lunes, 12 de abril de 2021

Un asesino en serie: el autor de los crímenes de Valencia

Ha asesinado a un hombre de 42 años y descuartizado su cadáver; y ha asesinado a un subinspector de policía, cuando iba a detenerle. En Suecia cumplió 14 años de cárcel.


Un asesino en serie: el autor de los crímenes de Valencia
  • whatsapp
  • linkedin

Pierre Danilo Larancuent (1981), sueco de 36 años, nacido en la costa oeste de Suecia, en la ciudad de Gotemburgo; Todavía está empadronado en una dirección en Majorna (a 10 km de Gotemburgo).

En 2004, con 23 años, va a juicio acusado de ser el cabecilla de una red de narcotraficantes que distribuyen éxtasis, entre Europa y Estados Unidos, vía aérea y oculta en maletas. Los tribunales le condenan a 14 años de prisión.

Entre rejas conoce a un penado a cadena perpetua desde 2000: Ricard AR Nilsson, sentenciado por el asesinato de tres personas, cuando se hallaban en una zona de ocio. Su amistad y colaboración surge de las referencias que comparten. Ambos se saben inteligentes, amantes del crimen, ideólogos de asesinatos, diestros en evadir la acción policial… aunque están en la cárcel.

Escritores convictos

Pierre Danilo Larancuent se matricula en estudios de Historia y, posteriormente, en Psicología. Se titula en las dos disciplinas mientras se inicia, con su colega Ricard AR Nilsson, en la novela negra, a la par que les publican distintos artículos para diversos periódicos, entre ellos la revista ‘Skurk’. En 2012, ve la luz ‘Men Without Grace’, como dúo de escritores Nilsson & Larancuent, y en el verano de 2013, lo hace su segunda novela, ‘Con la muerte como una sombra’. Más tarde publican una colección de cuentos cortos.

El digital sueco ‘Svensson’, con el título ‘Cuando la injusticia gana’, reseña sus obras así: “Un cuento escrito por ex criminales”, por Ricard AR Nilsson, Pierre D Larancuent, en 2016. El texto del artículo dice: “Después de sus dos primeras novelas de detectives "Men Without Grace" y "With Death As Shadow", los autores Nilsson & Larancuent, lanzan la ‘Asamblea de Justicia Criminal. Cuando la injusticia gana’.







“La injusticia prevalece”

La obra recoge tres informes criminales sobre lo que ocurre a puertas cerradas (dentro de la cárcel), la diosa de la Justicia te ha vuelto la espalda, oficiales de policía y guardias de prisiones violan y son violados. Una sentencia de cárcel, basada en motivos dudosos. Prisioneros que abusan de prisioneros. Esta es una visión de un mundo que, desafortunadamente, es una parte real de la sociedad sueca. Un mundo donde la injusticia prevalece con demasiada frecuencia”.

Larancuent sale de la cárcel de máxima seguridad, de Kumlaanstalten, pero no parece que deje atrás a Nilsson, quien sí prosigue con su carrera de autor de libros y artículos en solitario, pero de alguna manera mantienen los lazos, a tenor de esta edición conjunta del año pasado.

Su narrativa se fundamenta en el crimen, los asesinatos (con cuchillo), la inteligencia para eludir a la Justicia, las drogas, persecuciones y violencia en cada página.

El dúo deja claro que disfrutan con el ensañamiento, la sangre, el horror de las víctimas y su humillación. Amén de saberse injustamente perseguidos y muy por encima, intelectualmente, de los investigadores suecos.

Dónde ha estado este tiempo?







Desde la salida de prisión a su muerte, poco se sabe de la vida de Pierre Danilo Larancuent, un hombre que en palabras de uno de los abogados que le defendió en la causa por narcotráfico, “era tranquilo y muy educado”.

El lunes, 11 de septiembre, sobre las 20:00h, una mujer ve a Larancuent, empapado en sudor y portando una maleta, que parecía muy pesada. Camina desde la vivienda que ocupa, en el nº 77 de la calle Sueca, hasta la altura del 107, de la avenida Peris y Valero. La maleta chorrea sangre por todo el recorrido.

A este vecino, que lleva unos meses en el barrio valenciano de Ruzafa, se le ha visto dormir en el balcón de la vivienda, en las noches de calor de este verano, y ha suscitado alguna sospecha en la zona, por ‘ser un poco raro’.

Albert Ferrer, 42 años

Albert Ferrer, un profesional de la estética, con su negocio, ‘Tu peluquería’, en la calle Huesca, es visto por última vez, en la noche del domingo, 10, en un bar cercano a la Estación del Norte de Valencia.

La noche del lunes, 11, un vecino de Ruzafa llama a la policía, para informar de que hay una maleta extraña entre dos contenedores. Los agentes de Policía Nacional y sus compañeros de la Policía Local, acuden al lugar. Observan la maleta y un rastro de goteo de sangre que siguen durante metros por la calle.

Uno de los investigadores es Blas Gámez. La noche se echa encima cuando descubren en el interior de la valija, entre ropas ensangrentadas, un torso de hombre, que presenta distintas heridas de arma blanca, en una primera inspección ocular. Ha sido asesinado. Pero, quién es?

Se activan todos los dispositivos de identificación, se trasladan los restos del fallecido al Anatómico Forense y se comienza una investigación, encaminada a resolver la identidad del torso y al autor del crimen.

Blas Gámez, subinspector, 51 años

El subinspector Gámez, vuelve a la mañana siguiente al lugar de los hechos. Pregunta en los comercios próximos si han visto algo, si han oído algo… Busca cámaras que hayan podido grabar las imágenes de quien dejó la maleta entre los dos contenedores. Sigue el rastro de la sangre hasta el portal 77 de Sueca.

Al inmueble entra, junto con un compañero y, ya en el rellano, se topan con un individuo de complexión fuerte que porta dos mochilas. Le dan el alto. El hombre saca un cuchillo de una de las mochilas y se abalanza sobre Gámez quien se defiende, pero la brutalidad del ataque supera, por sorpresivo, a los policías.

En segundos, Pierre Danilo Larancuent, asesta varias puñaladas al agente y, en segundos, el compañero de éste, saca su pistola reglamentaria y descarga 5 tiros. El agresor cae muerto, fulminado por la acción policial. Desgraciadamente, Blas Gámez ha perdido la vida en acto de servicio.

Un sueco en Sueca

La investigación prosigue con desazón y dolor, sin perder un minuto. En el registro de las mochilas del asesino se encuentra la documentación de Albert Ferrer, junto con el móvil del abatido y pertenencias varias, que se estudian. En la vivienda, ese primer piso del nº 77, hay rastro de sangre en diferentes lugares, entre otros, en el cuarto de baño, donde hay signos de haber utilizado muchos litros de agua.

Los indicios señalan que, en ese piso, se ha dado muerte y se ha descuartizado a Albert. Se ha desmembrado su cuerpo y distribuido por distintos lugares. Se buscan las extremidades y la cabeza, muy posiblemente arrojadas a otros contenedores más lejanos y con anterioridad al abandono de la maleta.

Una hipótesis

Hasta el momento, se desconoce la razón por la que Larancuent ha dado muerte a este señor; lo que si se conoce es el perfil del asesino, claramente identificado como asesino en serie descontrolado, en un estadio de furor de sangre que solo han parado las balas de un agente.

Con varias hipótesis y líneas de investigación en marcha, es estudia que, por causas que se desconocen todavía, Albert acudiera a la vivienda de Larancuent, en la noche del domingo. Allí es donde el sueco le ataca, le mata y trata de hacer desaparecer sus restos. Posiblemente, durante la madrugada del mismo domingo, en bolsas y abandonado en contenedores; tarea que bien pudo realizar durante todo el lunes, hasta dejar la última maleta.

Volver atrás en el tiempo

A los inspectores, buenos conocedores de la materia, les ocupa la tarea de volver sobre los pasos de Larancuent, desde que salió de la prisión hasta la comisión de sus dos últimos crímenes. Cuando la crueldad de matar es superada por el descuartizamiento, no puede esconderse la firme posibilidad de habilidades ya ejecutadas con anterioridad.

Este asesino muestra evidencias de haber repetido acciones criminales semejantes, de ser conocedor de lo que hace y cómo lo hace, amén de vivir en la creencia de saber sortear la acción de la Justicia, porque su inteligencia es mayor.

Interesante el compañero de cárcel, las conexiones que tienen y mantienen, y la posición de fuerza que tenga cada uno en ese dúo. Por el momento, a la espera de que las diligencias avancen y desvelen los últimos contactos telefónicos del criminal, su relación actual con las drogas, sus medios de vida y el camino que ha recorrido desde 2014.

Como siempre: secreto de sumario.







Autor

Te puede interesar