jueves, 26 de enero de 2023

Alfonso Fernández Mañueco, investido presidente de Castilla y León

El popular cambia de socios y, aunque quiso fagocitar a Vox, ahora forman parte de su gobierno con un vicepresidente sin cartera y tres consejeros.


Alfonso Fernández Mañueco, investido presidente de Castilla y León
  • whatsapp
  • linkedin

Alfonso Fernández Mañueco revalidó su cargo al frente de la presidencia de Castilla y León con 44 votos a favor (PP y Vox) y 37 en contra (PSOE, Por Ávila, Podemos y Unión del Pueblo Leonés). El popular, que ha cambiado de socio y ha pasado de tener a los liberales de Ciudadanos a los ultras de Vox, se comprometió a defender “la coalición sin complejos” que ha forjado con Vox “trabaje como una piña”.

El nuevo gobierno autonómico se ha comprometido a poner en marcha una batería de iniciativas de respuesta ante el agravamiento de la situación económica compuesto por una batería de medidas por un importe de más de 400 millones de euros.

Así lo ha anunciado durante el discurso de investidura ante el Pleno de las Cortes, donde ha avanzado que ese documento contendrá medidas de competitividad energética para aligerar la factura de familias y empresas, actuaciones de financiación para compañías directamente afectadas por el conflicto de Ucrania, así como dirigidas a agricultores y ganaderos -incluyendo ayudas directas para aliviar el incremento de costes-, también al sector del transporte, para mejorar la financiación de empresas y abaratar las tarifas de viajeros, además de contemplar actuaciones de eficiencia y ahorro energético en la Administración Autonómica, ayudas a las familias vulnerables, con más financiación para las ayudas de emergencia.  El conjunto de medidas anunciado por Fernández Mañueco también incluye un aumento de las ayudas a los pacientes que deben desplazarse y de las indemnizaciones por razón de servicio de los empleados públicos y compensar el incremento de los costes en los contratos del sector público.

El candidato del partido ganador de las elecciones autonómicas celebradas el 13 de febrero y único propuesto por el presidente de las Cortes para someterse a la sesión de investidura también ha anunciado una auténtica revolución fiscal, que llevará la próxima legislatura a aprobar la mayor bajada de impuestos de la historia de Castilla y León. En ella se incluirá la rebaja este mismo año del tramo autonómico del IRPF a todos los contribuyentes en el primer tramo del tipo, para lo que de forma inmediata se iniciarán los trámites del proyecto de ley, además de la bajada de impuestos a empresarios y autónomos, muy especialmente en el mundo rural.

La rebaja impositiva “es buena” para las familias y las empresas, ha defendido Fernández Mañueco, quien ha comprometido que, además de la rebaja del tramo autonómico en el Impuesto de la Renta, a la largo de la próxima legislatura también se aplicarán nuevas deducciones por residir en zonas de riesgo de despoblación y por trasladarse a trabajar en ellas, así como beneficios fiscales de acceso a la vivienda, reducción del Impuesto de Transmisiones para las empresas que se instalen en el medio rural, bonificación por la compra y el alquiler de explotaciones agrarias prioritarias y de fincas rústicas o la rebaja un 95% de las tasas generales de pesca y caza.

Y pedirán al Gobierno de España que aplique una fiscalidad diferenciada que contribuya a luchar contra la despoblación, una cuestión nacional prioritaria que debe ser abordada en coordinación con todas las Administraciones Públicas, ha asegurado el candidato a la investidura, quien ha defendido Castilla y León como tierra de acogida, siendo enriquecedor y necesario incorporar a la sociedad a personas extranjeras, siempre de forma legal, ordenada, con clara vocación de integrarse.

 

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar