martes, 11 de mayo de 2021

El cuidado de la belleza refleja nuestro estado de ánimo

Las ganas y el empeño que pongamos en nuestra forma de presentarnos establecerán en parte nuestro estado de ánimo.


El cuidado de la belleza refleja nuestro estado de ánimo
  • whatsapp
  • linkedin

El ritmo tan acelerado que llevamos hace que, muchas veces, descuidemos algo tan básico como nuestra imagen. En el momento de lo icónico, de que a todo tenemos que ponerle cara o una fotografía, mucha gente piensa que debe mantener una buena imagen. Algunos expertos que, aunque no se quiera, trasladamos muchos mensajes a través de la comunicación no verbal con nuestra forma de vestir o, por ejemplo, con nuestra apariencia. https://elespejodoble.es es una web que nos puede ayudar para comenzar a cuidar nuestro aspecto físico o algo tan básico como nuestro rostro y, en especial, el femenino.

No hacen falta grandes cuidados para dar una buena imagen de nosotros mismos. Con cuatro pautas, podemos mejorar nuestro aspecto físico mientras nos cuidamos en todo un ejercicio de incrementar ya no solo nuestra belleza, sino nuestra salud.

¿Por qué cuidar nuestra imagen?

Nuestra imagen personal es la primera “carta de presentación” que ofrecemos y, por ende, debemos cuidarla tanto como nuestro currículum o nuestra experiencia profesional. Hacerlo presenta muchas ventajas. La primera es que tendremos una mayor confianza y seguridad en todos, y en especial en todas. El sexo femenino parece que está más forzado a cuidarse, a aparecer siempre perfectas… Y, en un mundo así, cuidar su imagen se puede traducir en una mayor confianza y seguridad para con ellas mismas y respecto al resto que incremente nuestra eficacia y nos ayude a tener más arrojo para alcanzar nuestros objetivos. Aunque sea algo llamativo, sentirse atractivos mejora la autoestima.

Con este incremento de la confianza en nosotras mismos, también tendremos menos vergüenza a la hora de relacionarnos con otras porque no nos sentiremos menores que nadie. En este sentido, también mejorarán nuestras relaciones personales. No consiste en mostrar una imagen de una persona que no eres, simplemente en cuidarla y que concuerde con el estilo de cada una. Ese estilo proyectará una imagen que se adapte a ti, a tus intereses y tus gustos, que definirán “de un brochazo” qué quieres y qué proyectas.

¿Cómo puedo cuidar mi imagen?

Hay diferentes formar de cuidar de nosotras y de nuestra imagen. Lo primero de todo es saber en qué punto estamos y que queremos mejorar. Tenemos que ser conscientes de quiénes somos y debemos reconocer que no somos perfectas y que estamos dispuestas a cambiar. Solo hace falta saber cómo. Hay unos puntos básicos: comer saludable y hacer mucho ejercicio, no solo porque tendrás un cuerpo más o menos esculpido, sino porque te ayudará a liberar la mente y a estar más contenta, algo que se reflejará en tu imagen personal. Además, es importante aceptar las críticas y asumirlas como algo positivo -siempre que venga de alguien cercano-, como un comentario que lo que busca es hacernos mejorar y conseguir nuestro objetivo.

¿Qué productos puedo usar?

Partimos de la base de que no debemos tener hábitos de vida poco saludables. Por lo tanto, es poco conveniente que fumes o bebas en exceso porque solo puede restarle a tu imagen.

Para tener nuestro rostro cuidado, debemos usar cremas o productos antioxidantes y elementos hidratantes que mantengan las células activas y operantes para una correcta regeneración de la piel. Además, hay técnicas que pueden mejorar algunas partes de nuestro rostro: ojos, pómulos… Con unas cuantas técnicas de maquillaje natural que puede favorecer ciertas partes de nuestro aspecto.

Como habrás podido ver, cuidar nuestra imagen va mucho más allá de parecer más o menos guapas. Los mensajes que traslademos con la comunicación no verbal son muy importantes, y más aún lo es todo aquello que podamos hacer para mejorar nuestra imagen personal. Solo así podremos presentarnos fuertes y preparados para todo que le venga, aquello a lo que nos tengamos que enfrentar.

Autor

COLUMNA CERO

Te puede interesar