lunes, 26 de julio de 2021

Hallan el cadáver de Olivia, una de las dos niñas secuestradas por su padre en Tenerife

Su padre, Tomás Gimeno, habría metido el cuerpo en una bolsa y lo habría lastrado al fondo del mar. Ahora se busca en el mar tanto al padre como a la pequeña de un año, Anna.


Hallan el cadáver de Olivia, una de las dos niñas secuestradas por su padre en Tenerife
  • whatsapp
  • linkedin

Los equipos de búsqueda encontraron este jueves en el mar el cadáver de Olivia Gimeno Zimmermann, una de las dos niñas presuntamente secuestradas el pasado 27 de abril por su padre, Tomás Gimeno. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias y la Guardia Civil ratificaron el hallazgo del cuerpo de la menor encontrado en el fondo del mar, a un kilómetro de profundidad, en el interior de una bolsa y lastrado por el ancla de la embarcación del progenitor de las menores. Ahora, la investigación se centra en hallar los cuerpos de Anna y de Tomás.

El robot del buque de búsqueda Ángeles Alvariño halló en torno a mediodía del jueves dos bolsas a tres millas de la costa tinerfeña. En el fondo del mar había dos bolsas: una de deporte, en la que se encontraba la menor, y otra vacía. Ambas fueron reflotadas y el cadáver se trasladó a tierra en torno a las 18.00 horas para ser trasladado al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de San Cristóbal de La Laguna. 

Los investigadores creen que Gimeno mató a las niñas antes de salir de su domicilio ya que nadie vio con vida a sus hijas junto a él después de las 19.00 horas, cuando los tres entraron en el domicilio del padre. Una línea de investigación apunta a que el progenitor drogó a sus hijas; otra, que las asfixió con una almohada. Una vez sin vida, ya entrada la noche para correr menos peligro, Gimeno cargó sus cuerpos en su vehículo y los introdujo en bolsas para partir con ellos en la lancha. Está por ver qué ocurrió con el cuerpo de la pequeña Anna, ya que no está en la segunda bolsa hallada en el fondo del mar. Las autoridades piensan que Gimeno usó el cinturón de buceo para hundirse en el mar una vez lastró el cadáver de sus dos hijas. El Ángeles Alvariño sigue buscando en el área en cuestión. 

Reconstrucción de los hechos

Gimeno, de 35 años, recogió a Anna en la casa de la madre, Beatriz Zimmermann. Después, acudió a un campamento al que acudía Olivia tras el colegio y, junto a sus dos hijas, visitó la casa de los padres de este en Candelaria, donde estuvo alrededor de una hora. Después, los tres estuvieron en la casa del padre. 

En torno a las 19.30 horas fue visto en el puerto deportivo Marina Tenerife solo. Cargó seis maletas y bolsos, por lo que realizó tres viajes en su Audi A3 blanco. La segunda vez que zarpó fue interceptado por la Guardia Civil y propuesto para sanción por saltarse el toque de queda. Al día siguiente, la embarcación fue localizada vacía, a la deriva y sin ancla frente a la localidad de Puertito de Güímar, en la cosa este de la isla. Poco después, se encontró flotando una silla de retención de menores para coches, previsiblemente de Anna. El pasado lunes, se halló una botella de oxígeno y una funda nórdica en el mar que pertenecían a Gimeno. 

El día de la desaparición se vio a Tomás Gimeno cargando seis bolsas en la lancha en la que se montó en torno a medianoche. 

Te puede interesar