ONCE, esa organización libre de control que ha creado un ‘Estado’ a su medida

Probablemente, Fiscalía no lea; lo cierto es que no actúa ante las reiteradas acusaciones públicas y privadas que acumula, lo que antaño fue creado para tutela de las personas ciegas.

  • En 1998, aquel Gobierno de José María Aznar, cambió los cromos.
    En 1998, aquel Gobierno de José María Aznar, cambió los cromos.
  • El Coronel y vicepresidente, Mario Loreto Sanz Robles.
    El Coronel y vicepresidente, Mario Loreto Sanz Robles.

Todo comienza con un cupón premiado con el reintegro (5 euros) del 15 de agosto (2020), a la sazón, ‘extra de verano’, que al ir a cobrarlo, el 28 de septiembre, me informan de que ha caducado. ¿Eh?, ¿qué plazo hay para percibir el premio?; 30 días naturales. Ah!, qué poco ¿no?; y, el resto de loterías, ¿aplica el mismo tiempo?: No. Loterías nacionales (que aglutina una montaña de juegos), establece un plazo de 3 meses y la OID, esa máquina de generar dinero de la que se denuncia que es ilegal, 60 días naturales. O sea, que la ONCE es la que va a toda prisa, la que corre más que nadie. Se me ocurre pensar en la cantidad de reintegros y similares que se han quedado en los bolsillos desde el 14 de marzo (encierro general del país) hasta, por ejemplo, el 21 de junio que se abren, parcialmente, las puertas de los hogares. He comprobado que durante ese tiempo se suspendieron los sorteos y, parece, que el pago de todo lo atrasado, a aquellos que compraron en febrero. Así es que, mientras todo el país hemos modificado nuestros usos y costumbre, por mor de la pandemia covid-19, estos de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), con suspender sorteos y pagos, han resuelto la situación, en una reentré libre de responsabilidades.

Pero, ¿cómo pasan estas cosas sin explicación alguna? Pues, tal vez, porque en 1998, aquel Gobierno de José María Aznar, cambió los cromos: “el Partido Popular necesitaba una radio que, junto con Antena 3, formase un gran grupo de comunicación proclive al Gobierno. Por eso, los políticos pusieron sus ojos en Onda Cero, propiedad de la Once. Y para obligar a ésta a negociar, el PP anunció una ley que forzaría a los premiados del cupón a pagar el 20% a Hacienda”; mi lector interesado, va a quedar bien ilustrado si lee el artículo completo y sabrá que, “la Once, incluso, logró que en 2000 el miembro más crítico con ellos, Luis Pérez Aguas, director general del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (Onlae), fuese sustituido por Antonio Beteta, de Hacienda”.

Y, con unas prebendas por aquí y unas mangarrufas por allá, pues que se han hecho su ‘Estado’, dotado con “partidos políticos, oposición, y elecciones cada cuatro años, que siempre gana Unidad Progresista (U P)”, sobre la que llueven demandas que caen en el mismo lugar que los boletos premiados con más de 30 días: ahí mismo. Incomprensiblemente, la directiva, mandada por El Coronel y vicepresidente, Mario Loreto Sanz Robles, amasador de una enorme fortuna y enchufador de sus familiares cercanos y lejanos, ha conformado una organización con mimbres de mafia, sospechosa de fraude, blanqueo de capitales, malversación de fondos, falsificación de documentos, discriminación y maltrato laboral, entramado societario de empresas pantalla (he leído que tienen hasta 500!), que campan a sus anchas, porque son los intocables que presidía José María Arroyo y, hoy, Miguel Carballeda.

Tamaña desvergüenza se ha consolidado en el tiempo, con el beneplácito de todos los gobiernos habidos desde Aznar. Ya, en 2004 (hace 16 años), Carlos Ribagorda nos escribe sobre ‘El fraude de la once’; dos años más tarde (2006), Javier Romera y Cristina Caballero nos informan de que ‘La Audiencia Nacional imputa por un fraude en los sorteos a la cúpula de la Once’; y, si te atreves, lee esto: “El Estado, en virtud de un acuerdo que la empresa firmó con el Gobierno del PP por quedar fuera del sorteo del Euromillón, tendrá que compensar las catastróficas cuentas de la organización. El Ejecutivo, que ya pagó el año pasado (2005) 15,6 millones de euros a la Once, tendrá que abonar este ejercicio otros 86,7 millones más”.

Nada ha cambiado en estos años, donde una generación de mangantes protegidos mantiene sus caudales a buen recaudo dentro y fuera de nuestras fronteras, con total impunidad. Nos lo recuerda Doinel Castro, en ‘La realidad oculta de la ONCE’. Los que han reclamado su legítimo premio han quedado diluidos en la nada, como José María Arce Argos, al que le han soplado sus 40.000 euros; en mi caso, son 5 pero, la cuestión no son los 5, sino los millones de 5 que ni pagan ni van a pagar, que me hacen intuir, que esos dineros, se asientan en la contabilidad de pagados, por premiados y no justificados, para ir derechos a los muchos bolsillos que rebosan bajo la tapadera de Fiscalía, el Gobierno y sus cegueras.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...