lunes, 10 de mayo de 2021

COVID-19, Manifiesto por los derechos de los sanitarios

Reclaman al gobierno que les escuche, ellos tienen los conocimientos, y que les proteja, trabajan bajo una presión extrema y, en muchos casos, con equipos de protección insuficientes.


  • whatsapp
  • linkedin

Durante una de las crisis sanitarias más grandes de los últimos tiempos, muchos profesionales de la sanidad se sienten desprotegidos y poco escuchados por el ejecutivo. Desde el inicio de la pandemia  se han sucedido noticias sobre la falta de medios. Es necesario proteger a todo el personal sanitario tanto de hospitales como de centros de atención primaria, sólo así se puede garantizar el derecho a la salud de todos, cuidando a los que nos cuidan.

Los  profesionales de la salud están realizando un esfuerzo titánico incluso poniendo en riesgo sus vidas, son ya más de 40.000 contagiados y más de sesenta fallecidos, además con el temor de contagiar a sus familias. Un grupo de sanitarios multidisciplinar y apolítico han firmado un manifiesto que han compartido en la red social Twitter en el que piden al ejecutivo una mayor atención y confianza en su experiencia, su formación y sus conocimientos, “somos profesionales, no políticos” afirman.

“No somos ni héroes, ni mártires, solo somos profesionales al frente de la lucha contra esta enfermedad” señalan reclamando los recursos homologados necesarios  para protegerse y así poder mejorar la atención a los pacientes. Tienen miedo por sus familias, el riesgo de contagio sin las EPIs adecuadas se ha comprobado que es alto. Reclaman protocolos actualizados, saber qué se está haciendo en cada una de las áreas y conocer los medios con los que cuentan en todo momento para que la atención a los pacientes sea mucho más eficaz y puedan seguir salvando vidas.

Soportan turnos de hasta 24 horas en los que deben estar al 100%, pero son humanos. Sometidos a un grado de estrés altísimo aseguran tener miedo de cometer fallos. Tampoco es posible, en estas condiciones, “comentar con compañeros la situación de los pacientes para tomar decisiones”, no hay tiempo. Muchos de nuestros profesionales sanitarios sufren ansiedad, insomnio y pesadillas. Les invade la tristeza y el agobio ante esta ingente e importante labor que han de afrontar en unas condiciones claramente mejorables.

“No es tarde, es imprescindible reconstruir nuestra sanidad pública. Invertir ahora, nos salvará mañana”, con estas palabras de esperanza concluye el manifiesto.

Te puede interesar