ECONOMÍA | SECTOR INMOBILIARIO

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar una vivienda actualmente

Por COLUMNA CERO. 22/06/2020

Te contamos algunos de los factores que no debes dejar de analizar si estás pensando en comprar una vivienda.

Éstas pueden ser las llaves de tu nueva vivienda.

Éstas pueden ser las llaves de tu nueva vivienda.

Basta con echarle un vistazo al mercado de la vivienda de segunda mano en España para darse cuenta de que se ha producido un bajón considerable. Aunque depende del lugar en concreto, los porcentajes de reducción rondan los quince e incluso veinte puntos. Es por ello que algunas familias se están animando a hacer realidad sus sueños comprando una vivienda idónea.

Sin embargo, antes de lanzarse a la piscina conviene valorar seriamente algunos factores que tal vez no acostumbran a tenerse muy en cuenta. Si tú también piensas que es el momento ideal para tirar adelante con una operación de tal trascendencia presta atención a las siguientes líneas.

Gastos de la notaría

Son muchas las transacciones en las que una notaría adquiere relevancia. El mejor ejemplo posible es el de adquirir una vivienda. En este caso son varios los gastos de notaría compraventa que deben ser asumidos por ambas partes.

Uno de los documentos más importantes es el conocido bajo el nombre de escritura pública de compraventa. En él se reflejan numerosos detalles como el precio abonado para la obtención de la casa o el piso y el tipo de transmisión que se lleva a cabo.

Los gastos de escrituración, en la mayoría de casos, van a cargo del vendedor. Así pues, en principio no deberías tenerlos en cuenta. Sin embargo, es conveniente que te pongas en el peor de los casos y calcules el precio de la copia.

Precisamente el importe es similar al del registro de la propiedad. Como es menester, este cargo es exclusivo de la parte compradora. Contar con una notaría que lleve a cabo trámites como los recientemente mencionados es esencial para asegurarse de que todo el procedimiento es llevado a cabo bajo condiciones óptimas.

Impuestos

Es de esperar que en un país como España sean múltiples los impuestos a abonar en una determinada cantidad de tiempo. Más allá del precio al que se adquiera la vivienda, existen numerosas cifras que deberás ir sumando para saber el coste real y definitivo.

Concretamente existen impuestos directos e indirectos, los cuales varían dependiendo de si se trata de una vivienda nueva que se le compra a un promotor inmobiliario o de un domicilio que previamente ya había sido habitado por otro individuo.

De nuevo hay que lanzar una alerta, en este caso relacionada con otra tasa que se conoce como impuesto municipal. Si sueles leer Columna Cero sabrás que las plusvalías de los ayuntamientos en lo que se refiere a la compra-venta de inmuebles ha sido motivo de polémica durante mucho tiempo y sigue siéndolo.

Sin entrar a valorar si es justo o no, es reseñable la posibilidad de que la parte vendedora y la compradora acuerden que será ésta última la encargada de abonarlo. Si bien es cierto que no es muy habitual, puede darse dicha situación, así que tenlo en cuenta puesto que ello supondría seguramente un precio mayor al del cálculo inicial.

También es importante que exista una correcta transmisión de la información del vendedor al comprador. No solo hablamos de aspectos como las derramas que existan por pagar en un futuro, sino también de otros detalles que no son tan conocidos por la sociedad y que pueden suponer una considerable diferencia de precio sobre todo en términos de retenciones.

Un claro ejemplo de ello es la retención IRPF por valor del posible incremento de patrimonio. En efecto, se trata de algo atribuido a la parte vendedora, pero aun así el comprador se vería obligado a depositar en Hacienda un tres por ciento del valor total pagado por la vivienda.

Inspección arquitectónica

Ante una menor actividad en el sector de la construcción, el ámbito arquitectónico ha tenido que reinventarse llevando a cabo tareas que antes no desempeñaban. Una de ellas se resume en inspeccionar viviendas, acudiendo a aquellas que pretenden ser compradas por la parte contratante.

Evidentemente en las obras nuevas no se hace necesario este servicio. Sin embargo, todo cambia en caso de haber encontrado un buen precio en una vivienda que acumula una cierta cantidad de años a sus espaldas. La antigüedad no tiene por qué haberle pasado factura a la estructura, pero tal vez sí.

Precisamente de su verificación se encarga un arquitecto al que se le encarga una inspección. El vendedor debe dar el correspondiente permiso para que dicho especialista acceda a la vivienda y pueda efectuar las oportunas pruebas. En caso de negarse en rotundo sería un claro indicativo de que mejor conviene optar por otra alternativa más segura sobre el estado de su ‘producto’.

Detalles que suelen pasar desapercibidos son valorados específicamente por los arquitectos. A posteriori elaboran un informe, haciéndoselo llegar a la parte compradora con tal de determinar si el domicilio reúne unas condiciones favorables para entrar a vivir o, por el contrario, requeriría unas reformas e incluso rehabilitación.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...