lunes, 10 de mayo de 2021

Attack On Titan: Revisión del manga de Hajime Isayama

Attack on Titan es una gran obra maestra a pesar de un final apresurado y algunas preguntas sin resolver: Hajime Isayama está en el Olimpo del mangaka


Attack On Titan: Revisión del manga de Hajime Isayama
  • whatsapp
  • linkedin

Una obra como Attack On Titan, con sus temas y sus paradigmas narrativos relacionados con el contexto editorial de la shonen, simplemente nunca se había visto. El epílogo del manga de Hajime Isayama coloca como lápida a toda una era, una década de experimentalismo para el mercado del cómic japonés y en la que la oscura fantasía del joven sensei japonés se ha consolidado como un fenómeno de culto real, fuera de la Tierra del sol naciente.

El hálito profundamente internacional de la obra, y su potente vena dramatúrgica, nos han acompañado durante casi 12 años de serialización, poco más de una década caracterizada por una escritura suntuosa, nunca banal y, hasta el final, sorprendente. Llegamos al final de un viaje, el viaje de Eren, pero también de Armin y Mikasa, así como de Reiner, Levi y también de Gabi y Falco y de Jean y Connie con un toque de amargura: el de un final que, a pesar del conmovedor mensaje de fondo, no pudo proporcionar adecuadamente todas las respuestas que habíamos establecido.

Attack On Titan es un shonen fuera de lote

Resumir el manga Attack on Titan puede que no sea fácil: es una obra cuyo impacto en el paisaje de los shonen fue, en 2009, devastador por decir lo menos. Un universo narrativo complejo, impregnado de misterios, de un "saber" parcialmente perceptible en sus primeras etapas y extraordinariamente estratificado a medida que la historia continuaba su curso, una pieza tras otra, una arcana a la vez. Una fantasía oscura con una impronta estilística incontenible y una idea de guión muy clara: deconstruir, desde el principio, todos los paradigmas de todo un género narrativo. Y lo consigue muy bien, Isayama: cada arco narrativo, cada pista de guión, cada personaje introducido (y posteriormente profundizado) toma su lugar en un gran mosaico que se vuelve cada vez más complejo, que a partir de la acción salpican los colores de los primeros capítulos. poco a poco una dimensión política y, poco a poco, cada vez más íntima e introspectiva.

Eren es el alfa y omega de una historia que quiere deconstruir todas las trampas de la narrativa y del héroe clásico: el predestinado, a su pesar, rodeado y aplastado por el peso de un elenco de personajes increíbles, que evoluciona lentamente y explota con una fuerza abrumadora (e inquietante) en un arco final en el que emergen las elecciones autorales más increíbles.

Attack On Titan es una historia de continuos retrocesos: una apología de la violencia, aterradora y cruelmente realista sobre la guerra y sobre el relativismo del conflicto, una crítica al racismo en la que toda la visión pesimista de su autor emerge abrumadoramente, pero está por encima toda una historia de continuos cambios de roles.

Una metáfora demoledora sobre la relación entre dolor y amor, entre heroísmo y martirio. Es una historia de descenso a los infiernos, cuyo ascenso parece posible pero nunca predecible, como advertencia. Un presagio que tiene el sabor amargo y picante de un mundo oscuro y sin posibilidad de redención, pero en el que los destellos de luz y positivismo hacia la humanidad no se desvanecen por completo.

Attack On Titan: Un trabajo coherente, (casi) hasta el final

El último paréntesis que conduce al conmovedor epílogo de la obra es, de hecho, la suma de toda la carrera artística de Hajime Isayama . En el loco enfrentamiento final, y en los giros que enriquecen la ya complicada tradición de Shingeki no Kyojin , todos los temas abordados por el autor en los 11 años de serialización se entrecruzan con la violencia. La fuerza autoral de la obra radica precisamente en el manejo narrativo de toda la producción, que en el arco final cambia sustancialmente y vuelca los tonos y perspectivas de la historia, sonando hasta el final una serie de giros con un impacto devastador y sensacional.

En el arco final se juega todo el desarrollo del carácter de los protagonistas, fenomenal a nivel emocional, meticuloso y refinado en el gran diseño de su guión. Pero no todo es perfecto: Isayama es de los que siempre le ha gustado hacer mil preguntas para dar, al final, las respuestas correctas en el momento adecuado, alimentando las expectativas de la resolución final de su historia.

Y si hasta el capítulo 138 de Attack On Titan todo el mosaico narrativo se sostiene con vigor y mantiene muy alto el listón cualitativo, es por desgracia precisamente con el epílogo que el autor no pudo cerrar la obra con las mismas ideas autorales que siempre lo han distinguido. Los temas y el mensaje final de las últimas tablas siguen siendo extraordinarios y devastadores, pero la prisa por llevar a buen término su historia sin proporcionar suficientes respuestas sobre la construcción del mundo entero bañada por el manga, desafortunadamente, seguirá siendo una pequeña mancha en una gran obra maestra que podría han sido totales. Un epílogo sentido, conmovedor y simbólico que, sin embargo, no puede satisfacer plenamente para el manejo de algunos giros y ciertas implicaciones narrativas, que habrían necesitado al menos un capítulo más, pero que en conjunto tiene al menos el mérito de mantenerse coherente. 

Inexactitud y violencia: el código estilístico de Isayama

El estilo gráfico de El ataque de los gigantes siempre ha sido una cruz y un deleite para sus lectores. Desordenado e impreciso al principio, lenguaje peculiar y estilo autoral al final. Con su rudo, esencial, en determinadas situaciones hasta grotesco, Hajime Isayama ha ido imponiendo poco a poco un código estilístico muy diferente a la limpieza visual y las maravillas de la versión animada. Sin embargo, hasta la fecha, es difícil imaginar el manga Attack on Titan sin la estética esencial y profundamente sangrienta de su joven autor. Panel tras panel, el lápiz de Isayama-sensei ha sabido labrar un lugar importante para el lenguaje estético de la obra, rasgo capaz de realzar el aspecto más violento de la historia y sobre todo el dinamismo en las fases de acción.

Las líneas curvas, verdadero leitmotiv de la titánica anatomía de Isayama, acompañan la acción sin volverla nunca demasiado confusa (excepto, quizás, solo para la batalla final), un estilo gráfico sucio y violento que realza por completo todo el patetismo y exasperación visual de la trabaja.Hay que decir, sin embargo, que el diseño de los personajes, demasiado achatado y poco variado, sobre todo en los volúmenes iniciales, lo adolece. Un elemento, el estilo visual, que sigue siendo parte del lenguaje de autor del mangaka, que igualmente logra brindar destellos de dirección y una construcción escénica simplemente poderosa. El espejo que refleja sus temas y su escritura: una criatura compleja, a veces deformada, pero tremendamente fascinante.

Attack On Titan es una gran obra maestra y una obra de la que se hablará extensamente en los próximos años. Un verdadero criterio en la escena editorial japonesa, capaz de contaminar magistralmente las necesidades comerciales de un consumidor objetivo con las elecciones profundamente autorales de su creador. Cruce y deleite en cuanto a la mezcla visual, desde la insuficiencia artística a un código estilístico real, pero también una gran historia por los temas, la calidad de la escritura y el mensaje final. Desafortunadamente, la autoría de Isayama-sensei, un valor agregado para gran parte de la obra, termina convirtiéndose en su propia condena en un epílogo que no logra tomarse su tiempo y satisfacer plenamente. Shingeki no Kyojin se queda con la emoción de una emoción infinita y los cálidos recuerdos de un épica increíble y preciosa. El final es parte del viaje, por supuesto, pero la poesía permanece: y nosotros, incluso al final, solo podemos sentirnos abrumados por los sentimientos, como un amor que nace entre los hilos de un pañuelo gastado.

Luis Gerardo Harris Oberto
Autor

Luis Gerardo Harris Oberto

Redactor Freelance, autodidacta

Te puede interesar

Black Clover Manga 292 - Español
  • Edwin Gonzalez 26 abril 2021
Black Clover Manga 292 - Español
Boku No Hero Academia Manga 311 - Español
  • Edwin Gonzalez 26 abril 2021
Boku No Hero Academia Manga 311 - Español
Boku no Hero Academia 311: Primeras imágenes y spoilers
  • Luis Gerardo Harris Oberto 06 mayo 2021
Boku no Hero Academia 311: Primeras imágenes y spoilers
One Piece capítulo 1012: Primeros spoilers
  • Luis Gerardo Harris Oberto 29 abril 2021
One Piece capítulo 1012: Primeros spoilers