jueves, 19 de mayo de 2022

Los miradores más espectaculares en España con panorámicas seductoras

Lugares con encanto. Miradores de ensueño. El horizonte como panorámica.


Los miradores más espectaculares en España con panorámicas seductoras
  • whatsapp
  • linkedin

La contemplación de paisajes u obras de arte naturales, ciudades, mares y océanos o maravillas arquitectónicas está al alcance de cualquier retina ávida desde determinados miradores donde el placer de deleitarnos con calma y perspectiva se logra simplemente mirando al horizonte.

Descubramos, sin establecer ranking alguno, los diez miradores más seductores de España.

Mirador del Fito (Asturias)

Desde este promontorio que se eleva sobre un acantilado en el Alto de la Cruz y ubicado en la localidad de Arriondas en la comarca de la Asturias oriental  se divisa desde el Cantábrico a los Picos de Europa, así como la bella localidad costera de Ribadesella o, incluso, Cangas de Onis o Covadonga. Un paisaje único que combina montaña y mar, gargantas y desfiladeros y profundos valles con escarpadas sierras. Un lugar bastante accesible para llegar a él en coche.

Mirador del Cable de Fuente Dé (Cantabria)

Se accede desde el teleférico que sube hasta una altura de 1.850 metros, salvando un desnivel de casi 800 metros. Y desde allí se disfruta de un idílico paisaje del macizo central de los Picos de Europa y al fondo el azul mar Cantábrico. Una visión panorámica de casi toda la comunidad cántabra.

Mirador del Monte Igueldo (San Sebastián)

Desde el monte Igueldo se otea toda la bahía que conforma la Playa de la Concha, además de una buena parte de la costa guipuzcoana; así como unas espectaculares vistas de la ciudad donostiarra, quizá una de las más bellas de España. Y para poner la guinda al pastel se recomienda que el acceso se realice a través del funicular-cremallera, con más de cien años de funcionamiento, que te lleva desde las faldas del monte a la cima donde también se ubica el parque de atracciones.

Mirador del Meandro de Melero (Cáceres)

En el límite oriental de la comarca cacereña de Las Hurdes confluyen varias rutas senderistas y una pista forestal que nos aproxima hasta el mirador de La Antigua, muy cerca de la localidad de Riomalo de Abajo, avistándose el curvilíneo meandro del río Alagón. Sin duda, un capricho estético de la naturaleza que conforma una parte de la delimitación natural de las comunidades de Extremadura y Castilla y León.

Mirador del Valle (Toledo)

Emplazado a las afueras de la urbe de Toledo, ofrece la mejor panorámica de la capital castellano-manchega –incomparable marco de la catedral, el Alcázar, el Castillo de San Servando y las callejuelas del centro histórico–, la colina sobre la que se asienta la vieja ciudad y el sinuoso transcurrir del río Tajo. Un incomparable óleo de la ciudad de las tres culturas. Se llega hasta allí a través de una angosta carretera.

Mirador de San Nicolás (Granada)

Asentado en el corazón del barrio del Albaicín en Granada, coinciden en señalar innumerables visitantes, entre ellos el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, que desde tan espectacular  mirador se observa la puesta de sol más bella del planeta Tierra con un fondo de postal, la de la Alhambra –el tesoro más valioso del pasado árabe de la península– con sus palacios nazaríes, el Generalife o la Alcazaba y más allá Sierra Nevada con su casi perpetua nieve en la cima.

Mirador del Puente Nuevo de Ronda (Málaga)

Tan ostentosa elevación, que une las dos mitades de la localidad rondeña y se asemeja a un arco de piedra del siglo XVIII, se halla sobre el rio Guadalevín a 100 metros de altura sobre el acantilado del Tajo de Ronda con la vista sin parangón de las casas y balcones que asoman imprudentes al precipicio. La Plaza de España es el mejor lugar para la contemplación de esta magnífica obra arquitectónica.

Mirador de Es Colomer (Mallorca)

Desde esta balconada natural se puede contemplar el cabo de Formentor, una de las imágenes más impactantes no solo de las Islas Baleares, sino de toda la península. Al norte de la isla de Mallorca se ubica este mirador sobre una roca vertical de más de 200 metros de altura que permite la visión de impresionantes acantilados y del islote de Colomer, adivinándose Menorca en días claros.

Mirador del Río (Lanzarote)

En la isla canaria de Lanzarote, situado en Haria en la cima del Risco de Famara  se contempla  el Océano Atlántico, la isla de la Graciosa y el Parque Natural del archipiélago Chinijo.  El propio mirador constituye una obra de arte natural del arquitecto canario César Manrique camuflado en los escollos del acantilado sobre una altura aproximada de 480 metros.

Mirador del Volcán del Teide (Tenerife)

Tan bello es observar el volcán del Teide desde abajo como admirar el paisaje desde arriba. Se asciende en teleférico hasta los 3.555 metros, Una vez allí hay tres senderos: el que te lleva a subir a pie a la cima, de acceso restringido (vislumbrándose la enorme caldera sobre la que se aposenta el Teide); el que te conduce hasta el Mirador de la Fortaleza (desde el que se puede admirar el circo volcánico de las Siete Cañadas y el valle de Ucanca) y el que discurre hasta el Mirador de Pico Viejo (alcanzándose a ver las islas de Gomera, Hierro y La Palma).

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar