OPINIÓN | ANÁLISIS POLÍTICO

Sobre el 41 aniversario de la Constitución de 1978

Por CELIA RIVAS LÓPEZ. 09/12/2019

Un acto controvertido por las ausencias, las conversaciones distendidas entre algunos dirigentes por "condición humana" y la coincidencia con la celebración de la CUP25 en Madrid.

Meritxell Batet, presidenta del Congreso, ejecutando el discurso conmemorativo del aniversario de la Constitución de 1978.

Meritxell Batet, presidenta del Congreso, ejecutando el discurso conmemorativo del aniversario de la Constitución de 1978.





El pasado 6 de diciembre se celebró el 41 aniversario de la Constitución de 1978 en el Congreso de los Diputados. En un año convulso en el que aún no hay Gobierno por la falta de acuerdo político, sonado ha sido este acto único que se celebró en la Cámara.



Si comparamos la celebración y los actos que se recogieron en la web oficial de Moncloa, encontraremos claras diferencias con el año pasado, cuando se conmemoró el 40 aniversario. Y es que, en la agenda oficial del presidente del Gobierno en funciones, solo se hace mención a su asistencia ese día a la Cámara para estar presente en el homenaje a la Carta Magna. Moncloa, en esta ocasión, ha omitido subir vídeos del aniversario o declaraciones de los dirigentes políticos. Para el 6 de diciembre, prefirió recoger la noticia de las declaraciones de Ábalos en relación a la Cumbre sobre el Clima que se está celebrando en Madrid, en la que habló sobre el compromiso al que esperan llegar en 2030, para lograr reducir en un 32% los gases contaminantes emitidos a la atmósfera por el sector del transporte en España. Si empezamos a buscar solo encontraremos documentación gráfica de este acto, en la página web del Congreso de los Diputados, y en los medios de comunicación que se hicieron eco de ese día. 




Aunque este acto conmemorativo, no haya tenido este año una gran trascendencia en la web de Moncloa, ha sido un acto que, mediáticamente, ha tenido una cierta repercusión por las ausencias de los grupos parlamentarios que no han querido asistir al acto conmemorativo. Este fue el caso de ERC, Junts per Cat, la CUP, EH Bildu, Compromís, PNV o el Bloque Nacionalista Galego. Pero lo que más ha dado de qué hablar, fue el vídeo que se hizo viral de un momento que fue captado, (antes del inicio de las palabras que pronunció  Meritxell Batet), de una conversación animada que mantuvo Iván Espinosa de los Monteros con Pablo Iglesias e Inés Arrimadas, en la que pudo verse cómo se reían por algo que Ivan les comentó, y que no ha trascendido a los medios. 



Las reacciones no se hacían esperar, y Rufián, de Esquerra Republicana, venía a recriminar la actitud de Pablo Iglesias por parecer relajado y sonriente con quien pedía una condena de 75 años de cárcel para Oriol Junqueras. Pablo Iglesias respondía al igual que el de ERC en un tuit, quitándole "leña al fuego", y publicando algunas imágenes en las que se veía a Rufián y a él mismo, conversando con políticos de otras posiciones ideológicas. 



Sin querer restar importancia a la declaración de Pablo Iglesias, "la condición humana",  -como admitió-, para justificar el que pueda hablar con unos y otros aunque estén ideológicamente separados, debería ser también la condición a tomar  por el político, -más aquel con representación en la Cámara-, para no hacer difícil e insostenible, la necesidad de llegar a un acuerdo para formar gobierno. Olvidamos que a pesar de que exista esta democracia representativa, el ciudadano es quien vota, y parece ser que tras estas elecciones ha primado más, la opinión de los afiliados socialistas y de Podemos para continuar con este acuerdo, que el resultado de las elecciones. Por cierto, hoy ERC confirmaba que, aún está por ver si podrá lograrse, aunque Junts Per Cat, ya le ha dado vía libre omitiendo la consideración de "traidores" por querer pactar con el gobierno de Sánchez. Entonces, ¿para quién espera gobernar Pedro Sánchez? Esa es posiblemente la pregunta que más de uno lleva haciéndose desde que se hizo público el presunto acuerdo. ¿Para qué se repitieron las elecciones? ¿Cuánto podría costar la abstención de ERC? 



La tesitura en la que se encuentra el Partido Socialista en la que hará lo posible “respetando la Constitución”, -como ha admitido Pedro Sánchez-, con el partido que no ha sido capaz ni de conmemorar el día de la Carta Magna, podría también cuestionar la posición del grupo socialista que estudia ahora recurrir al Tribunal Constitucional por la resolución acordada en la Asamblea de Madrid por VOX, PP y Ciudadanos para ilegalizar a los partidos independentistas, empeñados por la fuerza a la autoderterminación, sí o sí. 

Hoy por desgracia, es más que factible que se produzcan de nuevo otras elecciones, si el Partido Socialista no usa esa “condición humana”, de la que hablaba Iglesias, para buscar el acuerdo entre los partidos constitucionalistas. Importante acuerdo no solo para que pueda ser investido, sino también para que puedan presentar y sean aprobados los siguientes Presupuestos Generales del Estado.


flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar