viernes, 7 de mayo de 2021

Bertín Osborne, La Veneno y las dos Españas

El presentador hizo un chiste intolerante en su programa de Canal Sur


Bertín Osborne, La Veneno y las dos Españas
  • whatsapp
  • linkedin

Bertín Osborne no quiere hablar de política pero termina hablando. Y es que su programa en Canal Sur está en el punto de mira por su polémico y sonado fichaje y la oposición no va a permitir ninguna tontería o que el presentador cruce la línea en cuanto a contenidos. Por eso, el jerezano ha basado su programa en un show clàsico con música, entrevistas, corazón y humor. Precisamente esto último es lo que no gusta a la izquierda ya que en ocasiones sus dardos siempre van dirigidos a los mismos: el gobierno de Pedro Sánchez y el gobierno de coalición.

Bertín Osborne: cotilleo y humor para ajustar cuentas políticas y machismo a borbotones

El show de Bertín Osborne en Canal Sur nació como un programa de talentos de los muchos que tiene la radio televisión andaluza. Sin embargo, el programa ha derivado en un espectáculo de la televisión de los años 70 con contenidos "supuestamente blancos". Lo único que chirría es que en su corta andadura el programa acumula muchas críticas por disfrazarlo y venderlo de esta manera.

Desde que comenzaran se situaron en el ojo del huracán por hablar de Enrique Ponce en unos términos bastante malos, defender a María Teresa Campos a cambio de echar por tierra a Jorge Javier Vázquez o referirse a las mujeres como "han salido buenas camadas en Huelva". Todo eso aunado a un gran presupuesto ha hecho que tanto PSOE como Unidas Podemos se sean sus enemigos íntimos.

El chiste de mal gusto de La Veneno y Pedro Sánchez

Y es que en esa parte de humor y monólogos en el show de Bertín Osborne se mezcla actualidad y política. Para nadie ha pasado desapercibido el éxito de la serie de los Javis Veneno sobre la vida de la transexual Cristina Ortiz. Eso le sirvió al cantante para bromear con un colaborador sobre que la España de Pedro Sánchez se podía definir como la España de la Veneno. Y fue entonces cuando ese invitado dijo una cosa que no vamos a repetir aquí. Un gag algo extraño que solo entendió una parte de su audiencia a la que aún hacen gracia los chistes de maricones, moros o tartamudos.

La gracieta tuvo su réplica en las redes sociales donde algunos usuarios reprocharon el tono del chiste donde se pretendía ridiculizar al Presidente del Gobierno comparándolo con un ser humano denostado en su momento y que hoy en día gracias a la serie de A3 Media se ha visto reconocido. De hecho hasta el propio Pablo Iglesias reconocía el papel de la de Adra (Almería) como contribución a la normalización de estas personas.

Te puede interesar