contador web

Ana Julia podría haber convencido al pequeño Gabriel con una manzana y una Coca-Cola

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 30/04/2018

La pareja de Ángel, el padre del niño almeriense de ocho años, buscó una manera rápida y fácil para subirlo en su coche el pasado 27 de febrero.

Ana
asesinato
Julia
Gabriel
Columna
Cero
Coca-Cola
Pequeño
Quezada
Convenció
Manzana

Ana Julia Quezada pudo engatusar al pequeño Gabriel con una Coca-Cola, una de las bebidas favoritas del pequeño Gabriel.

Hace ya dos meses que el pequeño Gabriel nos dejó a manos de su madrastra, Ana Julia Quezada, sofocado en la finca de Las Hortichuelas, en Rodalquilar. No obstante, no cesan de revelarse datos para esclarecer cómo pudo cometer el crimen.

El pequeño salió de casa de su abuela alrededor de las tres y media de la tarde. Según el testimonio del entorno cercano a la familia Ana Julia, segundos después, salía de la vivienda con una manzana y una Coca-Cola, la bebida favorita de Gabriel. Con estos dos alimentos habría convencido al niño para meterlo en su coche y llevarlo a la finca donde, dos horas después, lo mataría. No obstante, tampoco se descarta que la asesina confesa de niño lo engatusara prometiéndole que le compraría algo por su santo, pues ese mismo día era la festividad de San Gabriel. La prima de la abuela del niño decía lo siguiente al diario El Español: "Mi prima, Puri Carmen, lo está pasando muy mal. A ella no se le va de la cabeza que Ana Julia tuvo que engatusar al niño de alguna manera". Según la mujer, la bebida de cola era la favorita de Gabriel, pero sus padres preferían no dársela a menudo. Piensan, por último, que el asesinato fue voluntario y premeditado: días antes del crimen, Quezada sacó 300 euros de la cuenta bancaria de Ángel, su pareja, con los que podría haber comprado el hacha con el que golpeó al niño.

El cuerpo sin vida del pequeño Gabriel apareció el pasado 11 de marzo en el maletero del coche de Ana Julia Quezada, semidesnudo y tapado con una manta. Dese el 13 de marzo, Ana Julia permanece detenida en la prisión de El Acebuche, en Almería, a la espera de que se celebre el juicio por el asesinato confeso del pequeño Gabriel.




Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar