'Peque' Cerqueira: "Hubiésemos acabado bien la competición"

La histórica jugadora comparte su valoración sobre la paralización de la competición, repasa la temporada del Hafesa RACA Granada y comparte su opinión acerca de otros temas de actualidad.

'Peque' Cerqueira, una de las grandes referencias del baloncesto de nuestro país | CD Ramón y Cajal
'Peque' Cerqueira, una de las grandes referencias del baloncesto de nuestro país | CD Ramón y Cajal

'Peque' Cerqueira (Vigo, 1974) es una de las grandes leyendas del baloncesto español. La jugadora parece haber nacido siendo especialista en el deporte. Pero no nos engañemos: este talento no podría haber permanecido a lo largo del tiempo sin su constante trabajo, esfuerzo y sacrificio. Tras destacar en el Campeonato de España Infantil de Santander, defendiendo la camiseta de la selección de Galicia, la joven promesa captó la atención de una auténtica fábrica de talentos en nuestro país: el Siglo XXI. No dejó pasar esta gran oportunidad y, de esta forma, inició su carrera como profesional con 14 años de edad.

Su debut en la División de Honor se produjo en 1991, formando parte del Autopistas Compañía de María de La Coruña. Dos años después, se embarcó en un nuevo reto con el BEX Argentaria y, posteriormente, hizo las maletas rumbo al Godella. Tiempo después se incorporaría a otros combinados, hasta llegar al Hafesa RACA Granada (donde ha competido durante las últimas cinco temporadas). Entre sus virtudes destaca su ética de trabajo, experiencia, entrega, buena visión de juego y buena muñeca. En su palmarés figura haber sido en campeona de la Liga y dos veces campeona de la Reina, además de ser subcampeona de Europa e internacional en todas las categorías inferiores de la selección española.

A pesar de la pandemia provocada por el coronavirus y la paralización de la Liga Femenina 2 (LF2), Cerqueira concede una entrevista a “Columna Cero” con el objetivo de contar cómo está viviendo la cuarentena, valorar la campaña 2019/20 con el combinado granadino y repasar su trayectoria.  

1. ¿Cómo recuerda sus inicios en el deporte?

De pequeña practiqué muchos deportes. Estaba jugando al fútbol en esa época y, al pasar de categoría, no había ningún equipo femenino. Entonces, mi padre decidió apuntarme a una escuela deportiva de baloncesto y, de esa forma, tuve el primer contacto. Allí aprendí aspectos de técnica individual, a botar, tirar, etc. Al año siguiente, me fichó el Círculo Mercantil de Vigo, primer club en el que competí. Me entrenó Vicente Becerra, que en la actualidad todavía es uno de mis mejores amigos, igual que el resto de compañeras del equipo. ¡Guardo grandes recuerdos!

2. ¿De dónde viene el apodo de 'Peque'?

Me lo puso Antonia Gimeno, mi primera entrenadora del Siglo XXI. Se debe a que llegué un año más tarde, todas eran mayores que yo. Entonces, cariñosamente me dijo "a esta chica la vamos a llamar 'Peque' porque es más pequeñas que las demás y quiero que la cuiden mucho". Igualmente, recuerdo a Antonia con muchísimo cariño y sigo teniendo con ella una gran relación de amistad.

3. A lo largo de su carrera profesional, ha pasado por varios equipos y vivido grandes momentos. ¿Cuáles recuerda con más cariño?

Sí, he pasado por muchos clubs. He compartido experiencias con numerosos compañeros y compañeras. De todos los años, podría sacar algo positivo. Mi época en el Siglo XXI para mí fue el inicio de todo y es como mi segunda familia.  

En el Autopistas Compañía de María debuté en la Liga Femenina con 16 años. ¡Fue grandioso! La siguiente temporada, me incorporé al BEX Argentaria de Madrid, mi primer equipo profesional. Aprendí también mucho de las compañeras y conseguí el primer título al ganar la Copa de la Reina. En el Costa Naranja de Valencia destacaría mi primera Euroliga, la Final Four y el título de la Liga Femenina.

El siguiente curso en el Linares, se produjo mi máxima madurez deportiva. Acto seguido, jugar en Villagarcía fue una gran oportunidad. Tuve mucho protagonismo en el equipo y disfruté jugando. Finalmente, en mi período en Granada he vivido mi segunda juventud. Fue como volver a lo que más me apasiona: la competición en el baloncesto. 

4. Ha compartido vestuario con jugadoras históricas como Blanca Ares, Elisabeth Cebrián, Pilar Valero, Marina Ferragut, etc. ¿Le aportaron algo que aplique al ámbito deportivo?

He tenido la suerte de compartir equipo con grandísimas jugadoras y he podido aprender aspectos de ellas. De Blanca Ares enfatizaría su temperamento y ambición, de Elisabeth Cebrián tanto su disciplina como templanza, de Pilar Valero (que fue una de las jugadoras que más me han marcado en la vida) su gran compañerismo, humildad y sobre todo la humanidad que tiene; de Marina Ferragut su constancia y valentía,etc.

Además, he tenido la oportunidad de compartir vestuario con otras como Natalia Zasúlskaya, Elena Tornikidu, Carolina Mújica, Mónica Mesa, Patri Hernández, Carmen González, etc. Podría decir millones de nombres y se me escaparían muchos.

5. ¿Cómo se define sobre el terreno de juego?

A largo de mi carrera deportiva he tenido diferentes roles, dependiendo de la etapa y del club en el que estaba. En mi juventud era una jugadora más física, rápida, finalizadora de contraataques, tenía un tiro en suspensión bastante bueno, buen lanzamiento de tres con los pies parados y también me gustaba dar asistencias. En la actualidad, es distinto. Me considero una jugadora más centrada. Lo que intento es aportar mi experiencia y veteranía, especialmente busco lo mejor para el equipo.

6. En su momento, decidió alejarse del baloncesto y embarcarse en otros proyectos. ¿Cómo vivió ese parón?

Cuando dejé el baloncesto, lógicamente como cualquier deportista que ha dedicado durante años al deporte, fue bastante duro. Pero tenía claro que quería cumplir una serie de proyectos y le llevó a tomar la decisión. El primero era formar una familia: tengo la suerte de contar con un marido estupendo y dos hijos que los quiero con locura. El segundo consistía en sacar adelante una empresa que abrí junto a mi pareja, un gimnasio llamado CTC Armilla. Teniendo una familia y sacando adelante un negocio al que hay que dedicar tantas horas, me quedaba poco tiempo para acordarme del balocesto. Pero es verdad que lo echaba de menos.

7. ¿Qué razones le impulsaron a regresar al deporte?

El motivo, principalmente, fue enganchar a mis hijos en el mundo del baloncesto. A mi hija le gustaba le gustaba mucho el baile, hacía gimnasia rítmica y nunca quería probar el baloncesto. Vi que la única manera que tenía para animarla era que yo volviera. En este contexto, me acerqué a un club en Granada que apenas conocía, el Raca, donde estaba de presidente Alberto Pérez. En esa época, contábamos con un equipo en Primera Nacional y me animó a que jugara. Así que me apunté para que mis hijos me vieran para que ellos también lo hicieran y disfrutasen.

8. ¿Qué balance hace de la campaña realizada por el Grupo Hafesa Raca Granada? 

El principio de la temporada fue duro. En el equipo había muchas novedades como nuevas jugadoras, parte del equipo técnico, etc. Poco a poco, fuimos cogiendo más ritmo  y especialmente con las incorporaciones de Estela Royo y  'Vee' Warner el equipo dio un cambio brutal. Era lo que necesitábamos: nos dió un plus tanto de energía como centímetros que faltaban para creer que teníamos un gran bloque. A partir de ahí, podíamos competir contra cualquier otro conjunto. Finalizamos el curso con dos victorias consecutivas que nos dieron prácticamente la permanencia y creo que íbamos en buena dinánima. Hubiésemos acabado bien la competición.

9. La pandemia provocada por el coronavirus y sus consecuencias llegaron repentinamente. Al principio, la Federación Española de Balonceso (FEB) decidió que los choques se disputaran a puerta cerrada. En su momento, ¿qué opinó de dicha determinación?

¡Gracias a Dios, no tuvimos que jugar a puerta cerrada! Hubiese sido muy raro, la verdad, jugando un partido sin público. A nosotras no nos iba a convenir en absoluto. Fruto del esfuerzo tanto de la directiva que trabaja en el club como de nosotras (las jugadoras), habíamos conseguido animar a los aficionados y llenar el pabellón Paquillo Fernández, donde jugamos cada fin de semana. Era muy bonito verlo repleto y sería extraño ver las gradas vacías, puesto que nos habíamos acostumbrado a que nuestro público nos apoyara.

10. En relación con lo anterior, algunas jugadoras (como por ejemplo, Patricia Cabrera y Verónica Matoso) denunciaron mediante sus redes sociales que no se estaba protegiendo la salud tanto de las jugadoras como del cuerpo técnico y demás implicados. ¿Qué opina?

Imagino que la decisión de la FEB era algo muy complicado. De un día para otro, cambiaba todo. Creo que estoy un poco a favor de lo que dijeron tanto Patri Cabrera como Vero Matoso, porque si en realidad no dejaban a nadie ir a ver los partidos para que no se desplazasen pero, sin embargo, nos permitían a las jugadoras viajar se estaba poniendo en riesgo nuestra salud. No tenía sentido que nos expusiéramos al contagio.   

11. La FEB rectificó, paralizó la competición y aún estamos a la espera de que decida dar el curso por finalizado u ofrecer alguna solución que implique la continuidad de la misma. Desdes su punto de vista, ¿qué sería lo más idóneo?

Estamos todos a la expectativa de tener una respuesta. ¡Ojalá sea pronto! Soy consciente de que es difícil, porque son muchas las competiciones y categorías que dependen de la FEB. En concreto, creo que deberían decir algo sobre la Liga Femenina 2 al ser un poco menos profesional, que los clubs tienen un presupuesto muy justo y cualquier modificación les va a costar la vida reestructurarlo. 

Opino que esta temporada está terminada y sería inviable por la mayoría de los clubes retomarla. La FEB tiene que dar un paso adelante y cancelar el torneo. No sé cómo puede dar solución a los ascensos y descensos, pero enfatizo que cuanto antes se tomen cartas en el asunto, harán un gran favor a todos los equipos para poder planificar la próxima campaña porque no será fácil en vista de toda esta crisis que hay en España y lo que queda por venir.  

La jugadora apuntando hacia el aro durante un partido | Grupo Hafesa Raca Granada

12. ¿Cómo está afrontando estas semanas de cuarentena? 

De la misma manera que la mayoría de los españoles: con mucho ánimo, fuerza y resignación. No dejo de hacer cosas. Me pongo horarios (levantándome así siempre a la misma hora), disfruto de la familia, hago tareas de la casa, estoy aprovechando para cocinar más, ver series, leer, etc. Y también sigo entrenando debido a que para mí la vida sin deporte no tiene sentido. Por otra parte, hay que mantener la cabeza en forma. Tengo una casa con jardín y me dedico a cuidarlo junto a la ayuda de mi marido. No lo llevamos mal de todo, pero estamos deseando que la siruación mejore cuanto antes para volver a la rutina.

13. Es un ejemplo de cómo compatibilizar el deporte con los estudios e incluso otros trabajos. ¿Cuánta importancia tiene la formación para las deportistas? 

Todos sabemos que compatibilizar el baloncesto femenino con estudios o trabajo no es fácil. Pero la realidad es que muy pocas jugadoras pueden vivir del baloncesto. Con lo cual, es súper importante que sigan formándose en lo que quieran dedicarse en el futuro. 

14. ¿Cómo afecta la maternidad a una jugadora de baloncesto? ¿Piensa que los clubes no ven como un derecho básico?

Ser jugadora y madre es muy complicado. No sé actualmente cómo los clubes ayudan. En mi caso, decidí dejar de jugar cuando quise ser mamá porque veía inviable llevar a cabo las dos cosas. Y más debido a que me coincidió con la salida de mi nueva empresa. No tenía tiempo para todo. Espero que, hoy en día, las entidades ayuden un poco más y posibiliten la vuelta al deporte profesional.

15. ¿Es cierto que, junto a su marido, montó una granja de avestruces? 

Sí, decidimos montar una granja de avestruces. Esto sucedió en la época de las "vacas locas", se puso de moda la carne de avestruz. Como la familia de mi marido tiene terrenos, decidimos usarlos para hacerla. Por ensayo - error fuimos aprendiendo, fue divertido y una cosa muy diferente que marcará nuestras vidas. Se trata de una experiencia inolvidable, pero por causas ajenas a nosotros tuvimos que cerrar la granja pese a que no nos iba mal.

16. ¿Cómo surgió la idea de crear el gimnasio CTC Armilla?

Soy Licenciada en Educación Física y nosotros siempre nos hemos dedicado al deporte profesional desde pequeños. La idea de fundar el gimnasio, que hoy día regentamos mi marido y yo en Armilla (Granada), nació con el objetivo de transmitir todo lo que hemos aprendido del deporte. Nos liamos la manta a la cabeza y ya llevamos15 años con el negocio. A pesar de la crisis, no nos va mal. 

17. En comparación con el pasado, los medios de comunicación están dándole una mayor cobertura al deporte femenino. ¿Por qué deberían apostar más por el baloncesto?

Es verdad que hoy en día, los medios le están dando una mayor importancia y eco al deporte femenino en contraste con la época en la que yo jugada, hace 20-25 años. Sin embargo, queda mucho camino por recorrer. Es muy difícil conseguir la igualdad, al final es la ley de la oferta y demanda. Les diría que nos gustaría tener las mismas coberturas que otros deportes masculinos y femeninos, porque les dedicamos horas (incluso más que en otros). 

18. ¿Qué objetivos se marca a largo plazo?

De cara al futuro, sabiendo que me queda muy poco tiempo de carrera deportiva, el ovjetivo principal es disfrutar cada segundo que esté en una pista de baloncesto. Luego, otra meta mayor, es competir contra mi hija Cristina (está en el Siglo XXI). Esta temporada no ha podido ser, pero me encantaría lograrlo.

19. ¿Qué consejos le da a las futuras jugadoras de baloncesto?

Que aprendan mucho, escuchando tanto a sus entrenadores como entrenadoras, compañeras (especialmente, las más veteranas). TAambién que trabajen duro siempre, con mucha humildad. Y, al igual que yo, disfruten de cada momento en la pista porque si no lo hiciesen esto no tendría sentido.

 

¡Así juega!