lunes, 17 de mayo de 2021

Barcelona deja atrás el pico de la segunda ola y Madrid mejora paulatinamente

Madrid se sitúa como la quinta comunidad con una incidencia acumulada más baja y Cataluña comienza a ver cómo la curva de contagios se ralentiza e, incluso, disminuye.


Barcelona deja atrás el pico de la segunda ola y Madrid mejora paulatinamente
  • whatsapp
  • linkedin

Madrid y Barcelona se han convertido en dos ejemplos de cómo doblegar la curva de contagios en cada autonomía sin necesidad de confinar domiciliariamente a sus ciudadanos. A pesar de que la situación no es buena (ambas tienen incidencias muy alejadas de los 25 casos por cada 100 habitantes y tienen parámetros, como el de la ocupación de las UCI, muy por encima del 25%), los datos demuestran que se ha entrado en una meseta, e incluso un descenso, de la curva de contagios. No obstante, no hay que relajarse: los expertos aseguran que la situación solo mejora con tiempo, pero puede empeorar en cuestión de horas.

Madrid, hace dos meses, tenía la situación epidemiológica completamente descontrolada. Los expertos aseguran que el 18 de septiembre se vivió el pico de contagios en la autonomía pero, desde ese día (con una incidencia acumulada alrededor de 800 casos), la situación ha ido mejorando paulatinamente. 

En la actualidad, la incidencia acumulada se sitúa en 403 casos por cada 100.000 habitantes, algo que ha logrado contra todo pronóstico científico a nivel nacional y europeo. Su estrategia se basaba en zonas básicas de salud, que no abarca ni un barrio completo, con limitaciones de entrada y salida de esos mismos territorios (existían muchas excepciones a la norma) y cierre de hostelería y comercios en un horario "adelantando". Comenzaron con algo más de 50 zonas básicas cerradas y, en la actualidad, hay 38 con una incidencia superior a 500 casos por cada 100.000 habitantes. De esta manera, la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, defiende que es compatible  controlar la crisis sanitaria sin agravar la económica que supondría el cierre de la hostelería y los comercios para evitar contactos sociales. El resto de zonas básicas han seguido con las limitacciones a nivel nacional o autonómico (como el cierre de la hostelería, los toques de queda...).

Cataluña es otro ejemplo de cómo controlar la segunda ola. El número R de reproducción del virus, que indica la media de personas a las que puede contagiar un positivo, descendió este miércoles por debajo del 1 (los expertos indican que, por debajo de 0,8, la pandemai está controlada) y los contagios comienzan a descender, por poco que sea. Esto responde a las limtiaciones que se aprobaraon entre el 12 y el 18 de octubre, con el cierre de laa hostelería, la supresión de clases presenciales y la recomendación del teletrabajo. 

Si se alcanzara la ansiada cifra del 0,8, se estima que los casos se irían reduciendo a la mitad cada dos semanas. 

Te puede interesar