domingo, 24 de octubre de 2021

Dulce reaparece: “Se arrodilló (Isabel Pantoja) para pedirme que volviera a Cantora”.

Dulce Delapiedra ha estado más de treinta años al lado de Isabel Pantoja y ha criado a sus dos hijos


Dulce reaparece: “Se arrodilló (Isabel Pantoja) para pedirme que volviera a Cantora”.
  • whatsapp
  • linkedin

Dulce Delapiedra se une al elenco de actores secundarios del culebrón de la temporada: “Cantora Crest”. La que fuera niñera de Kiko Rivera y Chabelita ha decidido hablar tras permanecer en silencio desde la dura entrevista del DJ. Según la ex-superviviente: “Isabel Pantoja me dijo que quería envejecer conmigo”.

Isa Pantoja y Dulce están tan unidas que han vivido juntas cuando la joven se marchó de Cantora

Dulce Delapiedra fue algo más que una niña para el clan Pantoja: se convirtió en la mujer de confianza de toda la familia, sobre todo en el caso de la tonadillera y, tras explotar la bomba, ahora ha decidido tirar de la manta como nunca antes lo había hecho y ha desvelado detalles que no se conocían sobre su relación con la tonadillera.

Todo en una entrevista para la revista Lecturas que, últimamente, parece ser el canal de comunicación de la familia Pantoja. Según la ex-niñera: “Se arrodilló (Isabel Pantoja) para pedirme que volviera a Cantora”.

A pesar de todo lo que se ha dicho, Dulce Delapiedra fue una persona fundamental en la vida de Isabel Pantoja. Durante casi tres décadas se convirtió en la sombra de la cantante y, ahora, ha dado una dura entrevista sobre la guerra que ha enfrentado a Kiko Rivera con el clan. Desde que el DJ acusara a su madre de haberle robado, Dulce no había abierto la boca, solo para defender a su “niña”, Isa Pantoja, y recordar que fue ella la primera en denunciar la falta de cariño por parte de su madre.

En el pasado, Dulce ya se había sentado en un plató de televisión para denunciar que Isa no había sido bien tratada por la familia o que, tras una baja por un problema en la espalda, fue despedida y no le devolvieron sus cosas.

En esta entrevista en Lecturas, Dulce Delapiedra cuenta cosas que, hasta ahora, nunca se había atrevido a confesar y describe Cantora como un lugar “tétrico”. En su día a día, la niñera de los Pantoja tenía que hacer frente a una gran cantidad de situaciones complicadas, las exigencias por parte de la tonadillera, sus despilfarros económicos o los desengaños: “Pantoja me dijo que me guardaba un piso pero lo vendió”. Una situación que dejó a Dulce completamente hundida.

Su relación con los Pantoja empezó a los 18 años cuando conoció a Agustín Pantoja en un concierto organizado en Barcelona. Dulce asegura que el hermano de Isabel era su ídolo de juventud. Entonces, la tonadillera le ofreció trabajar como niñera en Cantora cuando Kiko apenas tenía un año. Empezó cobrando 30.000 pesetas (al cambio, unos 180 euros) y acabó con 600 euros. Su precaria situación económica y “siempre estaba en números rojos”.

Después, le tocó ser niñera de Isa, que es su gran debilidad. En total, 25 años dedicado a los Pantoja hasta que. en el año 2014, Isabel decide despedirla, el mismo año en el que nace el bebé de Isa y Alberto Isla.

La catalana siempre se ha mostrado a favor de Isa, a la que siempre llama “mi niña”. Incluso, vivieron juntas durante los primeros años de la joven fuera de Cantora y es la madrina del hijo de la concursante de “La Casa Fuerte”.

En el año 2015, Dulce aceptó la propuesta de participar en “Supervivientes” y, desde entonces, ha optado por un papel secundario en la trama de los Pantoja.

Dulce explica en la entrevista que trabajar con Isabel no era fácil:

“Isabel dormía de día y comía poco. Si le apetecía a las tres de la mañana pedía un solomillo, un café (…) Sus manos y sus pies era yo, quería que fuera para toda la vida y envejecer conmigo”.

Y a pesar de haber visto crecer a Kiko Rivera, hoy no le tiene ningún cariño ni tienen buena relación. Pero, al escuchar su entrevista en “Cantora: la herencia envenenada” no pudo evitar sentir pena por él.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar