Cuando el “zapatero, a tus zapatos” se convierte en el mayor éxito de empresas y negocios

Por COLUMNA CERO. 01/09/2020

¿Aún no conoces la diferencia entre asesor y consultor?

Cuando el “zapatero, a tus zapatos” se convierte en el mayor éxito de empresas y negocios

Cuando el “zapatero, a tus zapatos” se convierte en el mayor éxito de empresas y negocios

Con frecuencia los humanos caen en errores que acaban por pasar una cara factura. Y es que, en múltiples ocasiones parecen hacer oídos sordos a lo que otros, que pasaron por una situación igual o semejante, aconsejan.

Pero, si los errores pasan factura a nivel personal, a nivel empresarial las consecuencias pueden resultar catastróficas si no se realizan todos los trámites y papeleos según marca la ley, algo difícil de realizar si poco o nada se sabe del asunto.

Y es que, el hecho de que una persona sea brillante en su negocio no implica, ni mucho menos, que deba serlo en lo relativo a todo el papeleo que implica su exitosa empresa. Siendo lo más inteligente delegar dichas tareas en profesionales del sector, ya que como se suele decir “zapatero, a tus zapatos”.

Sin embargo, y tal y como indican desde EASY Asesores y Consultores, “con frecuencia, los nóveles emprendedores no tienen muy claro si precisan los servicios de un asesor o por contra los de un consultor. En nuestro caso, es indiferente ya que aunamos ambos con el fin de ofrecer el mejor servicio”.

Y es que, mientras que un asesor es un profesional que cuenta con amplios conocimientos legales, administrativos, contables y fiscales para asesorar a las empresas, negocios y autónomos analizando sus cuentas y evaluando su rendimiento.

Los consultores, sin embargo, prestan servicios puntuales para tratar temas específicos, ocupándose de analizar y revisar el problema puntual y proporcionar las pautas necesarias para solventarlo de la forma más rápida y sencilla posible.

Por lo tanto, si lo que se desea es contar con profesionales que ayuden al crecimiento del negocio, a la prevención de situaciones indeseadas y a la supervisión de las cuentas se debe apostar por la asesoría.

Cuando el problema ya está patente, entonces son los consultores los que deberían ir al rescate de la empresa o negocio.

En cualquier caso, “el hecho de contar con una empresa que aúna ambos servicios es siempre positivo, dado que proporciona a nuestros clientes la tranquilidad de saber que las cosas se están haciendo bien y, que en caso de que surja algún problema puntual, no necesitarán perder tiempo buscando a un profesional que lo solucione”.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...