jueves, 6 de mayo de 2021

Ana Rosa Quintana culpa al gobierno y veta a Alfonso Merlos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, objetivos principales a batir por parte de la presentadora de Mediaset


Ana Rosa Quintana culpa al gobierno y veta a Alfonso Merlos
  • whatsapp
  • linkedin

El programa de Ana Rosa Quintana está dando mucho que hablar en esta cuarentena. Ante la falta de progras en directo y antes del culebrón del Merlos Place, era ella uno de los rostros más destacados tras cubrir cinco horas diarias dando información sobre la situación que asola España. Ahora, la presentadora ha explotado contra el Gobierno de manera directa posicionándose así en un lado del polo ideológico.

Ana Rosa, noticias falsas y campaña para que la despidan

La información durante los primeros días del confinamiento, a medio camino entre lo desconocido y los bulos hizo mella en todos los medios de comunicación. El Programa de AR en concreto se hizo eco de un supuesto empresario que decía fabricar mascarillas en masa y Pedro Sánchez no se las compraba. Ana Rosa dio cabida en su formato a sus incendiarias declaraciones así como otorgándole un halo de credibilidad del que carecía. Las consecuencias no se hicieron esperar y al día siguiente las redes sociales se ensañaron con ella cuando su propio compañero Risto Mejide y el portal Maldito Bulo desmentían al farsante. De ahí surgió una campaña en Change.org para pedir el despido de la presentadora, o al menos, la retirada temporal del programa que ya venía recogiendo críticas de excesivamente alarmista.

La venganza de Ana Rosa contra PSOE y Unidas Podemos

Muchos telespectadores estaban empezando a sentirse incómodos con la parcialidad de Ana Rosa Quintana, algo que ella siempre ha negado aduciendo su papel de periodista plural. Sin embargo, a raíz del escándalo del Merlos Place, su entrevista a Alfonso Merlos, cuya primera aparición pública fue en su programa, fue considerada un "masaje" en toda regla. Las críticas no se hicieron esperar con miles de usuarios indignados en redes sociales y además compararon su "suavidad" con la profesionalidad de Sonsoles Ónega y Risto Mejide, que sin entrar en intimidades fueron más directos. Esto debió encender a la presentadora muchísimo y parece que se ha plegado a las teorías que indican que todo es una maniobra para acallar a periodistas incómodos. Es por ello que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y todo el Gobierno de España se ha convertido en sus enemigos número uno. Mientras las alabanzas van para Pablo Casado, Díaz Ayuso y Almeida, los partidos en el poder se llevan la peor parte. La consentida de Paolo Vasile cuestiona la poca capacidad de diálogo dejando a una derecha que también tiene mucho que decir, aunque no qué hacer, porque solo han aprovechado estos tiempos para desplegar noticias falsas y absurdas con el único objetivo de sacar rédito político. Además, ha aprovechado las nuevas medidas para llamarlos apresurados aludiendo a una "inutilidad" que se ve muy bien desde la barrera.

Alfonso Merlos vetado en los programas de su productora

Sí, aunque el periodista colabora en dos programas de la productora de Ana Rosa Quintana; se habrían dado ordenes de arriba para vetar todo lo que tenga que ver con él. El Merlos Place está prohibido después de lo que se consideró un "blanqueo de imágen" de Ana Rosa y una penosa intervención de Javier Negre en Cuatro al Día (Joaquín Prat). Alfonso Merlos seguirá colaborando con Ana Rosa y Sonsoles Ónega criticando con bastante cinismo como Pablo Iglesias se salta el confinamiento... para ir a hacer la compra. Hay que decir que en el programa de Sonsoles no cuenta con fuego amigo: la propia presentadora le apercibió el otro día por no dejarle preguntar con libertad y hasta Marta López ha advertido que coincidirá allí con él. Isabel Rábago, su ex amiga, tampoco se acobardó el día que coincidió con el murciano. Así, Ana Rosa ha decidido "proteger" a su colaborador hasta donde pueda sin tener en cuenta el sacrificio que supone en cuanto a audiencia ya que Sálvame, Viva la Vida y Socialité han batido records.

Autor

Enrique Erre

Te puede interesar