El Clarinos Ciudad de La Laguna Tenerife pide a Sanidad "jugar sus partidos con público"

Cabe destacar que Tenerife mantiene la situación de semáforo rojo hasta el próximo 06 de noviembre, según instrucciones del Gobierno de Canarias. 

Claudio García del Castillo durante el partido del conjunto morado ante el Spar Girona | Loida Cabeza ©
Claudio García del Castillo durante el partido del conjunto morado ante el Spar Girona | Loida Cabeza ©

El CDB Clarinos Ciudad de La Laguna ha asegurado, a través de un comunicado, que ha solicitado "los trámites necesarios para solicitar la asistencia de público con aforo reducido" al encuentro que tendrá en lugar hoy 28 de octubre ante el Campus Promete en el Santiago Martín. Cabe destacar que Tenerife mantiene la situación de semáforo rojo hasta el próximo 06 de noviembre, según instrucciones del Gobierno de Canarias. 

Desde la entidad morada, presidida por Claudio García del Castillo, indican que "a menos de diez horas de que comience el partido, el club todavía no ha recibido respuesta de la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias".

En esta misma línea, afirman que lo consideran como "un agravio comparativo respecto al resto de modalidades deportivas de la isla que a pesar de encontrarse en la situación de semáforo rojo sí han podido jugar sus partidos con público". 

A esto han añadido: "Igualmente, en todos los partidos que disputamos como equipo visitante en la Liga Femenina Endesa se permite la asistencia de un aforo reducido de espectadores y, al menos en esta liga, es la comunidad autónoma de Canarias la única que está participando en la competición sin público".

Para finalizar, el club ha indicado que "pretende recibir respuesta a las solicitudes formuladas y recibir un trato de igualdad respecto al resto de representativos canarios, ya que la asistencia de afición a los partidos es una parte fundamental para la actividad del club". 

Por otra parte, el presidente del club aseguró la semana pasada  que la situación de la institución deportiva "está siendo crítica, por la falta de liquidez". Respecto a esto, explicó:

"El proyecto se puede ir al traste durante la temporada. No podemos pedir más a un equipo que es modesto. Todos sabemos de los presupuestos del Girona, Valencia y Avenida. Y el nuestro es de los más pobres de la categoría. La plantilla no ha cobrado y se están dando explicaciones. Es bastante profesional en ese sentido, se han aguantado. Pero claro, todos tienen que comer. La situación puede tener un límite que explote en cualquier momento”.

Para finalizar, indicó:

“Teníamos una base, pero se vino abajo por un cambio de criterio. Nosotros participamos en un concurso de un patrocinio que se tuvo que suspender durante el período del COVID. Pensábamos que íbamos a recibir ese dinero. Eso nos ha creado un desequilibrio total y absoluto. Si las gestiones que tenemos no salen adelante, puede pasar que el equipo se tenga que retirar. Esto es más insular que municipal. Estamos esperando esta semana recibir una subvención del año pasado”.