domingo, 14 de agosto de 2022

Cuando una ardilla podía atravesar de punta a punta la península sin tocar suelo

El análisis de carbones del yacimiento de Cova Gran de Santa Linya (Lleida) confirma la presencia continuada de bosques de coníferas de montaña desde los Pirineos hasta la costa mediterránea.


Cuando una ardilla podía atravesar de punta a punta la península sin tocar suelo
  • whatsapp
  • linkedin

Se trata de un estudio científico de paleobotánica que ha demostrado la presencia continuada de bosques de coníferas de montaña, predominando la de tipo 'pino rojo', desde los Pirineos hasta la costa mediterránea hace entre 50.000 y 15.000 años. Esta investigación también ha permitido identificar al pino rojo como el principal combustible que utilizaron los neandertales y los homo sapiens que habitaron la península en la prehistoria.

Se da la particularidad de que la madera de pino rojo fue en casi la totalidad de las muestras de "hogares" encontradas y analizadas el único combustible identificado en la Cova Gran, durante todas sus fases cronológicas: Paleolítico medio, Paleolítico superior antiguo y Magdaleniense. La gran cantidad de hogares hallados en este abrigo prepirenaico ha permitido establecer que el pino rojo fue usado tanto por neandertales como por humanos modernos como el combustible esencial para avivar esos fuegos y mantener esos hogares.

Los pinos rojos cubrían en la prehistoria toda la península

Sería impresionante poder contemplar esa "alfombra roja" de pinares y pinares bermejos que ocupaba toda la península en la prehistoria. En la actualidad, el pino rojo sólo se da en el nordeste del Prepirineo, siempre a una altitud superior a los 600 metros. El contexto climático actual, un régimen climatológico que se comenzó a imponer hace unos 15.000 años, hizo retroceder al pino rojo hasta zonas más frías y altas. Al mismo tiempo, estas condiciones climáticas, permitieron que otras especies, como los pinos mediterráneos, robles y encinas, dominasen en las áreas boscosas más al sur, con altitudes más bajas o próximas a las costas del Mediterráneo.

La investigación ha sido realizada por los investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), la Universitat Rovira i Virgili (URV) y del Centro Nacional de Evolución Humana (CENIEH).

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar