ECOLOGÍA | MEDIO AMBIENTE

El Tejo: el yin y yan de la naturaleza

Por LIRI CAL. 07/03/2020

A pesar de ser un árbol tóxico, el Tejo también ayuda a combatir enfermedades

Raices de Tejo

Raices de Tejo





El Tejo

El Taxus baccata, también llamado tejo común o tejo negro es originario de Europa occidental, central y meridional. Este árbol es originario de un grupo primitivo que existió durante toda la época del Jurásico. Es una conífera, la cual puede llegar a medir hasta 20 metros, con un grueso tronco, y puede llegar a vivir hasta 5000 años.



El tejo y su hábitat

Crece en zonas montañosas y húmedas, donde gracias a su crecimiento lento no tiene competidores. Los tejos crecen en zonas montañosas y escarpadas, haciendo suyo el terreno donde se encuentran, y colaborando en la creación de bosques mixtos.






A día de hoy, los tejos sufren la tala y la deforestación, que hacen que su número vaya menguando y se den sólo en las zonas más húmedas. Las hojas del tejo son delgadas y con un tono verde oscuro, y se agrupan en espiral sobre la rama.





Las raíces pueden estar colonizadas por hongos microscópicos, los cuales ayudan a la planta a nutrirse, formando una simbiosis perfecta.

El Tejo y sus propiedades

Desde la antigüedad el tejo ha sido el árbol de los cementerios y ha sido utilizado en la horticultura ornamental. Aunque existen muchos tipos de tejo la utilización de este árbol en jardinería ha disminuido a lo largo de los años, ya que es un árbol de crecimiento lento.

Su madera ha sido utilizada para la fabricación de arcos y en ebanistería ya que la calidad de su madera es excepcional. A finales de los años 50, se descubrió que a pesar de ser un árbol potencialmente tóxico tiene sustancias anti cancerígenas, lo que ha llevado a la utilización de este árbol en fármacos que luchan contra este tipo de enfermedad.

A día de hoy se sabe que tanto en las hojas de los tejos como en su corteza hay tres componentes que se usan para combatir hasta catorce tipos de cánceres conocidos. Este descubrimiento llevó a la tala indiscriminada de Tejos en todo el planeta, llegando casi a la extinción de esta especie.

 

En la época de los 80, grupos ecologistas de todo el mundo lograron parar la deforestación de tejos negros. Afortunadamente a día de hoy no hace falta la tala indiscriminada de árboles para conseguir estas sustancias, gracias a la síntesis química.

Toxicidad del Tejo

Todas las partes del tejo son tóxicas, este árbol contiene una sustancia tóxica llamada taxina, que produce parálisis en el corazón si estamos expuestos a dosis elevadas.

El consumo de sus bayas es la primera razón de intoxicación por Tejo y normalmente son niños, ya que su color es brillante y su sabor muy dulce. Cabe destacar que antiguamente se utilizaban las hojas del tejo voluntariamente para fines suicidas.

La ingestión de las bayas no produce síntomas si no ha sido masticada, ya que la toxina no se encuentra en el recubrimiento de la semilla.

En la ingesta de hojas de tejo no se pueden predecir los síntomas, aunque en algunos casos se muestran con náuseas, vómitos y dolores intestinales, para más adelante encontrarse somnoliento y comatoso, la presión sanguínea disminuye lentamente hasta que el pulso se debilita. Si la ingesta no ha sido grande, los tránsitos del ritmo cardíaco pueden remitir espontáneamente.


flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar