jueves, 26 de enero de 2023

Más de 500.000 voces pidiendo al unísono una sola realidad: igualdad

La huelga feminista del 8 de marzo congregó en diferentes ciudades de España a cientos de miles de personas que exigían a las instituciones y a la sociedad la equidad real entre hombres y mujeres


Más de 500.000 voces pidiendo al unísono una sola realidad: igualdad
  • whatsapp
  • linkedin

El 8 de marzo nunca volverá a ser lo que era. Si hace unos años se reivindicaba la incorporación de la mujer a la vida laboral, los dos últimso años ha tomado una perspectiva diferente. La igualdad entre hombres y mujeres, la equiparación salarial, la ruptura de las paredes y el techo de cristal y la eliminación del suelo pegajoso, entre otras realidad; estas eran algunas de las reivindicaciones que gritaron cientos de miles de personas -300.000 en Madrid y 200.000 en Barcelona-. Los principales núcleos urbanos de España se tiñeron de morado para exigir la abolición de las desigualdades de género y la expansión del movimiento feminista. 

A pesar de que algunos sectores acusaron a diferentes formaciones de politizar la huelga -el PP decidió no ir porque no estaba de acuerdo ni con los organizadores de la concentración ni con las peticiones de la misma-, se intentó que el único discurso fuera la reivindicación de la mujer y de sus derechos. Más de 1.300 actos reunieron a mujeres y hombres para gritar a una sola voz que se necesitan nuevas medidas políticas y sociales para erradicar una lacra -la violencia machista- y la desigualdad entre sexos que es tan necesaria en un siglo XXI en el que diveros estudios apuntan a que la violencia a la mujer está en los mismos niveles -y a veces es incluso superior- que hace 20 años. 

Diversos partidos políticos estuvieron presentes en las cocnentraciones de Madrid, Barcelona o Sevilla. En la capital diversos minitros de Pedro Sánchez -Carmen Calvo, Isabel Celaá, Dolores Delgado, Magdalena Valerio o la esposa del presidente, Begoña Gómez- encabezaron la pancarta del PSOE entre gritos de "Feminismo liberal, ridículo total" o " Ote, ote, ote, machista el que no bote". Allí también se encontraba, aunque en otro punto de la marea morada, la presidenta de Ciudadanos en Cataluña y número dos del partido para las próximas elecciones generales, Inés Arrimadas, alavó la labor de Clara Campoamor y aseguró que fue "un referente del feminismo". La portavoz de Unidos podemos en el Congreso, Irene Montero, aseguró que la manifestación de ayer perdía "no volver al pasado representado en el trío de Colón". 

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar