OPINIÓN | SOBREPROTECCIÓN

Indefensos por la sobreprotección

Por SARAI LABIANO. 08/03/2017

¿Dónde poner el límite a la protección de los hijos?

hijos
padres
Sobreprotección
Límites
Indefensos

La sobreprotección acarrea numerosos problemas.

La sobreprotección es un problema latente en nuestra sociedad y muchos padres la llevan a cabo sin darse cuenta. Es entendible que los padres siempre quieran lo mejor para sus hijos, que sean los más guapos, los más listos y que nunca les pase nada malo. Pero los niños tienen que aprender, tienen que saber qué está bien y qué está mal y tienen que aprender a valerse por sí mismos.

Hay quienes llegan a la universidad sin saber freírse un huevo frito, y quienes no hacen las tareas de la casa porque siempre les han dado todo hecho, por poner algún ejemplo, y aunque estos son problemas menores hay otros que acarrean consecuencias más relevantes.

Las madres y los padres no se dan cuenta, o no se quieren dar cuenta, de que con la sobreprotección lo que consiguen es dejarlos indefensos ante el mundo real.

Un niño que no tiene obstáculos nunca aprenderá a saltarlos y los muros crecen a la par que el niño. Si un niño empieza desde que es pequeño a saltar un obstáculo pequeño, luego otro más grande y luego otro… poco a poco y de uno en uno los muros se irán haciendo más grandes pero él sabrá cómo saltarlos, sin embargo quien se enfrenta con 20 años a su primer muro… solo puede ver llegar el golpe que está encaminado a recibir. Y eso a los 20, pero habrá quien lo reciba a los 30 o 40, aunque esos ya quizá ni se levanten del suelo después.

Estas son algunas características de los padres sobreprotectores:

1. Evitan a los hijos las situaciones o experiencias difíciles. Impiden que investiguen y se arriesguen y por lo tanto que aprendan de ello.

2. Impiden que investiguen y se arriesguen y por lo tanto que aprendan de ello.

3. No ponen límites a los deseos y caprichos de los niños, de modo que estos pueden pensar que pueden tenerlo todo.

4. A lo que sí ponen límites es a la independencia o autonomía.

5. Crean miedo acerca de ciertas cosas a los hijos, para seguir manteniendo el control.

6. Si no pueden ayudar a sus hijos en algo, y siempre hay cosas que no se pueden controlar, se sienten culpables.

7. Cuando un adulto se dirige al niño el padre/madre suele contestar por él.

Obligando y/o prohibiendo nunca se consigue más que lo contrario a lo que uno quiere. Y siendo demasiado permisivo el resultado no es mucho mejor, se debe encontrar el término medio. Ni tanto ni tan calvo.

Los niños no van a ser niños toda su vida y no van a tener siempre a sus papás para que le resuelvan sus problemas, de hecho esos niños quizá tengan que resolver en el futuro problemas de los padres y desde luego si se cumple la ley de la vida esos niños van a sobrevivir a sus padres, así que ¿por qué no esforzarse en darles los recursos que les van a hacer falta? Al que tiene hambre no hay que darle el pescado sino enseñarle a pescar, ¿no?

TAMBIÉN EN:
El éxito, ¿un sueño?

Por ANA SEMPERE RICO

Etiquetas para el amor

Por ANA MANCHEÑO MORALES

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar