domingo, 18 de abril de 2021

¿Sufres de alergia a la humedad? Eso es lo que te han contado, no la realidad

Las alergias a los ácaros y hongos provocan rinitis persistente, lo cual altera la actividad laboral y social, el rendimiento escolar y laboral y el descanso nocturno.


¿Sufres de alergia a la humedad? Eso es lo que te han contado, no la realidad
  • whatsapp
  • linkedin

A pesar de que se trata de un concepto que se utiliza de forma habitual, lo cierto es que la alergia a la humedad como tal no existe. Pero se emplea para englobar a una serie de alergias con afectación de las vías respiratorias, provocadas por agentes que requieren grados elevados de humedad para su desarrollo. Entre ellos se encuentran los ácaros y los hongos.

Concretamente, la alergia a los ácaros es la segunda causa de alergia respiratoria en nuestro país. Tan solo le supera la alergia al polen, en tanto que la alergia a los hongos es la cuarta alergia respiratoria entre adultos y la segunda entre niños, en los que su prevalencia es bastante más alta.

¿Ha aumentado la alergia a la humedad en los últimos tiempos?

A pesar de estos datos, los expertos señalan que no se ha visto un incremento de la prevalencia a lo largo de los últimos años, y aunque estas alergias tienen una presencia en ciertos grupos de población, depende de las características climáticas de donde resida esa población. Dichas alergias pueden deteriorar de forma considerable la calidad de vida de las personas que las sufren.

De hecho, las alergias a los ácaros y hongos provocan rinitis persistente, lo cual altera la actividad laboral y social, el rendimiento escolar y laboral y el descanso nocturno. Además, frecuentemente les acompaña el desarrollo de un asma que, a diferencia del asma por alergia a los pólenes, suele ser persistente, lo que conlleva un mayor riesgo de deterioro de la función pulmonar de cara al futuro.

Si bien estas complicaciones no tienen por qué revestir necesariamente de más gravedad en los menores de edad, lo cierto es que lo expertos consideran imprescindible hacer cuanto antes un estudio alergológico a aquellos niños que tengan síntomas de rinitis o asma. Esto es muy importante, porque la actuación temprana puede mejorar bastante su evolución clínica en el futuro.

La higiene en el domicilio o en el trabajo es de vital importancia para evitar el desarrollo de este tipo de alergias. Sin embargo, el hecho de vivir en una región de clima húmedo dificulta la instauración de medidas preventivas. Por mucho que nos empeñemos, no podemos cambiar los factores de temperatura y humedad ambientales.

Pautas para frenar la alergia a la humedad

A pesar de esto, los expertos ofrecen algunos consejos de higiene doméstica para intentar prevenir en todo lo posible la aparición de estos agentes, y así controlar el desarrollo de las alergias.

Con respecto a los ácaros, se recomienda mantener las viviendas, y sobre todo los dormitorios, ordenados, con pocos elementos que puedan acumular polvo. Es importante que los colchones y almohadas estén cubiertos con fundas especiales, porque es en ellos donde más ácaros se acumulan y donde más horas pasamos al día.

Se aconseja también la limpieza con vapor y el lavado a 60º para terminar con los ácaros de alfombras y sofás, ya que en estos espacios también se acumulan con abundancia. En aquellas viviendas que sean muy húmedas es conveniente emplear deshumidificadores en dependencias determinadas, aunque esto presenta un problema: que presentan mucho consumo de electricidad.

Autor

COLUMNA CERO

Te puede interesar