miércoles, 14 de abril de 2021

Son 330 imprescindibles a las órdenes de guardias civiles y al servicio de todos nosotros

Lo mismo marcan un alijo de drogas, que participan en el rescate de personas, detectan tabaco de contrabando o explosivos; ahora amplían su adiestramiento en el ámbito del terrorismo.


Son 330 imprescindibles a las órdenes de guardias civiles y al servicio de todos nosotros
  • whatsapp
  • linkedin

Fue en 1982 cuando la Guardia Civil crea el Servicio Cinológico para apoyar a las unidades operativas en la búsquedas de personas desaparecidas, intervención en catástrofes, localización de drogas y explosivos, rescates en montaña y actividades donde su instinto es imprescindible, como lo son cada uno de ellos, cada uno de los 300 agentes caninos, a lo que llamar perros me parece impropio dada la perversión del lenguaje. Les hemos visto en Algeciras (Cádiz), detectar alijos; en los aeropuertos y puertos candentes, en escarpadas montañas y sobre toneladas de escombros detectar vida. Ahora, Fernando Grande-Marlaska (ministro Interior) y María Gámez, jefa de la Guardia Civil, les han visitado en su centro ‘madre’ de El Pardo (Madrid), donde aprenden de sus instructores y maestros, bajo el mando del coronel Jorge Cumba Simal, jefe del Servicio Cinológicoy Remonta (SECIR).







En los primeros 10 meses de este pandémico 2020, el SECIR ha realizado más de 2.500 operaciones de rescate y auxilio humanitario, han participado en 8.314 actuaciones contra el tráfico de drogas, en las que se han intervenido casi 1.600.000 kilos de sustancias estupefacientes, además de unos 18.300 servicios de detección de explosivos y 145 de tabaco de contrabando; y todo ello: con empleo y sin sueldo; su recompensa es la caricia de su cuidador, compañero e instructor, y saber que cada día pasarán un rato juntos perfeccionando la interacción y habilidades con las que nos protegen a los ciudadanos, incluso a quienes maltratan a sus congéneres. Ahora, el SECIR amplía su participación en misiones donde son más que necesarios, y trabajan para participar en situaciones de alto riesgo, provocadas por grupos terroristas y organizaciones criminales. Al final de su vida, cuando firman un currículo impecable de aciertos sin reproches, van a casas donde adoptan a otros cuidadores que les miman como se merecen. España cuenta con agentes caninos guardias civiles, policías nacionales, policías autonómicos, bomberos y voluntarios.







Guardia Civil cuenta con 330 agentes caninos, 146 especializados en la detección de drogas, 113 en explosivos y 71 en seguridad y rescate.

Los 461 de Policía Nacional

Pon fin!, puedo publicar esta información que ahora va a superar las 400 palabras que exige Google, o quien sea. Y, a lo importante. Lo primero, me gusta que Grande-Marlaska tenga la sensibilidad de reconocer la valía de los agentes caninos. Son 6 los que tienen medalla, que comparten con sus adiestradores, lo mismo que el cariño y cuidados mutuos. Ellos son: Ginger, destinado en Alicante; Alva, en Málaga; Bull, en Las Palmas de Gran Canaria; Neo, en Málaga; Yuko, en Alicante; y Elko de Parayas, destinado en el Grupo Especial de Operaciones (GEO); todos especialistas en drogas, billetes y detección armas, excepto Elko de Parayas, especializado en asaltos.

Son 461 agentes caninos en activo, de los que 197 están especializados en explosivos, 178 en drogas, billetes y detección de armas de fuego; 11 en rescate y salvamento, 6 en recuperación de restos humanos y 3 en detección de acelerantes de fuego; hay 66 en adiestramiento.







Te puede interesar