domingo, 11 de abril de 2021

Detenidos e investigados 203 personas y aprehendidos 2.000 especies de fauna protegidas

De forma pionera en España, se ha utilizado la técnica de datación de antigüedad mediante Carbono 14, elemento clave en la investigación del tráfico ilícito de marfil.


Detenidos e investigados 203 personas y aprehendidos 2.000 especies de fauna protegidas
  • whatsapp
  • linkedin

La Guardia Civil, en la operación Celacanto, ha detenido o investigado a 203 personas, por tráfico ilegal de especies protegidas y por delitos relacionados contra el Convenio CITES, contrabando y falsedad documental. Se han aprehendido 2.296 especímenes de 70 especies de fauna protegidas, y se han interpuesto 225 denuncias. Los agentes han realizado más de 2.000 inspecciones en establecimientos de venta de animales, mayoristas, coleccionistas privados, tiendas de antigüedades, así como servicios coordinados en puertos y aeropuertos.

Carne de anguila







La operación, que se ha desarrollado en tres fases. La primera, coordinada por Europol en Europa e Interpol en el ámbito internacional, desarrollada entre el 15 y en 28 de abril, dirigida a la localización de carne de anguila europea, retornada al mercado, tras su salida ilícita. Esta especie es exportada ilegalmente en alevín (angula) hacia países asiáticos, donde se engorda en granjas, para su consumo en forma de anguila ahumada o fileteada, retornando al mercado europeo como producto elaborado o producto congelado. La Guardia Civil lidera en Europa la lucha contra el tráfico ilícito de angulas desde 2012. Han llevado a cabo 196 inspecciones en locales de alimentación y restauración, y se han obtenido 51 muestras para su remisión y posterior análisis, por parte del Servicio de Criminalística. De las muestras remitidas, 4 de ellas fueron identificadas como anguila europea, lo que ha propiciado una investigación para localizar a los implicados en este tráfico.               

Tráfico de reptiles

La segunda fase, entre el 29 de abril y el 12 de mayo, ha tenido como objetivo la lucha contra el tráfico ilícito de reptiles.  Durante la investigación se han practicado 217 inspecciones; en las que se han intervenido 628 especímenes de reptiles vivos, que ha dado en la detención de 6 personas, por delitos contra la flora y la fauna o falsedad documental. Destaca la intervención, en el aeropuerto de Barcelona-El Prat,  de 76 especímenes de tortuga gigante de Aldabra  que un pasajero llevaba en su equipaje, cuando se trata de una especie protegida. Dada su rareza, es muy demandada en el mercado ilícito, con un valor de mercado aproximado de 114.000 euros. Además, se han incautado 113 especímenes de tortuga estrellada de Madagascar, muy valiosa en términos de conservación, ya que está catalogada en Peligro crítico por la UICN. En términos económicos, la valoración de las incautaciones de esta especie es superior a los 90.000 euros.







Málaga, Almería y Murcia

En las provincias de Málaga, Almería y Murcia se han practicado numerosas incautaciones por la venta y tenencia irregular de tortuga mora, especie incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas en la categoría Vulnerable, y que debido a la facilidad de su captura, unido a que en España se encuentran algunas de las mejores poblaciones de esta especie en Europa, resulta muy apreciada por  coleccionistas.

Marfil

Finalmente, las actuaciones de la tercera fase, entre el 3 y el 30 de junio, enmarcada dentro de la Operación Thunderball bajo la coordinación de Interpol, contra el tráfico de marfil de elefante africano, una especie de la que ha decrecido su población hasta un 30% en los últimos 7 años, debido a su matanza por los furtivos. Entre 2007 y 2014 se estimó que los furtivos mataron unos 28.000 ejemplares al año; aunque un estudio de este año estimó que, entre 2014 y 2017, esta cifra se había reducido a unos 14.000 ejemplares anualmente. Un descenso atribuido probablemente a la menor abundancia de estos animales y a la mayor protección que estaban recibiendo por los países africanos. De mantenerse la actual tasa de furtivismo, los expertos estiman que la población de elefantes se habrá extinguido en los próximos 15-20 años.

Más de 200 infracciones

Durante el desarrollo de esta fase, se ha detenido o investigado a 197 personas por delitos como tráfico ilícito de especies, contrabando o falsedad documental, y se han formulado denuncias por más de 200 infracciones por contrabando, condiciones higiénico-sanitarias de los animales o por la ausencia de núcleo zoológico autorizado. Igualmente, se han producido  1.669 incautaciones, entre especímenes de varias especies y artículos derivados de las mismas, destacando  543 piezas de marfil, valoradas en más de 400.000 euros, tanto tallado como colmillos en bruto. Han incautado trofeos de especies amenazadas como la avutarda, pieles de felinos protegidos como el ocelote o el lince boreal, algunas ya confeccionadas  (abrigos de piel), caparazones de tortuga carey y tres piezas de cuerno de rinoceronte africano, cuyo precio en el mercado ilegal alcanzaría los 60.000 € el kilo.

Zoológico clandestino en Badajoz

Entre los especímenes vivos también destaca la incautación de 6 loros grises de cola vinagre, especie clasificada en peligro de extinción por la UICN, y con un valor de 6.000 euros. Cabe resaltar la intervención de 313 especímenes vivos, en un zoológico clandestino en la provincia de Badajoz, en el que se encontraban sin ningún tipo de autorización más de 100 especímenes de diversas especies como el puercoespín africano o la grulla coronada, que gozan de un elevado grado de protección. A raíz de esta investigación, se produjeron detenciones en las provincias de Málaga, Zamora, Valencia, Sevilla y Córdoba, así como en Portugal, debido a las irregularidades detectadas en la documentación y al intercambio de especímenes producido de forma ilegal.

Carbono 14

Durante el desarrollo de la tercera fase, se ha contado con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica para la datación del marfil mediante la técnica del Carbono 14, que ha sido empleada por primera vez en España para estos fines. A fin de demostrar que una pieza de marfil es anterior a la fecha indicada, hasta ahora era frecuente aportar un certificado de antigüedad emitido por un anticuario experto. Recientemente, el MITECO ha impulsado la puesta a punto de una metodología basada en el análisis de radioisótopos de C14 para la datación del marfil. En la operación han participado agentes del SEPRONA, apoyados por unidades como el Servicio Fiscal, Servicio de Criminalística y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil. Asimismo, se ha contado con la colaboración del Ministerio para la Transición Ecológica, y del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, como autoridad administrativa CITES.







Te puede interesar