

Los niños deben aprovechar este tiempo de descanso para disfrutar de su familia, sus amigos, la playa, los juegos y de todo lo que no pueden disfrutar del mismo modo durante el curso. Pero, ¿quién dice que ese disfrute este reñido con aprender? Los juegos abren muchas posibilidades, no hay porque jugar solo a juegos físicos, los juegos en los que se trabajan los conocimientos de los niños pueden ser incluso más divertidos. Los niños no sentirán la obligación del estudio pero aprenderán de igual forma.

Aún así, hay niños con los que el repaso en forma de juego no es suficiente. Hay quienes que quizá no se han esforzado lo que debían en el curso, o van un poco retrasados con alguna asignatura o necesitan continuar con una rutina de estudio para no perder esa capacidad. Cada niño es un mundo, y no se puede tratar a todos por igual. En estos casos lo que se recomienda es tratar de ganar terreno de repaso con juegos, pero establecer un horario de estudio obligatorio también. Para quienes no se han esforzado, será una manera de ver que el trabajo tiene su recompensa, y la falta de este, no. Y para quienes tienen problemas o retrasos en el estudio, les ayudará a empezar el curso con más seguridad.

Este horario obligatorio no debe ser muy amplio, pero debe ser útil. El niño está de vacaciones y tenerle estudiando horas, acabaría por tener un efecto negativo y desmotivador. Un rato al día, una hora, más o menos, puede ser más que suficiente. Y es bueno, e incluso necesario, al igual que para los adultos, tener unos cuantos días seguidos de descanso total.

Tanto los niños como los adultos deben aprovechar las vacaciones para ser más libres que lo que el resto del año se les permite ser. Descansar es necesario, pero hay muchas formas de mantener la mente activa sin dejar de pasarlo bien.




flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar