contador web

ESPAÑA | EN LAS CONCLUSIONES HABLA DEL PAPEL CRECIENTE DEL JEFE DEL EJECUTIVO EN EL CONTROL Y LA INICIATIVA DE LAS ACCIONES COMERCIALES DEL PAÍS, ASÍ COMO LA IMPORTANCIA DE LA COORDINACIÓN DE TODAS LAS ADMINISTRACIONES

La tesis de Sánchez reivindica el liderazgo del presidente del Gobierno

Subraya el creciente papel del presidente del Gobierno en las relaciones internacionales y su responsabilidad en el diseño de la política exterior

Gobierno
economía
Sánchez
Arabia
Pedro
bombas
tesis

Tesis doctoral de Pedro Sánchez defendida en la Universidad Camilo José Cela

Mientras la tesis doctoral de Pedro Sánchez sigue en el foco de la crítica acerca de si su trabajo es fruto o no de un plagio, si ha existido un "negro" que ha actuado como redactor en nombre del presidente del Gobierno, si además a todo lo dicho se suma el autoplagio o si las citas no están bien referencias y entrecomilladas, o si incluso la calidad de la investifación es cuestioable, pocos han entrado realmente a explicar qué ha investigado Sánchez.

Una tesis doctoral debe destacar sobre todo por su originalidad, lo que significa que debe ser un trabajo en el que se proponen cuestiones que no han sido abordadas antes, aunque está permitido que el trabajo pueda nutrirse de otras aportaciones si están bien relacionadas y aporatdas al documento. Obviamente, no están permitidas las copias o los plagios. La tesis es un plan de investigación que persigue la obtención de unos resultados que se alcanzan tras seguir una metodología científica en el que se plantean unos objetivos y unas hipótesis y al final de la investigación se realizan unas conclusiones. 

La tesis doctoral de Pedro Sánchez titulada "Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público (2000-12)" es un trabajo académico que estudia las relaciones comerciales de España en la primera década del siglo XXI. Centrándonos en el capítulo de las conclusiones se puede observar qué ha aportado el trabajo de investigación de Pedro Sánchez a la comunidad del conocimiento y a las ciencias. El hoy presidente del Gobierno explicaba en noviembre de 2012 al tribunal de su tesis doctoral que "desde 2000 hasta la actualidad, el conjunto del sector público español viene realizando una decidida acción de diplomacia económica, innovando en los siguientes frentes (a) institucional; (b) instrumental y (c) de forma inclusiva al contar, el sector público, con los actores privados en el diseño y en la aplicación de la acción económica exterior", fijando la importancia del papel de la diplomacia entre las administraciones y las relaciones entre países.

Llama la atención el campo de trabajo elegido por el ahora presidente del Gobierno si traspolamos una de sus conclusiones al reciente conflicto con Arabia Saudí, que ha causado una de las grandes crisis de gobierno de Sánchez. El minsterio de Defensa cuestionó la conveniencia de resolver una suerte de contratos de venta en la que el Estado español se comprometía a fabricar 400 bombas de precisión láser para Arabia Saudí. La primera orden de la ministra de defensa, Maragrita Robles, fue liquidar el contrato, lo cual levantó una polvareda diplomática de primer orden que fue resuelta con la entrada en escena del propio presidente Pedro Sánchez, tal y como éste reconoció en la entrevista que ofreció a Ana Pastor en el programa El Objetivo de La Sexta

En su tesis doctoral, precisamente, Sánchez destaca en su alegato de conclusiones la importacia del papel del presidente del gobierno en la acción comercial exterior de un país. Así, concluye que es más necesaria la implicación del primer mandatario en la diplomacia economómica y cada vez está más presente en su agenda de trabajo. "La creciente implicación de Presidencia del Gobierno y de otros Ministerios ajenos al Ministerio de Asuntos Exteriores en las relaciones internacionales, ha supuesto la localización y concentración en el Jefe del Ejecutivo de un mayor número de responsabilidades en el diseño y ejecución de la política exterior", puntualiza en su tesis Sánchez. El contrato de venta de bombas a Arabia Saudí es una crisis diplomática que nace de su ejecutivo al entender la ministra Robles la necesidad de no respetar un contrato, suscrito por el gobierno español anterior, ya que el fin último de aquellas bombas es el de matar personas incocentes en el Yemen. Pero el ministerio que quedó en jaque fue el de Defensa, ante la injerencia de presidencia del Gobierno para no perder el vínculo comercial con los saudíes. Tal y como sostenía en la tesis, es el papel de Presidencia, apoyado después por el trabajo del ministerio de Asuntos Exteriores, el que se encargó de encauzar la labor diplomática comercial. Con su intervención aplacó dos problemas: reducir el clima de tensión y garatizar, a nivel interno, la conservación de los puestos de trabajo en la bahía de Cádiz y, en cuanto a la imagen exterior del país, restablecer las relaciones diplomáticas con los árabes. 

Fuera de este ejemplo práctico, Pedro Sánchez explica en su tesis doctoral que el trabajo diplomático en materia económica entre entre 2000 y 2012 podría mejorarse ya que en su opinión el resultado obtenido por el esfuerzo desarrollado así como algunas otras prácticas abordadas no conseguían el efecto esperado. "Las innovaciones institucionales creadas a nivel de Gobierno durante la última década (el Consejo de Política Exterior (COPEX) y la Oficina Económica del Presidente (OEP)) cuentan con un balance dispar: pese a su teórica importancia, el balance del COPEX es pobre, siendo en la actualidad un organismo sin funcionamiento, que conviene ser revitalizado para mejorar la coherencia de la acción exterior española. En cambio, la OEP sí se ha consolidado como pieza fundamental de la diplomacia económica española asumiendo un mayor número de responsabilidades en la definición e implementación de las relaciones económicas internacionales de España", razona.

El análisis de Pedro Sánchez también analizó el trabajo institucional de la Comunidades Autónomas y el de los ayuntamientos. En el caso de los consistorios explica que estos crearon organismos autónomos para fijar acciones de promoción económica para sus ciudades. "Los Ayuntamientos crearon Agencias especializadas para el logro de sus objetivos económicos internacionales". Pero en el caso de las comunidades autonómicas el trabajo concluye que las acciones dependían mucho más del papel personal del rector regional, en donde la organización de viajes encabezados por el presidente de la comunidad autónoma era una constante junto al despliegue de oficinas exteriores para la implantación de vínculos comerciales. "La acción económica exterior de las regiones españolas ha ido encaminada en dos direcciones, primero, a través de una acción diplomática directa (con viajes de los Presidentes/as de los Gobiernos de las CC.AA y/o la creación de Oficinas de promoción económica exterior); y en segundo lugar, la utilización de las Conferencias Sectoriales como espacios de cooperación institucional entre el Gobierno central y los regionales en la fijación de acciones de diplomacia económica", sostiene el trabajo.

Pedro Sánchez destaca como cuarto punto de su tesis la labor del Gobierno en la acción económica exterior, desde la diplomacia. como nuevo modelo de trabajo. "La promoción de las exportaciones y la captación de inversiones; centrándose, por tanto, en la diplomacia comercial y relegando otros aspectos de la diplomacia económica", según destaca. Sánchez indica como ejemplo de su estudio la relación comercial entre China y España. "Del examen realizado del PIDM -Planes Integrales de Desarrollo de Mercados- hacia China podemos concluir que se crea una suerte de “círculo virtuoso” que se retroalimenta y que se dirige a la elevación de las relaciones comerciales de España con la economía china, uno de los principales objetivos del PIDM". En este capítulo, la tesis no profundiza sobre los resulados de las alianzas diplomáticas porque la tesis doctoral se redactó sin el espacio temporal suficiente para poder extraer esas conclusiones. "Su reciente creación (2006 y 2008, respectivamente) impide obtener datos concluyentes sobre la eficacia de los mismos", reconoce el autor de la tesis. Sin embargo, admite que "los resultados de la investigación, pese a no ser concluyentes, indican una relación positiva, al menos durante los primeros años, entre la AOD y el nivel exportador de la región hacia el país beneficiario de esa AOD".

A la vista de que la solución a la crisis económica pasaba por la internacionalización, la exportación y el comercio exterior, las administraciones volcaron sus recursos en esta expansión. Cada uno llevando acciones comerciales por su cuenta. La tesis pone el acento en el ímpetu de las administraciones a la hora de abordar planes de acción subrayando que, para evitar el solapamiento y los esfuerzos doblados de la administración, es necesaria la implantación de medidas que coordinen las iniciativas. Cuestión que, como señala la tesis ya trataba de organizar el gobierno entonces. "Para evitar confusión y el riesgo de dispersión y pérdida de eficacia de las acciones de internacionalización económica, el Gobierno de España creó en 2006 el llamado Comité Interterritorial de Internacionalización (CII). En sus años de existencia, el CII ha promovido como principios de actuación la complementariedad de las actuaciones, la coejecución y la cofinanciación de las actividades promocionales. Más recientemente, y dadas las mayores restricciones presupuestarias las CC.AA han optado por usar la red de Oficinas Económicas y Comerciales (OFECOMES) del MINECO". Lo que lleva al autor de la tesis a plantear la necesidad de una acción encaminada a poner orden para lograr una administración más eficaz y evitar la pérdida de tiempo y recursos económicos cara a la consecución de los objetivos económicos perseguidos.

Sánchez explica que es necesario "transformar el Servicio Exterior en una Acción Exterior coherente y concertada entre todos los actores, públicos y privados, con dimensión internacional". Y apela a la necesidad de que exista una acción conjunta de forma que las diferentes adminstraciones -Gobierno, Comunidades autónomas, ayuntamientos y órganos creados por estas- se comporten como una única unidad. "La Acción Exterior debe implicar la unidad de acción en la misión (en la Embajada) entre el Embajador y los consejeros sectoriales dependientes de otros departamentos Ministeriales". Esta afirmación en las conclusiones de la tesis de Sánchez vuelve a poner la sombra sobre el caso del contrato de venta de bombas a Arabia en donde el ministerio de Defensa, siguiendo estos parámetros, no habría tenido en cuenta la diplomacia y otros ministerios ligados a una decisión tan compleja y sensible. 

La coordinación de las acciones de todo tipo de administraciones para captar más y mejores negocios es el punto crítico de la tesis doctoral de Pedro Sánchez. Su principal preocupación en la investigación es conseguir una fórmula que abrace a todos los agentes implicados para lograr el mejor resultado económico para el país. "La necesidad de transformar el Servicio Exterior en una Acción Exterior coherente y concertada entre todos los actores, públicos y privados, con dimensión internacional. La Acción Exterior supondría la coordinación de todos los departamentos con perfil internacional, ya sea dentro del Gobierno de España como con el resto del sector público (CC.AA y EE.LL), como con el sector privado (en el ámbito económico, claramente con el mundo empresarial), y desarrollar estrategias de diplomacia hacia una gobernanza económica más inclusiva, que permita la participación de otras economías (como por ejemplo, la nuestra) ajenas a las tradicionales en los órganos de decisión. La reciente incorporación española al G-20 es un buen ejemplo de lo expuesto", explica Sánchez

La tesis no pasa por alto la importancia de la Marca España la cual, razona el hoy doctor gracias a esta tesis, "responde a una necesidad demandada por el sector vinculado de crear una suerte de “guardián de la marca” que coordine toda la acción exterior vinculada a la Marca España". Sánchez cree que el papel de las grandes empresas debe servir como impulsor del resto del tejido empresarial, es decir, la de pequeña y mediana escala. "Las grandes multinacionales españolas en las estrategias de internacionalización debe ser, al menos en lo que respecta al sector público, una palanca para “arrastrar” al tejido empresarial español, insistimos, en su mayoría mediano y pequeño, en la estela del camino abierto por las grandes compañías", afirma como conclusión.

Por último, Pedro Sánchez resume que la importancia de su tesis "demuestra la importancia que la promoción y defensa de los intereses económicos ha adquirido en la política exterior española". Apunta hacia el campo de la diplomacia económica como un punto sobresaliente a cuidar por el Gobierno y es una invitación al ámbito universitario para pensar eb cómo germinar nuevos campos de exploración y prospección para la economía española. "Resulta en consecuencia necesario concebir una diplomacia económica con márgenes más amplios, que ensanche su horizonte de actuación hacia terrenos como la gobernanza económica global, la seguridad económica, la energía y la sostenibilidad global. Un campo fecundo, aún poco explorado en España, para la acción política y la investigación académica de la diplomacia económica", matiza el hoy doctor Sánchez.

Pocos doctores son investidos más tarde como presidentes del Gobierno, como es el caso de Sánchez, y tienen la oportunidad de aplicar las conclusiones de un trabajo académico a la economía real. Tras el gran revuelo que ha causado la publicación de esta tesis, ahora no pasará por alto si Sánchez es capaz de poner en el tablero estratégico de la economía sus teorías. Quizás, el conflicto árabe, tal y como se ha explicado, ya sea una forma indirecta, sin haber sido fruto de una acción propia sino de una reacción a una grave crisis diplomática, de demostrar que su tesis tiene aplicación práctica. 

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar