domingo, 18 de abril de 2021

Marlaska: el primer ministro de la democracia que acaba con la cúpula de la Guardia Civil

Nunca en 40 años se había producido una caída en cascada de los altos mandos de la Benemérita


Marlaska: el primer ministro de la democracia que acaba con la cúpula de la Guardia Civil
  • whatsapp
  • linkedin

El escándalo que está manteniendo en el centro de la polémica al Gobierno y a la Guardia Civil no es uno más porque a la magnitud de los acontecimientos se suma la singularidad de los hechos. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pasará a la historia por convertirse en el primer político de la democracia que acabó con la cúpula de la Benemérita, nunca antes en cuatro décadas se produjo la caída en cascada de tres altos mandos. Cabe recordar que al cese de Pérez de los Cobos posteriormente se unió la dimisión del número dos, Laurentino Ceña, y un nuevo cese del número tres, Fernando Santafé. Las razones: "pérdida de confianza", en palabras del ministro, mientras que la oposición y las asociaciones de los agentes lo atribuyen a una injerencia del poder político en un procedimiento judicial.

Lo cierto es que las grietas entre los distintos gobiernos y la Guardia Civil no son una novedad, pues a lo largo de la historia democrática han salido a la luz desavenencias, si bien es cierto que ninguna de ellas 'descabezó' la estructura del cuerpo con este calado. Al célebre caso de Luis Roldán, que provocó la dimisión de Antonio Asunción en 1995, ministro con Felipe González, se han sumado otras operaciones con cierto interés mediático y social, pero nunca con más de un cese o una dimisión.

Los desencuentros con la Guardia Civil

El primer enfrentamiento tuvo lugar en 1983, con el primer ejecutivo socialista de la democracia. Quien por entonces ostentaba la cartera de Interior. José Barrionuevo, fue abucheado durante el funeral de un guardia civil que había sido asesinado por ETA en San Sebastián. Según recoge la prensa, el ministro tuvo que pedir silencio en repetidas ocasiones mientras familiares de agentes le reprochaban sus alusiones al "pueblo vasco". No sería el último desencuentro.

La llegada del PP a La Moncloa de la mano de Aznar tampoco estuvo exenta de tensiones, aunque con una dimensión menos llamativa. En octubre de 2000, Jaime Mayor Oreja, por entonces al frente de Interior, cesó a José Pardos, jefe de la brigada de la Guardia Civil que presuntamente estaba implicado en la venta de exámenes. Más adelante, y tras los atentados del 11-M, el Gobierno de Zapatero apartó al teniente coronel José Antonio Rodríguez argumentando falta de diligencia por no remitir información al juzgado.

Con Mariano Rajoy como presidente también tuvo lugar otra sonada destitución, si bien afectaba a un mando de la Policía. José García, uno de los principales investigadores de los casos Gürtel y Bárcenas, fue cesado en octubre de 2013 por Jorge Fernández, ministro popular. Según las filtraciones que revelaron diversos medios de comunicación, la decisión se tomó después de que hubiera discrepancias en el contenido de los informes. En definitiva, cinco sucesos que, desde la detención de Luis Roldán, no habían alcanzado cotas tan elevadas de tensión como las del último episodio, que además deja en el aire el futuro de las relaciones institucionales entre el Gobierno y la Guardia Civil.

Te puede interesar