| SALUD

Beneficios de los masajes orientales

Por MARÍA MORENO FERNÁNDEZ. 05/12/2019

¿Eras consciente de que, según varios expertos, un buen masaje cada cierto tiempo debería ser algo obligatorio, dado la actividad que llevamos en el mundo del siglo XXI?

Los beneficios de un buen masaje son muchos.

Los beneficios de un buen masaje son muchos.


Pues bien, teniendo en cuenta el ritmo frenético en el que vivimos en la época actual, es importante conocer acerca de los masajes orientales y todos sus beneficios. El estrés, el cansancio y la fatiga son síntomas de la vida moderna, y, al fin y al cabo, un masaje cada cierto tiempo ayuda a aliviar todas esas tensiones y a relajar músculos a los que castigamos de forma inconsciente.



Los masajes orientales se caracterizan por emplear en sus tratamientos técnicas sensitivas cuya misión es aliviar el estrés y numerosos dolores o desequilibrios corporales; todo ello acompañado de una dieta equilibrada, ya que el objetivo de este tipo de masajes es encontrar el ansiado equilibrio entre la mente y el cuerpo, con la única finalidad de restablecer el flujo natural de la energía vital. Así que, acudir a un centro de masaje oriental parece ser hoy en día, una de las mejores soluciones para volver a sentirnos bien con nosotros mismos, en todos los sentidos.



Clases de masajes orientales:

- Shiatsu: quizá sea el más conocido de los masajes orientales. En él el terapeuta utiliza la presión de los pulgares, dedos y palma de la mano para trabajar sobre el cuerpo de la persona.



- El Hilot Filipino: este masaje tradicional de las islas Filipinas se basa en el conocimiento científico del cuerpo y en la religión. Así, a través de él se masajean músculos, huesos, tendones y ligamentos, añadiendo a la experiencia oraciones, gestos y plantas para establecer una conexión con la energía que fluye en el universo.



- Reflexología podal: esta técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies, se basa en masajear de forma indirecta o refleja los órganos, músculos u otras partes del cuerpo a través de los pies, recibiendo un estímulo curativo.



- Tui-Na: es un tipo de masaje oriental en el que no se usan cremas, ni aceites ni lociones. En él se realizan ejercicios de estiramientos para corregir los discos y los dolores de huesos por medio de técnicas manuales enfocadas al cuello, cervicales, espalda y piernas.

- Lomi Lomi: los terapeutas especializados en el lomi-lomi siguen técnicas ancestrales hawaianas, muy similares a ciertos movimientos de la osteopatía y d- e la quiropraxia; buscando la estimulación de aquellos puntos de mayor tensión muscular y emocional, para lograr una relajación total.

- Zhi-Ya: este masaje promueve la liberación de la tensión muscular y la circulación sanguínea. La presión se realiza mediante pequeños pellizcos en las partes del cuerpo donde es necesario.

Sus beneficios:

Con este tipo de masajes vamos a lograr una relajación total, y, además, estos masajes equilibran los sistemas nervioso, respiratorio y digestivo, favorecen la circulación sanguínea, tonifican la musculatura, evitan la retención de líquidos y, por consiguiente, favorecen el drenaje linfático y la eliminación de toxinas.

Por esta razón, cada vez son más las aplicaciones médicas que se le atribuyen a estos masajes:

- Dolores musculares, de espalda, lumbalgias o ciáticas.
- Ansiedad, insomnio, estrés, depresión o estados de nerviosismo.
- Migrañas y cefaleas.
- Fatiga y agotamiento crónico.
- Problemas gastrointestinales.

En definitiva, mejoran el estado general de nuestro organismo, ya que nos relaja, nos ayuda a liberar tensiones y reduce nuestro grado de estrés, tanto el físico como el emocional. Así que, ¿a qué esperas para darte uno?



Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar