miércoles, 14 de abril de 2021

Los peligros de usar mascarillas en el deporte

La OMS desaconseja el uso de las mascarillas mientras se realiza la actividad física, entendiendo que resulta contraproducente. Sin embargo, existe un gran debate al respecto.


Los peligros de usar mascarillas en el deporte
  • whatsapp
  • linkedin

La pandemia provocada por la COVID-19 ha modificado por completo diversos ámbitos de nuestras vidas. En este contexto, la “nueva normalidad” conlleva que toda la población haya tenido que adaptarse con rapidez a las medidas higiénicas básicas propuestas tanto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como por parte de las instituciones públicas y autoridades.

Centrándonos en el ámbito deportivo, la mencionada entidad advierte en "La nueva guía de la OMS sobre el uso de mascarillas contra el COVID-19" que las personas “no deben usar mascarillas durante una actividad física vigorosa ya que estas pueden reducir la capacidad de respirar”. Ante esto, recuerda que la medida preventiva más relevante es mantener una “distancia física de al menos 1 metro y asegurar una buena ventilación durante el ejercicio”.

Si bien en el plano teórico da la impresión de que las directrices son claras y sencillas para los usuarios, también conviene matizar que en la práctica se producen situaciones complejas en las que no siempre se pueden realizar las acciones propuestas.

El ejercicio conlleva respiraciones más rápidas y difíciles, por lo que emplear una mascarilla mientras haces deporte ejerce una mayor presión sobre el flujo del aire. Conviene matizar que el baloncesto es un deporte de contacto, en el que no puede garantizarse una separación mínima de dos metros, además de que los partidos se realizan en espacios cerrados. De ahí la importancia de que las instalaciones cuenten con una correcta ventilación.







 

En la actualidad, la Federación Canaria de Baloncesto ha impuesto que tanto los jugadores como jugadoras deben utilizar las mascarillas durante los partidos, ya que hay algunas categorías que no se consideran profesionales. La mayoría de los clubes se están tomando esta medida en serio, entendiendo que la salud es lo primero. Como consecuencia, se producen una serie de inconvenientes que suponen peligros:

-Aumento de la humedad en los pulmones, debido a que no se elimina el aire expirado de forma óptima y se acumula en la superficie de los alveolos.







-Incomodidad, especialmente en las pruebas que conllevan esfuerzo.

-Sensación de ahogo.

-Reducción del incremento, a causa de la limitación de la entrada de oxígeno a las vías respiratorias.

-Posibilidad de que sea contraproducente. Tanto la carencia de ventilación como la humidificación incrementan la secreción de saliva y moco, lo que puede provocar que los usuarios se toquen la mascarilla. A esto hay que añadir que surge un microambiente que contribuye a que los virus y bacterias puedan multiplicarse, provocando que el instrumento deje de cumplir su función terapéutica.

Jugadoras infantiles del Vega Lagunera Adareva durante un tiempo muerto | CB Adareva Tenerife

Por otra parte, hay otros sujetos que prefieren ignorar el uso de la mascarilla y recurren a utilizar técnicas como ponérselas por debajo de la nariz. Lo curioso es que ni el arbitraje ni las propias instituciones aparentemente impongan sanciones o multas ante el incumplimiento de este hecho. En consecuencia, mientras unos se esfuerzan por llevar a cabo las medidas (pese a los inconvenientes que se originan) otros se benefician de esto para obtener un mejor rendimiento que les permita conquistar una victoria más a su casillero.

Recientemente estuve en un partido infantil de baloncesto, en el que cierto equipo fue un claro ejemplo de esto último. Hasta cierto punto, resulta entendible que de vez en cuando las jugadoras tengan que bajarse la mascarilla para poder respirar. No obstante, de ahí a estar aproximadamente 40 minutos sin ella hay una diferencia abismal.

Capítulo aparte lo merecerían los miembros de los cuerpos técnicos que permanecen en el banquillo sin dar instrucciones, pero consideran que pueden ignorar las mascarillas aprovechando su posición, experiencia y contactos. Es desolador apreciar cómo mientras unas se esmeran, otras hacen oído sordo a las normas establecidas.

Por no hablar de que en el mismo encuentro algunas presentaron una actitud que considero bastante antideportiva: tirones de las mascarillas a sus rivales mientras los árbitros están de espaldas, cortes de mangas, empleo de gritos o cantos absurdos para presuntamente desconcentrar (otro gallo cantaría si fuesen verdaderas frases para motivar a las compañeras), etc. Es triste ver incluso cómo hasta algunos padres son cómplices. Lo curioso es que luego clubes como este presuman de valores y juego limpio, originando una ficción que repugna a las verdaderos profesionales y aficionados del deporte.

Ayudante en la dirección técnica del CB Santa Cruz durante el partido ante el Vega Lagunera Adareva | Loida Cabeza ©

Según el estudio 'COVID-19 and mask in sports', realizado por cardiólogos de Àptima Centro Clínico de Mútua de Terrassa (Barcelona), el uso de las mascarillas durante un ejercicio de mayor intensidad que caminar disminuye la disponibilidad de oxígeno en un 4% de media y aumenta los niveles de CO2 aspirado un 20%.

Para verificarlo, los expertos se basaron en el test de Ruffier, que mide la resistencia aeróbica al esfuerzo de corta duración y la recuperación cardíaca). En esta línea, el análisis también desveló que durante la actividad física se alcanzan 20.000 ppm de CO2 (2%), lo que puede resultar incómodo y sintomático para algunas personas que experimenten patologías cardiorrespiratorias.

Es entendible que la salud y el bienestar es lo primero. Resulta evidente que, ante la elección de jugar con mascarilla o directamente no poder competir, lo normal es que salga ganando la primera opción. Ahora bien, quizás es el momento de que las entidades empiecen a replantearse esta medida, a la luz de las experiencias que ya se han vivido durante los encuentros. Surge también la necesidad de que las reglas tengan que cumplirse por todos los usuarios, en lugar de beneficiar a ciertos clubes por intereses económicos y políticos.

Jóvenes durante el partido del CB 7 Palmas y C.B. Telde | Federación Canaria de Baloncesto

*Las valoraciones expresadas en este artículo de opinión son de exclusiva responsabilidad de la autora y no necesariamente representan la opinión de Columna Cero ni la del resto de sus trabajadores.







Autor

Loida Cabeza

Te puede interesar