lunes, 6 de diciembre de 2021

“Sus corazones laten igual que los nuestros”

AnimaNaturalis y Cas International han presentado en Madrid la campaña “Salvemos a los Galgos” para concienciar y pedir protección para estos perros usados en la caza y en las carreras.


“Sus corazones laten igual que los nuestros”
  • whatsapp
  • linkedin

Durante el acto de presentación los activistas han formado un mosaico de grandes dimensiones. El gran cartel resultante tiene doble cara, por un lado muestra la mirada triste de los galgos utilizados como meras herramientas de trabajo y por la otra cara, galgos felices corriendo sin obligaciones, solo para disfrutar.

El galgo es una raza de perro que se “emplea” para la caza y también para carreras en diferentes comunidades autónomas de nuestro país, especialmente en Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla-León. “Solo en Sevilla se abandonan 5.000 galgos al año y algunas estimaciones calculan que en España son descartados casi 50.000 galgos y otros perros de caza como si fueran meras cosas” señalan desde AnimaNaturalis.

Sin leyes que los protejan

En la actualidad no existen leyes que protejan a los galgos y a las otras  razas de perros utilizados para la caza, solo los reglamentos de las propias federaciones de caza que según las organizaciones animalistas son claramente insuficientes. “Para los cazadores y galgueros, estos animales son simples herramientas, meras cosas para utilizar a su capricho” afirma Jaime Posada, coordinador de AnimaNaturalis.

“Los galgos sirven mientras son ágiles, jóvenes, obedientes y rápidos, cuando enferman, envejecen o ya no dan la talla para cazar o ganar carreras, se les deshecha. Sí, se les descarta como si sus vidas no valieran nada en absoluto” añade Posada. Por lo tanto es necesario atajar este problema desde su raíz y cambiar las leyes que desprotegen a los galgos y a otros perros que se utilizan para la caza. Y esto es lo que desde AnimaNaturalis y CAS International pretenden conseguir con esta campaña: concienciar a la población en general y cambiar las leyes.

La campaña “Salvemos a los Galgos” exige que las leyes que ya protegen a los animales de compañía en sus intereses más básicos también protejan a estos otros animales, así como un mayor control de las rehalas y cheniles “donde malviven y sufren tratos indignos”. La campaña, iniciada en España y dirigida a las autoridades españolas, cuenta con una versión internacional “Save the Galgos” por lo que se esperan apoyos en toda la Unión Europea.

Un  escollo que se encuentran las organizaciones que defienden a los animales es la inexistencia de un registro único que aporte los datos de abandono. De este modo, sin un registro oficial es difícil proteger a los galgos y exigir responsabilidades a las personas que los tienen a su cargo.

La tragedia de correr más rápido

Las conclusiones derivadas de una investigación reciente sobre las carreras de galgos hecha por AnimaNaturalis y CAS exponen una situación terrible para estos animales. Según explican ambas organizaciones los perros se ven obligados a correr hasta el agotamiento y sufren duros entrenamientos para ganar carreras.

Cuando ya no están en sus mejores condiciones físicas para ganar campeonatos “son asesinados de formas horribles simplemente para que no puedan tener camadas que den éxito a otros criadores” aseguran.

Las carreras de galgos, aunque poco conocidas por el público en general, son comunes en España, sobre todo en Andalucía.

Más de mil firmas en menos de un día

En las escasas veinticuatro horas que lleva activa la campaña “Salvemos a los Galgos” se han recogido más de mil firmas. Personas que ya apoyan a las organizaciones de defensa animal en esta acción que pretende incluir sus reivindicaciones en la nueva Ley de Protección y Derechos de los Animales, recientemente presentada por la Dirección General de Derechos de los Animales.

La sociedad exige cambios dignos de este siglo que, en realidad, son cosas tan sencillas como no sufrir y gozar condiciones de bienestar. Todas las personas que han vivido o bien con galgos saben que necesitan paz, tranquilidad, amor y un sofá, asegura Posada.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar