lunes, 17 de mayo de 2021

Salvan a una recién nacida con un corazón de un grupo sanguíneo incompatible

El Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, realizaba esta operación a vida o muerte. Es el primer trasplante sanguíneo infantil en el que hay incompatibilidad sanguínea entre donante y paciente.


Salvan a una recién nacida con un corazón de un grupo sanguíneo incompatible
  • whatsapp
  • linkedin

Carla es una niña extremeña de cinco meses a la que, cuando todavía estaba en el útero de su madre, le detectaron el síndrome de hipoplasia del ventrículo izquierdo. Cuando la familia se enteró de esta anomalía en el corazón del bebé que venía en camino, se trasladaron a Madrid, al hospital De Gregorio Marañón, experto en malformaciones congénitas.

La niña necesitaba un corazón pequeño para que cupiera en su pecho, y que el donante fuese compatible con la recién nacida. Había pocos donantes, porque solo mueren "uno, dos o tres bebés al año", según la directora de la Organización Nacional de Trasplantes, Beatriz Domínguez-Gil. Ante la falta de donantes compatibles con Carla, se recurrió a una situación peligrosa pero necesaria: usar un corazón de una persona incompatible con la niña.

El 9 de enero moría un niño en el Gregorio Marañón. Los padres donaron su corazón y, pocas horas después, Carla era intervenida. El equipo, mientras que intentaba introducir el órgano en el cuerpo de la bebé, regaba el mismo con sangre de manera extracorpórea, sin pasar por el corazón. Los cirujanos eliminaban los anticuerpos de la niña frente al órgano, para no ser rechazados.

La operación duró exactamente 230 minutos. Según el jefe del equipo de Cirugía Cardiaca Infantil, Juan Miguel Gil, "la clave es el tiempo. Trabajamos contra el reloj. Por debajo de las cuatro horas, el éxito está casi garantizado. Por debajo de las seis horas, es factible".

En otros países, como en Estados Unidos o Australia, ya se había llevado a cabo este tipo de operaciones. A partir de Carla, en España será posible.

Baby Fae.

Es un caso muy similar al de la niña extremeña. Stephanie, una niña estadounidense, nacía el. 14 de octubre de 1984 con la misma patología que Carla. Ante la posibilidad de morir, la madre decidió que a su hija se le introdujera el corazón de un mandril para intentar salvarle la vida.

Días después, el 26 de octubre, el nuevo corazón de la niña latía en el interior de su cuerpo. Sin embargo, tres semanas este se paraba y, por lo tanto, la niña moría.

No fue más que el inicio de la lucha por salvar la vida a os recién nacidos, o a cualquier persona, a pesar de la incompatibilidad entre personas basándose en la sangre de las mismas.

Te puede interesar