Atados al calendario

Parece que hay una regla no escrita que nos obliga a marcar objetivos importantes en los que debemos trabajar desde el día 1 de enero.

Calendario de mesa. //hofmann.es

Calendario de mesa. //hofmann.es





Estamos en una época del año en la que proliferan por todas las casas los nuevos calendarios del año 2020, con sus distintos diseños y formatos: unos para colgar en la pared, otros para poner en las mesas, unos con fotografías de lugares cercanos, otros con ilustraciones… En definitiva, unos objetos a los que nos “atamos” y que marcan nuestras vidas, en ocasiones de forma exagerada.



La realidad está ahí fuera y no entiende de números negros o rojos

Las personas que trabajan enseguida buscan en ellos los días festivos del próximo año, si hay algún “puente”, etc. con la intención de empezar a planificar las vacaciones o las posibles escapadas de los próximos 365 días. Quizás la gente desempleada, por su parte, se fije menos en este tipo de detalles debido a su situación laboral y vea cada día como una auténtica oportunidad de que su vida cambie en ese sentido.




Sin embargo, trabajemos o no, parece que hay una regla no escrita que nos obliga a marcar objetivos importantes en los que debemos trabajar desde el día 1 de enero. ¿Por qué sucede esto? ¿Realmente lo que nos pasa en la vida está vinculado a lo que refleja un calendario? ¿Tan programados estamos como para no poder “despegarnos” de una supuesta presión impuesta por un trozo de papel o cartón que pretende orientar nuestros proyectos diciéndonos cuándo debemos reiniciar nuestra propia vida?



Liberémonos de esa necesidad irracional de buscar objetivos cuando termina un año y empieza otro, porque las metas pueden aparecer en cualquier momento del año, sea el día que sea, sea laborable, lectivo o festivo. ¿Vamos a aplazar el establecimiento de una meta porque se está acabando el año? ¿Nos garantiza el éxito adaptar nuestros plazos a un calendario?



Revisemos ya nuestras metas, maticémoslas y hagámoslas alcanzables sin mirar si al almanaque también le encajan en su hoja de ruta. La realidad está ahí fuera y no entiende de números negros o rojos.


TAMBIÉN EN:
flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar