sábado, 23 de enero de 2021

Rafael Amargo queda en libertad

Rafael Amargo fue detenido por dos delitos: uno por pertenencia a grupo criminal y, otro, por tráfico de drogas


  • whatsapp
  • linkedin








A pesar de todo lo que se ha dicho en televisión, el bailaor Rafael Amargo ha quedado en libertad por la jueza que lleva su caso. Eso sí, se le ha retirado el pasaporte, no podrá salir del territorio de España y tendrá que acudir al juzgado cada quince días. A última hora de este jueves, la magistrada del Juzgado de Instrucción nº 17 de la ciudad de Madrid, en funciones de “guardia de detenidos”, ha acordado poner en libertad al bailarín y coreógrafo Rafael Amargo, además de los otros tres detenidos dentro de la operación Codax, entre ellos a Eduardo Santos, pareja del artista y asistente de producción de la obra “Yerma”.







La jueza ha impuesto una serie de medidas cautelares: el bailarín no podrá salir del territorio nacional, se le retira el pasaporte y tiene que acudir al juzgado cada quince días.







Los cuatro detenidos serán investigados por la supuesta comisión de un delito de pertenencia a organización criminal y otro contra la salud pública, por tráfico de drogas. Pero, esta calificación a nivel penal solo es inicial y podrían cambiar según se van realizando las diligencias de la investigación dentro de la instrucción judicial. La magistrada ha adoptado esta decisión totalmente en contra del criterio del fiscal, que solicitó prisión, el martes pasado, para los cuatro detenidos.







Rafael Amargo tomará medidas antes todo lo que se ha dicho sobre él a dos días de un estreno

Pasadas las once de la noche,el bailarín salía de los calabozos de Plaza Castilla muy feliz ante los periodistas que esperaban algún movimiento, dando palmas y abrazando a Cándido Conde-Pumpido, su abogado. “Si que se me ve muy animado y tengo que estar mañana en el estreno de la obra”. Aunque “Yerma”, la obra de flamenco que estaba preparando el artista, tenía fecha de estreno el jueves 3 de diciembre, finalmente la productora decidió retrasar el estreno a pocas horas del estreno.







Rafael Amargo se quiso defender asegurando que “no hay nada en mi casa” y que si hubiera “organizado una campaña de marketing tan grande para su obra de teatro”, no le habría salido mejor. Advirtió que no se iba a quedarse quieto y “Pablo Escobar había uno” y tras conocer todas las acusaciones realizadas en programas de televisión sobre su pertenencia a una organización criminal, va a “escribir una serie de televisión”.







El bailarín añadió: “Lo que hacen es dañar al artista pero me va a servir para escribir. En mi casa no había nada, había mucha alegría, es un lugar donde han pasado muchos artistas (…) uno puede decir lo que le de la gana”. Y a lo largo de estos días, justo antes de su último estreno, todo lo que ha pasado es de “poca vergüenza y poca humanidad”. Rafa Amargo asegura haber estado “tirado en el suelo”, durante dos días, en un “calabozo comido de mierda” y ha criticado la situación pues “las administraciones tienen unas obligaciones”. Aunque los policías se han portado muy bien con él, el bailarín se queda de “la gente de los calabozos se ha portado nefastamente”.

Amargo ha calificado de auténtico “furor” todo lo que ha sucedido a lo largo de los últimos dos días por su detención, pues “no se ha encontrado un alijo” y los medios han creado un “espectáculo innecesario”. El artista afirmó: “Si le hubiera tocado a una persona menos fuerte se lo cargan”. Muy emocionado, quiso dar las gracias a todas las personas que le han apoyado y dejó claro que: “Me gusta la fiesta y me gusta celebrar”.

También quiso mandarle un mensaje cargado de cariño a su actual mujer, Luciana, que también fue detenida en el marco de la operación Codax: “Hace un año nos casamos y no lo sabía nadie (…) Voy a echar unos cojones como no he echado nunca y voy a romper las tablas”.

El pasado martes, el bailarín fue arrestado nada más salir de los ensayos de la mencionada obra, “Yerma”, en el céntrico teatro madrileño de La Latina. La investigación ha sido bajo la responsabilidad de la Fiscalía y del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría del Centro. Las pesquisas comenzaron hace casi un año por menudeo de drogas en los barrio de Chueca y Malasaña, pero se fue complicando hasta llegar a lo que se ha considerado “un grupo criminal”.







Te puede interesar