ECOLOGÍA | GREENPEACE

El buque Rainbow Warrior en su lucha contra el clima por la costa española

Por MIGUEL DONCEL. 17/07/2019

El buque Rainbow Warrior, en su afán de luchar contra el cambio climático y proteger el clima, está recorriendo la costa española y por el momento ha hecho parada en Barcelona y Málaga.

Barcelona
Málaga
clima
Medio Ambiente
Greenpeace
Rainbow Warrior

Imagen del buque Rainbow Warrior de Greenpeace.

El buque Rainbow Warrior de Greenpeace ha sido anclado en el puerto de Málaga. Pero ha sido hasta ayer, martes 16 de julio, cuando ha sido posible visitarlo. La parada ha formado parte del recorrido proyectado en la campaña 'En marcha por el clima': una ruta a lo largo de catorce puertos europeos donde en cada uno de ellos, irá reclamando una mayor ambición climática

Justo antes había estado en Barcelona, con el objetivo de concienciar a las clases políticas y empresarial, al mismo tiempo que se proyecta en la sociedad una democratización de la energía en la que los ciudadanos sean partícipes de las alternativas de energía existentes. Un proyecto que, como comenta Greenpeace en sus redes sociales, no sería posible "sin los voluntarios", ya que "sería imposible acercar la vida a bordo del Rainbow Warrior a las personas que vienen a visitarlo". 

RAINBOW WARRIOR, BUQUE TESTIGO DE LA DEFENSA DEL CLIMA

Porque... ¿Qué importancia tiene este buque? El Rainbow Warrior, o Guerrero del arcoíris, es el buque insignia de la organización no gubernamental internacional. Fue construido en Aberdeen (Reino Unido) en 1955 y fue usado por el Gobierno británico como barco de investigación, en el área de agricultura. Pero fue en 1978 cuando paso a manos de Greenpeace en pro de la defensa del clima

En 1985 el Gobierno francés hundió el buque cuando luchaba contra pruebas nucleares

La organización no gubernamental recurrió a él para dar soporte en las manifestaciones de protesta contra las actividades que menoscababan el medio ambiente y a las especies marinas. Así, fue hundido por los franceses en 1985 para evitar una incursión en sus aguas territoriales. El motivo era que Greenpeace quería protestar sobre las pruebas nucleares que realizaría Francia en el Atolón de Mururoa, en el sur del Océano Pacífico

Y aunque, principalmente sus hitos históricos no se pueden resumir en un breve artículo, los voluntarios que navegaron a bordo de este buque se han podido acercar para contar su historia. Como es el caso de Miranda Collet, que estuvo en el primer viaje del Rainbow Warrior en 1981, como parte del equipo de activistas que intentó bloquear, en EE.UU., el reactor nuclear del Diablo Canyon

 











flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar